Evo busca dividir a movimientos sociales; indígenas reciben apoyo de Csutcb, dirigencia de El Alto se divide

Aseguran que oficialistas pretenden imponer políticas mediante entidades paralelas. Conamaq ratifica respaldo a marcha por defensa del TIPNIS. Dirigentes de los distritos 7 y 14 anunciaron que seguirá la protesta, pese a los acuerdos que puedan conseguir los dirigentes alteños. En Potosí pidieron un cambio ministerial.

imageimage

La marcha de indígenas que partió desde Trinidad ingresa hoy a su tercera jornada y aún no se estableció el diálogo con autoridades gubernamentales. Entretanto, en la ciudad de El Alto las acciones de protesta continuaron y en horas de la noche dos dirigentes abandonaron la reunión en la Vicepresidencia.



El Diario, La Paz

Gobierno busca dividir a movimientos sociales

La marcha por la defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) cumplió ayer su segunda jornada. El dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), Rafael Quispe, ratificó el respaldo de ese sector a la medida de los pueblos de tierras bajas y acusó al Ejecutivo de pretender dividir a las organizaciones sociales con entidades paralelas a fin de imponer sus políticas gubernamentales.

Quispe aseguró que respaldan orgánicamente la marcha, en contraposición a recientes declaraciones de Carmelo Titirico, quien a título de la Conamaq, manifestó que no apoyarán a sus compañeros del oriente.

Denunció, además, que el Gobierno crea entidades paralelas, bajo la consigna de “dividir para reinar” como intentó hacer con la Central Obrera Boliviana (COB) Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB).

Empero, en palabras del presidente Evo Morales, en el país “las fuerzas sociales mandan como factores centrales de las profundas transformaciones sociales iniciadas en 2006”.

Gobierno pretende dividir a movimientos indígenas

En medio de conflicto por TIPNIS. Marcha de los indígenas de Tierras Bajas cumplió su segunda jornada recorriendo más de 36 kilómetros desde Trinidad.

Mientras los comunarios del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) marchan en protesta a la construcción de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos, surgen voces de respaldo al Gobierno desde sectores campesinos afines al régimen. Para el dirigente de Conamaq, Rafael Quispe, esta es una estrategia que aplica el Ejecutivo para dividir a los movimientos campesinos.

El representante del Concejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) Rafael Quispe, anunció que el aparato estatal busca dividir a los indígenas con la política que siempre aplicó en base a la teoría del filósofo Maquiavelo la cual establece “dividir para reinar”.

“(El Gobierno) Ha tratado de crear otra COB, está tratando de crear una Conamaq paralela, en varias marchas las han dividido, como el año pasado con la marcha de la CIDOB”, sostuvo.

UTILIZAR A LOS MOVIMIENTOS

Al respecto, el representante de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) Rufo Calle, aseguró que el sector al cual representa apoya al movimiento indígena de Tierras Bajas y sus reivindicaciones, sin embargo de acuerdo a los últimos hechos acaecidos hasta el momento, manifestó que es lamentable como en situaciones de conflicto social son utilizados por el Gobierno para dividir sectores.

“Hemos visto en distintas etapas, el Gobierno ha ido utilizando a varios sectores como el Conamaq y al final no le dieron lo que prometieron en la participación del aparato estatal. Los han utilizado a los (ciudadanos) de El Alto para enfrentar (…) Por ejemplo, yo soy elegido legítimo después del último congreso que ha llevado Felipe Quispe y nos ponen al frente otra CSUTCB, igual utiliza algunos trabajadores para hacer una agrupación para formar otra COB como el CONALCAM”, dijo.

Calle añadió que de la misma manera, el Estado, en situaciones en que sectores políticos se enfrentan de manera significativa contra el Gobierno, utiliza a los sectores sociales como contrapeso, como es el caso de los procesos por supuesta discriminación electoral en contra del Movimiento Sin Miedo (MSM) cuando ese partido político inició la cruzada que solicita a la población votar “no” en la papeleta de los comicios judiciales.

