Conflicto del TIPNIS provocó alto costo político a Gobierno de Evo; surgen tensiones en el MAS

Factura. Se apunta a los ministros como los responsables de la crisis. Conflicto entre el Gobierno y los indígenas dejó mal parado al Ejecutivo, que perdió operadores clave y se alejó de la CIDOB. Viceministro Navarro dice que el MAS tiene “2/3 mudos” en la Asamblea Legislativa.

Después del conflicto, surgen tensiones internas en el MAS

imageNavarro dice que el MAS tiene “2/3 mudos” en la Asamblea.

TIPNIS. La diputada Emiliana Aiza (MAS) dijo que “no es extraño” que existan problemas internos en su partido que tiene el control de varias instancias de Gobierno.



Página Siete / La Paz – 27/10/2011

Después del conflicto del TIPNIS, en el que el Gobierno tuvo que retroceder respecto a sus posiciones iniciales, surgen tensiones al interior del Movimiento Al Socialismo (MAS). El viceministro César Navarro, los asambleístas Emiliana Aiza y Eugenio Rojas y el dirigente afín al MAS Manuel Mamani formaron parte del debate interno.

La polémica surge con respecto a la idea de que el MAS dejó “solo” al Presidente en su confrontación con la dirigencia de la marcha.

El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro, criticó a la bancada del MAS en la Asamblea Legislativa por no defender las políticas gubernamentales pese a sus dos tercios de votos; en respuesta, el senador masista Eugenio Rojas dijo que esa instancia actuó de esa manera para evitar la “politización” del tema y el logro de un resultado pacífico.

Por su parte, la diputada Emiliana Aiza admitió que en el partido oficialista hay diferencias. “Nosotros siempre vamos a apoyar, el Presidente se ha sentido contento, los problemas internos van a existir siempre, no es extraño”, dijo.

Manuel Mamani, dirigente campesino de Cochabamba y afín al MAS, lamentó que las organizaciones sociales hayan abandonado al Presidente y que haya sido “cercado” por indígenas del TIPNIS.

Navarro observó que en momentos de conflictividad política el Gobierno aparece “huérfano” de su propio partido pese a los dos tercios que tiene en varios niveles de Gobierno: municipios, departamentos y la Asamblea Legislativa.

Dijo que las autoridades electas del MAS no están asumiendo su rol institucional y político, lo que tiene efectos para el Gobierno.

“En la Asamblea, la oposición ataca, insulta y descalifica al Gobierno y no hay respuesta desde la misma Asamblea para defender al Gobierno; entonces, parece que tenemos dos tercios mudos, dos tercios pasivos o dos tercios que no son efectivos políticamente”, afirmó Navarro.

En respuesta, el senador Eugenio Rojas (MAS) dijo que se evitó la politización de un tema estrictamente técnico en referencia al trazo del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos y que cuando fue necesaria una ley, la Asamblea asumió la responsabilidad de debatirla.

“Atacar a los indígenas (desde el MAS) hubiera sido una vía para entorpecer el diálogo”, señaló Rojas.

Conflicto del TIPNIS provocó alto costo político al Gobierno

Se apunta a los ministros como los responsables de la crisis.

Factura. La disputa de tres meses entre el Gobierno y los indígenas de tierras bajas dejó mal parado al Ejecutivo, que perdió operadores clave y se alejó de la CIDOB.

Página Siete/ La Paz – 27/10/2011

Los tres meses de conflicto generado por la construcción de una carretera por el TIPNIS le costaron al Gobierno la pérdida de algunos de sus operadores históricos, cuestionamientos al gabinete y la ruptura de la relación con la CIDOB, que ya no tiene representantes en el Ejecutivo.

El oficialismo no sólo tuvo que resignar la suspensión del proyecto carretero entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos, sino afrontar problemas dentro de sus filas y con sus bases.

El gabinete

El Consejo de Ministros es el que quedó peor parado después de superada la crisis; movimientos sociales que estaban a favor y en contra de la vía apuntaron contra ellos como responsables de profundizar el conflicto.

La anterior semana, el titular de Comunicación, Iván Canelas, hizo cuentas: se enviaron 36 cartas a los marchistas, 11 ministros fueron al encuentro de la columna y se crearon 17 comisiones “de alto nivel” para lograr un acuerdo antes de la llegada a La Paz.

Estas cifras, en lugar de ser tomadas como una prueba de la actitud conciliadora del Ejecutivo, fueron interpretadas como una muestra de la “incapacidad y poca voluntad” de los principales operadores del Ejecutivo.

“Nosotros consideramos que el presidente Evo Morales expresa su voluntad, pero quienes realmente hacen que esa voluntad se tergiverse son los propios ministros”, acusó el presidente de la Subcentral de Pueblos del TIPNIS, Fernando Vargas.

