¿Otra pantomima del Estado Plurinacional?

Jimmy Ortiz Saucedo

jimmy-ortiz_thumb “Una convocatoria a los propietarios de medios y a los dirigentes de los periodistas fue realizada ayer por la sala plena del Tribunal Supremo Electoral, cuyo presidente, Alfredo Ovando, adelantó que en esa reunión se escucharán las sugerencias que tengan los propietarios y los dirigentes respecto del reglamento para la elección de jueces que se efectuará en octubre”. (El Deber)

Me pregunto: ¿esta convocatoria es otra pantomima del Estado Plurinacional? ¿Están queriendo lavar la cara de otra ley antidemocrática e incluso anticonstitucional? ¿Están queriendo hacer con los medios lo mismo que hicieron con la dizque ley antirracismo? ¿Están queriendo involucrar a los medios en validar una ley que va en contra de sí misma y contra la democracia? Si la ley está mal hecha, ¿puede estar bien hecho el reglamento?

Son varias preguntas que tendrán respuesta en los próximos meses.

En función de lo que ya conocemos como el modus operandi del Estado Plurinacional del MAS, tengo la impresión que será otra pantomima. Al fin y al cabo el Tribunal Supremo Electoral es otro de los poderes controlados por la revolución chavista "democrática" y cultural del "hermano" Evo.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Otra de las cosas que les aseguro es que el Presidente del Tribunal Supremo Electoral, Alfredo Ovando, es la versión mejorada del tristemente célebre José Luis Exeni, de la extinta Corte Nacional Electoral.

El gran desprestigió que ya goza esta ley ha obligado a los estrategas políticos del MAS a buscar la forma de ponerle "traje el gorila", para que pueda ser digerida de mejor manera por la opinión pública nacional e internacional. Ya quedó claro que esta ley lo que pretende es hacer una "elección" sólo entre abogados masistas. El pueblo no es tonto, peor aún conociendo la calidad de nuestros gobernantes.

Propios y extraños ya nos dimos cuenta del pillerío, del puñal bajo el poncho. Son muy gallos los hombres para vestir de ropajes nobles las causas innobles. El estilo traicionero altoperuano es una tara que no podemos sacudirnos hasta ahora.

La propia Iglesia católica, la institución con mayor credibilidad del país, ha pedido una ley más transparente.

Lo propio sucedió con las Naciones Unidas, que catalogó la ley de estar fuera de los estándares internacionales.

Veremos si esta vez los medios tragan el anzuelo. Estaremos atentos al desarrollo de otra mascarada de la "democracia" tercermundista del populismo boliviano.