Gobierno celebró Día de la Tierra sin resolver conflictos ambientales en Bolivia

El gobierno del presidente Evo Morales celebró hoy el Día Internacional de la Madre Tierra, en distintos puntos del país, sin embargo, lo hace sin una ley aprobada como se comprometió y en medio de casos de contaminación por actividades extractivas en regiones indígenas no resueltos.

image

La ministra de Medio Ambiente y Agua, Mabel Monje, en la primera feria interministerial realizada en la centrica plaza Murillo de la ciudad de La Paz en conmemoración al Día Internacional de la Madre Tierra. (foto: MMAyA/ABI)

El senador del Movimiento Al Socialismo (MAS), Julio Salazar, presidente de la Comisión de Tierra y Territorio de la Cámara Alta, adelantó a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol, que se tiene previsto aprobar la Ley Madre Tierra en junio de este año.

El primer borrador se concluyó con el aporte de las organizaciones indígenas y campesinas que componen el Pacto de Unidad (CIDOB, CONAMAQ, CSUTCB, CSCIB y CNMCIOB-BS) y según Salazar no contempla la consulta vinculante y la conformación de territorios indígenas especiales, que en principio se convirtieron puntos de debate para tener un documento consensuado.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

“Nuestros hermanos indígenas no pueden impedir que se aprovechen los recursos naturales. Está bien que protejamos el medio ambiente porque es necesario y no se puede conformar territorios indígenas especiales”, aseveró el asambleísta.

La consulta de carácter vinculante fue una de las principales demandas de las organizaciones indígenas, con el fin de proteger sus tierras de la contaminación y avasallamiento de tierras, por empresas extractivas.

Organizaciones indígenas como el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ), la Asamblea Indígena Guaraní (APG) de Yacuiba, la Central de Pueblos Indígenas de La Paz (CPILAP), denunciaron hechos de contaminación en sus territorios a causa de la extracción de minerales y exploración de petróleo.

Para el reinicio de operaciones de la planta minera de Corocoro, en 2009 en el departamento de La Paz, la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) no consultó al CONAMAQ, por lo que se produjo el avasallamiento de tierras, el desvió del rió Pontesuelo y la muerte de ganado. Este tema quedó hoy en el olvido.

En Yacuiba de Tarija, la APG pidió paralizar la exploración de petróleo en la Parque Nacional del Aguaragüe, porque iba contaminar la única reserva de agua con que cuentan. Sin embargo, el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas entregó la licencia ambiental a Petroandina-YPFB para que inicie su trabajo. En este caso tampoco se aplicó la consulta al pueblo guaraní.

En el norte de La Paz, la exploración de petróleo dividió a la organización indígena Mosetén y a cambio de proyectos de desarrollo se ingresó en la zona, pero se destruyó tierras de cultivos. También se obvio la consulta.

Pero la situación es más dramática se vive hace varios años en comunidades campesinas e indígenas de los municipios de Huanuni, Machacamarca, El Choro y Poopó departamento de Oruro, donde la actividad minera provocó la contaminación de sus tierras y del agua que beben, que provoca la muerte del ganado.

En 2010 la coordinadora de comunidades afectadas demandó el cumplimiento del Decreto Supremo Nº 0335, emitido en 2009, que declara en emergencia ambiental a dichas jurisdicciones. En la actualidad resolver los problemas de contaminación en esas regiones apenas inicia.

Fuente: Erbol