Tiempos de penurias y reflexión

manfredo-kempff-2Manfredo Kempff Suárez

Mientras el balazo de un maleante casi acaba con la vida del Gobernador de Santa Cruz Rubén Costas, y entre tanto Bolivia arde por sus cuatro costados en protestas contra el Gobierno del MAS – son los tiempos de penurias –, nos encontramos con un magnífico documento de la Conferencia Episcopal Boliviana – tiempos de reflexión –, que titula: “Los católicos en la Bolivia de hoy: presencia de esperanza y compromiso”.

Entre un delincuente desalmado que le dispara a la cabeza al gobernador cruceño, que se las juega valientemente a falta de una Policía que lo haga, y las multitudes que rebalsan en las ciudades y pueblos clamando a dinamitazos por mejoras salariales y por que se vaya a su casa el presidente Morales, los bolivianos nos encontramos con una carta pastoral de la Iglesia Católica, que nos impacta, porque debe ser uno de los documentos más lúcidos, ecuánimes y certeros, que hemos leído en los últimos años. Con perdón de los políticos – y de los que fuimos alguna vez también – ¡qué lejos están para comprender lo que es la Bolivia actual!

Si en nuestro país la situación continúa como está, si el Gobierno no sabe cómo salir del gatuperio que otrora creó él mismo con sus propias tácticas y demandas salariales absurdas, si la delincuencia común se sigue campeando a su aire, si los delincuentes políticos siguen como capos de la droga, si juristas infames, bichos feos, continúan queriendo quebrar la moral de los cruceños sindicándonos de separatistas, bien harían todos (oficialismo y oposición) en leer el mensaje episcopal al que nos referimos, que no ha sido suficientemente divulgado.

La justicia social, las ambigüedades políticas, la riqueza de la interculturalidad, y por si faltara algo, hasta los “tristes casos de pedofilia” en la Iglesia Católica, salen a luz, iluminando la oscuridad en que vivimos desde hace un lustro y más. A falta de que no lo haga S.E. por razones obvias, bien haría el Vicepresidente en enterarse a fondo de lo que piensan los obispos, en vez de continuar dándole vueltas a una dialéctica desquiciada que ya nos está haciendo dudar de su salud mental, lo que es extremadamente grave. Al parecer los contrastes políticos a los que no está acostumbrado el MAS, les está haciendo perder la chaveta a sus conductores. Claro, debe ser magnífico obtener victorias por la vía del voto consigna. Quién lo va a dudar. Pero eso no es eterno y ahora les toca a los soberbios el tiempo de la hiel.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

La Iglesia no propone un programa político porque esa no es su misión, la Iglesia sólo reflexiona. Atenta a lo que sucede, piensa, discurre, y comunica sin miedo. El MAS no tiene ni remotamente una idea de lo que necesita el país, ni le interesa. Penosamente tampoco la oposición está en sus cabales. Ahora S.E. debe estar pensando en hacer alguna barrabasada para el 1º de Mayo, que, a costa del esfuerzo ajeno, le permita recuperar una parte del terreno perdido. Esa debe ser su “estrategia” que hace pensar a su cohorte de sumisos. Y es que así se recupera la popularidad en Bolivia: asaltando lo ajeno. En vez de ilustrarse con el consejo sano e irrefutable de quienes raciocinan. ¿Qué cabeza estará en la guillotina de Mayo? ¿Qué empresa? ¿Con qué atropello nos sorprenderá esta vez S.E. ávido de petardos y aplausos? En dos semanas lo sabremos, pero de que los masistas harán fechorías, la harán. Que nadie lo dude. Es su único oficio que le da réditos, lamentablemente.

El Gobierno va a querer dar contento, de cualquier manera, a quienes lo tienen cercado. El 1º de Mayo es una buena fecha para las tropelías. Pero, además, si no lo consigue por la vía demagógica, la irresponsabilidad del MAS está llegando mucho más allá de lo que se podía prever. Acosado S.E. y echado con ira de cuanto lugar no sea el Chapare o Santa Cruz (sus sitios seguros), desde el Palacio o la Vicepresidencia se está montando un plan siniestro y no es otro que enfrentar a los trabajadores con los campesinos. Esa sí que es una bomba letal. Meter cizaña y armar a los cocaleros y la CSUTCB en contra de la COB y otros movimientos sociales, es armar un quilombo de proporciones.

Lo que no está en los cálculos del MAS, lo que no ha pensado porque está muy enclenque y confundido, es que de un choque entre campesinos y trabajadores es más que probable que el ganador de uno de los bandos se quede con el poder absoluto. Que tome las riendas del jocoso Estado Plurinacional. O que encadene a S.E. a sus caprichos, echando por las ventanas del Palacio al cholerío arribista que está hundiendo a la nación. No sería la primera vez que suceda. Ya sabemos que nadie trabaja para otro en cuestiones de mando.

Mientras tanto, tenemos a salvo a nuestro Gobernador, lo que nos alivia porque hubiera sido terrible perderlo, y tenemos a mano un mensaje de la Iglesia que hay que leer. Por lo menos si los cruceños hemos pasado a ser prescindibles dentro de la política nacional (no hay un ministro cruceño entre los 20 existentes) siquiera empecemos a hacer un proyecto de región autonómica, para, por lo menos, poner orden en nuestro modelo productivo, nuestros hospitales, deshacernos de la mugre callejera y del dengue, y poner freno a los pandilleros que tienen un punzón bajo la camisa o una pistola.