Argentina: Binner rompe el bipartidismo y se consagra como referente de oposición

binner2 El socialista Hermes Binner se consagró hoy como referente de la oposición al obtener el segundo lugar en las elecciones presidenciales de Argentina con el 17 por ciento por ciento de los votos según los primeros datos provisionales, una cifra histórica para su partido.

El de hoy es el segundo éxito político de este médico de 68 años que en 2007 asumió como el primer gobernador socialista del país, en la central provincia de Santa Fe, una de las más ricas y pobladas de la nación.

En esta oportunidad, el socialismo se impuso en el segundo lugar de una elección general, en un hecho casi inédito ya que sólo en los fraudulentos comicios de 1931, durante la llamada "década infame", la fuerza había obtenido ese puesto.



Varios analistas coinciden además en que el candidato del Frente Amplio Progresista, una coalición integrada por el socialismo y otras fuerzas de centroizquierda, consolidó el quiebre del bipartidismo en el país, que integraban el peronismo y la centenaria Unión Cívica radical (UCR).

Binner, de todas formas, quedó situado este domingo a más de 35 puntos de distancia de la presidenta argentina, la peronista Cristina Fernández, quien obtuvo una aplastante victoria con el 53 por ciento de los votos.

Este dirigente, con casi cinco décadas de trayectoria política sobre sus espaldas, experimentó un notable crecimiento desde el cuarto puesto que logró en las primarias de agosto pasado, con el 10,18 por ciento de los sufragios.

Con una personalidad serena y dialogante, Binner dejó durante su juventud su natal Rafaela para mudarse a la también santafesina Rosario, donde desarrolló su vocación política y profesional.

Militante en el socialismo desde los 18 años, se graduó en 1970 como médico en la Universidad de Rosario, en la que fue secretario de extensión universitaria.

Con el título de médico en su poder, este descendiente de suizos trabajó en la década de 1970 en la populosa periferia pobre de Rosario.

Se especializó en anestesiología y medicina del trabajo y luego en salud pública, formación que le permitió acceder por concurso a altos cargos directivos en hospitales públicos para luego saltar al gabinete local al convertirse en 1989 secretario de Salud Pública de Rosario.

Casado en segundas nupcias con la arquitecta Silvana Codina, tiene cinco hijos -tres de ellos médicos-, es amante de la música clásica, metódico en el cuidado de su salud y comedido en sus palabras.

En 1993 accedió por el voto popular a un escaño en el Legislativo municipal de Rosario, la tercera ciudad más poblada de Argentina, y dos años después se convirtió en alcalde dos períodos consecutivos (1995-1999 y 1999-2003).

Diez años más tarde perdió las elecciones a gobernador de Santa Fe con el peronista Jorge Obeid y, en 2005, fue elegido diputado nacional al frente de una coalición con el radicalismo y otras fuerzas de centro y de centroizquierda, que más tarde se rompió.

Como candidato de ese mismo frente ganó dos años después las elecciones a gobernador, cargo en el que desarrolló una gestión sin grandes sobresaltos ni escándalos de corrupción y con una administración prolija.

Su relación con el Gobierno de Fernández ha sido buena sin por eso dejar de ser un opositor, aunque esta actitud dialogante y de moderación le ha valido no pocas críticas entre los opositores más acérrimos frente al Ejecutivo nacional.

Durante la campaña, Binner criticó la falta de transparencia del Gobierno de Fernández, reclamó la regularización de la relación de Argentina con los organismos multilaterales de crédito y cuestionó el funcionamiento del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, cuyas mediciones no resultan fiables para analistas privados y opositores.

En julio, el socialismo retuvo la gobernación en una ajustada elección, pero en las primarias los santafesinos dieron mayor apoyo a Fernández (37,87 %) que a Binner (32,76 %).

EFE