DERECHOS INDÍGENAS

Asimismo Rafael Quispe criticó las declaraciones del diputado por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Edwin Tupa el cual recordó el pasado político que tuvo con el presidente de la CIDOB, Adolfo Chávez cuando pelearon por respeto y dignidad de los indígenas.

Hace dos días, el presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), Adolfo Chávez, hacía referencia a los derechos de los pueblos indígenas y a su forma de vida, que según el dirigente se verán afectadas con la construcción de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos. Chávez dijo que los comunarios de los pueblos indígenas estarían dispuestos a defender el TIPNIS con “arcos y flechas”.

En ese contexto, el diputado oficialista, Edwin Tupa, recordó a Chávez que ambos tuvieron un pasado político en el cual lucharon en contra de la marginación de los pueblos originarios cuando compartían el objetivo de buscar la integración de los indígenas en la sociedad urbana.

APOYO AL TIPNIS

Por otro lado, Rafael Quispe desconoció a Carmelo Titirico, quien se presentó como representante oficial de Conamaq anunciando que el sector no apoyaría la marcha indígena contra la construcción de la carretera que podría atravesar el TIPNIS.

“Carmelo Titirico no es miembro del Conamaq, entonces a título de qué habla, porque orgánicamente se ha decidido la marcha. Si le gusta la carretera que lo haga él, que le dé su parcela al Gobierno y que no se meta con los indígenas que estamos defendiendo el territorio del TIPNIS”, sostuvo.

Titirico habló a nombre de Coanamaq señalando que ese sector no apoyaría la marcha de los pueblos de Tierras Bajas que ayer cumplió su segundo día llegando a caminar 36 kilómetros.

DISCURSO DE MORALES

En la víspera, el presidente Evo Morales durante la promulgación de la Ley de Transportes aseguró que: “En Bolivia mandan las fuerzas sociales, como factores centrales de las profundas transformaciones sociales iniciadas en 2006”.

“Tenemos que aprovechar esta coyuntura para que el pueblo apruebe normas que sean un blindaje que beneficie a todos y no como en el pasado con la acción de grupos neoliberales que solamente aprobaban Leyes para su propio beneficio”, dijo.

INDÍGENAS RECIBEN APOYO DE CSUTCB Y EL PARO DIVIDE EL ALTO

Dirigentes de los distritos 7 y 14 anunciaron que seguirá la protesta, pese a los acuerdos que puedan conseguir los dirigentes alteños. En Potosí pidieron un cambio ministerial.

La Razón – Paulo Cuiza – La Paz

La sede de gobierno vivió ayer una jornada de relativa normalidad. La tensión de las calles se trasladó a la mesa del diálogo, aunque sin terminar de aplacar los ánimos en El Alto y Potosí. Desde La Paz, los campesinos apoyaron a la marcha indígena.

imageEncuentro. Morales (al fondo a la izq.) durante la reunón con representantes de 14 juntas vecinales de El Alto. Fue en la Vicepresidencia.

La sede de la Vicepresidencia fue el escenario del diálogo entre dirigentes alteños y una comisión del Gobierno encabezada por el propio presidente, Evo Morales. El encuentro tuvo momentos de tensión, a tal punto que representantes de los distritos 7 y 14 abandonaron el encuentro.

A las 02.00, ministros y dirigentes acordaron un cuarto intermedio en el diálogo hasta el jueves 25, articulado con negociaciones puntuales sobre megaobras para El Alto. Aunque el presidente de la Fejuve dijo que el resto de los dirigentes deben alinearse con lo que demandan sus bases, no había garantías de que El Alto vuelva a la normalidad, porque el dirigente del Distrito 7, Froilán Mamani, anunció la reactivación de las movilizaciones y bloqueos.

El viceministro de Coordinación con los Movimiento Sociales, César Navarro, declaró que si existe un acuerdo, éste debería ser honrado por las bases sociales.

