De Huanuni a su excelencia

Ramiro Ramos Andrade

mineros Cuando recordamos cada visita que realiza su excelencia Don Evo Morales a la capital del estaño boliviano, anteriormente en su calidad de candidato y como actual presidente, los ciudadanos de a pie piensan que tenemos tanto que decirle, en especial algunos cuestionamientos.

En sus primeras visitas en calidad de candidato a finales del 2005, muy poca gente estuvo en la inauguración nacional de su campaña proselitista en nuestra histórica plaza Fermín López que prácticamente estuvo vacía para luego iniciar una especie de caminata hacia la sede de la hoy inexistente FERECOMIN-Huanuni, donde recuerdo bien, usted trato de manera soez a un periodista de la otrora Radio Televisión Cooperativa de Huanuni.



Ya una vez en el cargo, usted y su sequito prácticamente se quedaron de brazos cruzados ante el enfrentamiento de mineros que se veía venir por las vetas del macizo Posokoni mientras Huanuni se desangraba.

En otras ocasiones usted venia solo cuando tenía problemas para seguramente mostrar la distorsionada imagen de que Huanuni lo apoya,- impresionante trabajo de su aparataje mediático- como aquel 1 de mayo pasado en el que convocó a una concentración de la población en especial de los mineros, sí, estuvo lleno el Coliseo Cerrado de Huanuni, pero por que la mayoría de la gente estuvo ahí debido al sorteo de un auto que fue luego cuestionado y una motocicleta, (no fue la gente por identificarse con su gestión) y ni que decir de cuando usted realiza sus concentraciones en la plaza de Huanuni, no se llena ni la mitad de esta pese a ser relativamente pequeña

Estamos conscientes de su preocupación por precautelar las fuentes de empleo de los aproximadamente 4.700 trabajadores de la Empresa Minera Huanuni, aunque es a destiempo. Empero será que alguna vez usted se pregunto ¿de qué viven los habitantes huanuneños que no tuvieron la fortuna de haber entrado a al EMH y que haciendo números llegarían a ser un promedio de 30.000 personas por lo menos? y es que debido a la escasa existencia de fuentes de empleo alternativas a la minería, el porcentaje de desocupados seguramente es uno de los más altos de Bolivia; proliferan las pandillas y la delincuencia, se ve mucha pobreza, es muy alarmante la contaminación y el grado de toxicidad que genera el rio Huanuni -¿ acaso no es defensor a ultranza de la madre tierra?-. De todo eso usted nunca dice nada, solo se muestra triunfalista y sonriente como haciéndose la burla de los demás huanuneños.

Recuerde que hizo falta que los ex cooperativistas de Huanuni vayan a la Paz para reclamarle por fuentes de trabajo y que sus organismos de represión cumplieron a cabalidad sus funciones en esa y otras ocasiones contra nuestros coterráneos -como también lo hicieron con los indígenas del Tipnis-.

Huanuni solo es productor de estaño, no hay otra actividad que mueva la economía y en tanto su presidencia no impulse el desarrollo integral de Huanuni, téngalo por seguro que poca gente o casi nadie ira de manera espontanea a sus concentraciones, al verlo a usted en Huanuni no faltan quienes dicen que quisieran montarlo en un burro y enviarlo de vuelta, porque pese a sus promesas de cambio, Huanuni se está convirtiendo en capital del estancamiento económico, un reflejo fiel de lo que hace usted con nuestro país, pero tarde o temprano le pasará la factura.