Los marchistas identificaron a Carlos Romero como uno de los principales responsables del conflicto y en un par de oportunidades lo vetaron de las negociaciones. De hecho, el ministro de la Presidencia mantuvo bajo perfil en las charlas finales de Morales con los indígenas.

Los indígenas relataron que los miembros del gabinete repetían -en todos los encuentros- que no podían negociar sobre la carretera con el argumento de que su construcción “era una decisión ya tomada por Evo”.

Por su parte, la CSUTCB y las Bartolinas también pidieron la salida de algunos ministros acusándolos de “obstruir al proceso de cambio y estar alineados con la derecha”. Los responsabilizaron del fracaso para neutralizar el conflicto por el TIPNIS.

Finalmente la solución no salió del Ejecutivo, sino de una comisión del Órgano Legislativo que vislumbró un acuerdo a través de una ley de protección.

Las salidas

Primero fue la ex ministra de Defensa Cecilia Chacón, que no toleró la represión que sufrieron los indígenas. Después otras cuatro salidas se hicieron públicas por lo que pasó el 25 de septiembre (ver cuadro).

La más notoria fue la del ex ministro de Gobierno Sacha Llorenti, quien cedió para someterse a la investigación. El otrora hombre fuerte del Ejecutivo es uno de los históricos en la plana mayor del oficialismo.

CIDOB ya no está; Conamaq, en duda

“Seguiremos provocando dolores de cabeza hasta 2015 si no reconocen nuestros derechos”, adelantó el presidente de la Confederación de Indígenas del Oriente de Bolivia, Adolfo Chávez, a tiempo de precisar hasta cuándo dura su gestión frente a la CIDOB.

El mismo dirigente, días antes, le dijo al presidente Morales que los pobladores de tierras bajas no eran sus enemigos. Sin embargo, la entidad indígena ya no es parte del Gobierno. Su último representante, el ex director del Servicio de Áreas Protegidas Adrián Nogales, fue alejado por haber criticado la carretera por el TIPNIS cuando aún estaba en funciones.

Mientras tanto, Rafael Quispe, del Conamaq, señaló que Evo Morales ya no es reconocido como líder de los pueblos indígenas. Esta organización tendrá cambio de autoridades en los próximos meses.

García Linera indica que es un conflicto familiar

image Evo y autoridades del Ejecutivo, Legislativo e indígenas en la promulgación de la ley corta.

Una vez resuelto el conflicto del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), el vicepresidente Álvaro García Linera llamó el miércoles a la unidad de los bolivianos para consolidar la construcción del Estado Plurinacional de Bolivia.

La segunda autoridad de Gobierno explicó que “en una familia siempre hay diferencias entre hermanos, esposos o padres e hijos”, pero que éstas se solucionan después de una profunda reflexión que los une más y los invita a trabajar con mayor fuerza, de acuerdo con un boletín informativo de la Vicepresidencia.

“A veces nos peleamos un poco, pero más pronto que tarde el hijo y el padre se vuelven a unir, en qué familia no hay pelea; lo importante es saber resolver el conflicto, que el papá se acerque al hijo, que el hermano mayor se acerque al hermano menor y reflexionen, arreglen las cosas y caminen juntos, eso es lo que ha pasado estos días, y ahora nuevamente como familia juntos a seguir avanzado”, manifestó.

“En una familia puede haber pelea, pero es entre familiares y entre hermanos, distinto es la pelea contra los patrones, esa pelea con los patrones es de por vida y nunca se solucionan”.

El Vicepresidente manifestó que una vez solucionado el conflicto con los indígenas de tierras bajas, lo que corresponde es “unidos” trabajar para construir el Estado Plurinacional.

ONU no confirma participar en pesquisa

Naciones Unidas aún no confirmó al Gobierno boliviano su participación en la comisión propuesta para investigar la violenta intervención policial a la marcha indígena en defensa del TIPNIS, el pasado domingo 25 de septiembre en Chaparina, Beni.

Yoriko Yasukawa, representante en Bolivia de Naciones Unidas, afirmó que aún no hay respuesta por parte de la sede central de las NNUU a la solicitud del Gobierno boliviano. “Avisaré cuando haya una respuesta definitiva por parte de la sede, estamos esperando y les avisaremos”, afirmó la diplomática en un breve contacto con medios de prensa.

La ministra de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Nardy Suxo, en varias ocasiones, garantizó la participación de instancias internacionales en la comisión investigadora, según la ANF.

Las autoridades del Ejecutivo comprometieron una investigación para identificar las responsabilidades en la violenta intervención policial a la VIII marcha indígena que tenía como objetivo llegar a La Paz.

El hecho provocó el repudio de la población ante lo que denominaron los propios indígenas la violación a sus derechos fundamentales. El Ministerio Público asumió algunas acciones.