Morales había abandonado la reunión a la 01.00, después de más de seis horas de diálogo.  En La Paz, los dirigentes alteños ven probable que el Censo se realice el 2012, pero a cambio exigen obras como una terminal bimodal y caminos para El Alto.

En Potosí, la situación no fue diferente, porque el dirigente del Comité Cívico, Celestino Condori, expresó que la reunión con el ministro de Minería, José Pimentel, no llegó a acuerdos.

Quedan pendientes dos reuniones con los ministros de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, y de Obras Públicas, Wálter Delgadillo. No obstante, ayer demandaron que Morales renueve su gabinete porque “sus ministros no responden a las expectativas”.

Los cívicos están en emergencia a la espera de respuestas al conflicto de límites con Oruro y a proyectos de desarrollo regional.

En Beni, la marcha indígena no experimentó ninguna variante, pues ayer cumplió su segundo día de caminata hacia la sede de gobierno. A medida que avanza, recibe algunos apoyos y ayer fue el turno de los campesinos afines al Gobierno y que en un principio cuestionaban la protesta contra la carretera en el TIPNIS.

Un ampliado del sector cambió la posición. Exigió diálogo a las partes y planteó que el trazo del II tramo de la carretera Cochabamba-Beni no pase por el parque nacional. El dirigente campesino Roberto Coraite retomó el principio de respeto a la tierra.

La Constitución protege a la Madre Tierra, “por lo tanto hemos encontrado una propuesta alternativa: Villa Tunari, San Borja y Santa Rosa; ahorraría varios kilómetros”, explicó el dirigente.

La situación muestra que no se terminó de sofocar los conflictos activados de forma sectorial, pero que confluyen en un reclamo  ante el Gobierno. El ministro de Comunicación, Iván Canelas, adelantó que el Gobierno no atenderá el pedido de los cívicos potosinos de cambio de ministros. Hasta ayer tampoco se informó sobre la posibilidad de dialogar con los indígenas durante la marcha.

Morales sospecha de Usaid

Critica

El presidente Evo Morales apuntó la posibilidad de que la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid) esté detrás de las protestas indígenas contra la construcción de una carretera en el TIPNIS. "Ojalá las organizaciones no gubernamentales (ONG) no estén financiando para oponerse a las políticas de integración de Bolivia”, sostuvo el Jefe de Estado.

La prensa internacional refleja protestas sociales

La prensa internacional reflejó ayer en sus páginas digitales las protestas sociales que vive el país desde el último lunes, como las movilizaciones en la ciudad de El Alto, Potosí y la marcha indígena desde Trinidad.

“Morales sospecha que Usaid alienta una marcha indígena para conspirar”, título ayer el periódico digital ABC del Paraguay en base a una nota de prensa difundida por la agencia española EFE.

Entre tanto, el periódico El Comercio del Perú, en su edición digital del 15 de agosto tituló: “Miles de bolivianos protestan y bloquean vías hacia Perú y Chile”, en alusión a las movilizaciones en El Alto y en la ciudad de Potosí.

“Indígenas bolivianos siguen su marcha en defensa del parque ecológico”, tituló por su parte la Agencia de noticias France Presse (AFP).

Las movilizaciones comenzaron el lunes con la marcha de cientos de  indígenas desde Trinidad, Beni, hasta La Paz, en rechazo a la construcción del segundo tramo de la carretera entre Cochabamba y Beni, que pasa por el parque TIPNIS.

“Morales se distancia de los indígenas”, es el titular de una nota publicada ayer en El País de España, mientras que cinco días antes publicó una nota con el título: “Los indígenas bolivianos se enfrentan a Evo Morales por una carretera”.

El Nuevo Herald de Estados Unidos también hizo referencia a lo que sucede en Bolivia. “Más indígenas bolivianos se suman a Marcha”, es el titular de la nota publicada  en su pagina web.

“Morales calificó de político el rebrote de las protestas”, tituló el diario digital argentino lacapitalmdp.com de La Plata. El martes, el gobierno de Morales inició el dialogo con los sectores en conflicto para resolver sus demandas sectoriales.