Anuncios

Investigan al jefe de la Felcc por el caso de gobernador Costas

Inseguridad. El Ministerio Público acusó al jefe policial por los delitos de incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias. La autoridad fue citada para que declare hoy

imageAutoridad. A un mes del hecho, que casi le cuesta la vida al gobernador, Rubén Costas no declaró aún sobre lo ocurrido

El Deber, C. Peña y Lillo / B. Vaca

El Ministerio Público ha iniciado un proceso en contra del director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Miguel Gonzales, al que acusa de haber cometido los delitos de incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias. Las violaciones a la ley de las que sindican al jefe policial presuntamente fueron cometidas dentro de las pesquisas que se realizan para dar con los autores del ataque al gobernador cruceño, Rubén Costas, hace exactamente un mes.  

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Gonzales calificó de ‘aberrante’ la acusación en su contra y afirmó que hoy, a partir de las 15:00, se presentará ante el fiscal Edward Mollinedo (miembro de la unidad anticorrupción del Ministerio Público) para responder a los cuestionamientos de la autoridad judicial y explicar su accionar en este caso.

Por este mismo proceso, el martes, a las 9:00, se presentó ante Mollinedo la fiscal Consuelo Severiche, encargada de la investigación del caso del ataque a Costas. La representante del Ministerio Público dio su testimonio en calidad de denunciante, ya que a finales del mes pasado entregó un informe al fiscal de Distrito, Isabelino Gómez, en el que pone en evidencia la falta de coordinación entre la Fiscalía y los investigadores de la Felcc.  

“Mis actos son públicos. Lo que en realidad se quiere es perjudicar al coronel Gonzales y para que la Fiscalía gane puntos, puesto que la Policía está demostrando que cumple con su función a cabalidad”, aseguró el director de la Felcc y agregó que una muestra de lo que dice es la identificación del posible autor del ataque a Costas y robo a los funcionarios de Credinform.

Ayer, el jefe policial mostró la fotografía y el identikit de un hombre identificado como Sandy C.R., beniano, que se cree que es el que disparó contra el gobernador. A decir de Gonzales, esta persona, que cuenta con antecedentes delictivos y penales, tiene características físicas similares a las citadas por las víctimas del caso. Además, el modus operandi de este sujeto en delitos anteriores, es parecido al ejecutado por los que actuaron la mañana del 12 de abril en el cruce de las calles Monseñor Santistevan y Juan de Garay.

Sin embargo, las afirmaciones del jefe policial no son compartidas por la fiscal asignada al hecho, Consuelo Severiche, que hizo conocer que recién ayer, a las 10:15 recibió el cuaderno de investigaciones de la Felcc y apuntó que ella se enteró de la identificación del supuesto autor del tiro contra Rubén Costas por los informes periodísticos.

“Yo no sé cómo el coronel Gonzales lanza esos datos, sin informar al Ministerio Público de las evidencias que hay en contra del sindicado”, cuestionó la fiscal y señaló que el retrato hablado que ellos manejan, realizado con la versión de Costas, no se parece al sujeto mostrado por la Policía y posible autor del tiro.

     Más detalles    

Policía. El informe del investigador asignado a este caso, Jorge Coca Osinaga, indica que en estos primeros 30 días se arrestó a seis personas y se elaboró un estudio balístico en el motorizado que conducía Rubén Costas. Según la fiscal Consuelo Severiche, el cuaderno de investigación no tiene la declaración del gobernador, ni el informe forense del disparo que lo hirió. Además, tampoco se señala el secuestro de cerca de 20 motocicletas, las que el Ministerio Público está devolviendo a pedido de sus propietarios, debido a que su retención no contaba con una determinación fiscal.

Pistas. Sandy C.R., posible autor del disparo contra Costas, habría salido de nuestra ciudad, por lo que se ha pedido apoyo a las Felcc de Trinidad y de Cochabamba.

«Lamento que no haya algo claro»

Guillermo Saucedo vaca | Secretario de seguridad ciudadana de la gobernación

– Hoy se cumple un mes de la agresión al gobernador, ¿qué sabe sobre la pesquisa de la Policía?

– Se está haciendo un seguimiento a través de nuestros abogados. Nosotros somos respetuosos de la instancia policial. Creemos que hemos puesto todo a consideración de la Policía. Lamentamos que a 30 días del hecho no hayan cosas claras, pero esperamos que en poco tiempo se pueda dar con los autores del hecho, no porque se trate del gobernador si no porque debemos ir avanzado en la reducción de este tipo de hechos y aplicar la ley.

– ¿Qué hay de la cumbre nacional por la seguridad?

– En el encuentro por la vida y la seguridad, realizado el 16 de abril en Santa Cruz, se plasmó un compromiso que sirve de base para el trabajo que se preprara como propuesta de Santa Cruz en la cumbre nacional a realizarse antes del 31 de mayo. Lamentablemente no hemos visto que otros departamentos hayan hecho algo similar, pese al flagelo delictivo. Esperamos que hagan sus propios encuentros, para recoger las propuestas y contribuir al diseño de una política de estado de seguridad ciudadana que nos permita crear programas concretos a base de modelos autonómicos de acuerdo con las realidades de las regiones.

– Tras el atentado, ¿qué cambió en la seguridad del gobernador y en las políticas contra la delincuencia en la Gobernación?

– El gobernador tiene su sistema de seguridad, cuyos mecanismos se vienen practicando. Indudablemente algunas cosas han mejorado. En cuanto a nuestros programas de seguridad ciudadana, seguimos desarrollándolos. Estamos terminando de entregar 19 módulos policiales  y la Alcalcía prevé la construcción de otros 21 centros. La demanda de la gente nos ha permitido tener la capacidad de exigir más presupuesto, de fortalecer algunos programas para dar una respuesta inmediata a la situación que se vive, pero insisto que no es una reacción a lo que pasó con el gobernador, pero si un factor determinante para que la población reaccione y haya una conciencia de que hay que invertir más en programas de prevención y educación en valores, así como en el uso de droga y de alcohol.

Anuncios