Qananchiri y la “movilización permanente”

AGL Álvaro García Linera, conocido por su nombre de guerra Qananchiri (el que ilumina con las palabras), acaba de decretar la “movilización permanente” de los sectores sociales aún controlados por el régimen. “Movilización permanente en resguardo de nuestro presidente Evo, movilización permanente en resguardo de nuestro proceso revolucionario, movilización permanente en defensa de este bloque revolucionario”, fue la consigna lanzada por el co-presidente, de manera que si alguien pensaba que el ciclo de convulsiones sociales se había cerrado con la frágil tregua sindical ya puede ir cambiando de idea. Eso lo sabe bien García Linera, quien aprovecha la momentánea desmovilización obrera para pasar al contraataque. Y lo hace en el corto periodo de tiempo que resta para la elección de una nueva directiva de la COB, a realizarse el próximo 1º de mayo, en la que podría resultar vencedor el archirrival de Evo Morales, Jaime Solares. En ese momento se abrirá una nueva etapa en las relaciones gobierno-COB, ya sin el margen de maniobra para el oficialismo que representa la presidencia sindical de Pedro Montes. De lo que se trata, en la estrategia linerista, es de movilizar a los cuadros residuales todavía cooptados por la nueva clase burocrática, para “ganar posiciones” previas a la reactivación obrera, a producirse tras el salto cualitativo que representaría la asunción de una nueva y más radical directiva cobista…

Bolivian Navy

Un video producido por el Festival de Cine de las Américas (Austin, Texas) promete abrir una polémica internacional. Sucede que, para promocionar el evento, la organización del festival no encontró mejor idea que crear una serie de cortos burlescos sobre los diversos países participantes en la muestra, siendo el dedicado a Bolivia el de más grueso calibre. “Bolivian Navy” titula el video, donde se pregunta en tono irónico: “Si Bolivia no tiene mar, ¿a qué se dedican los marinos bolivianos?”, para a continuación mostrar una suerte de parodia de la serie “Baywatch” protagonizada por salvavidas indígena-originarios, en el ambiente rústico (por decir lo menos) de un río amazónico. Las críticas sobre una presunta ofensa racista ya comenzaron a surgir y hay quienes hasta piden una “acción enérgica de la cancillería”. Lo que habría que preguntarse es hasta qué punto la hilaridad despertada en ámbitos internacionales es un producto de los tumbos erráticos de la administración evista en el campo de la demanda marítima, de la incorregible falta de seriedad que parece caracterizar al Estado Bufón…

notishots@gmail.com