Devolución de autos robados, vergüenza nacional

Jimmy Ortiz Saucedo

jimmy-ortiz1 “Brasil pone condiciones para financiar carretera boliviana.- El gobierno brasileño solicitó a Bolivia la devolución de cuatro mil autos robados y garantías sobre la propiedad de la tierra de sus productores de soya, como condiciones para financiar el trazo alternativo del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos”. (El Mundo)

El conflicto por el TIPNIS desenmascaró al gobierno del Presidente Evo Morales. Lo hizo ver chuto, desnudo, de cuerpo entero, grotesco como muchos ya sabíamos que era.



En ellos se cumplió, una vez "MAS", la máxima bíblica: “nada queda oculto eternamente, lo que un día se susurra en la oscuridad otro día se gritará en la luz”.

– Lo del Estado Plurinacional fue simplemente un embuste. Desde que el MAS formuló esta concepción sospeché de su honestidad. En un artículo titulado Descolonización o "aimarización", publicado en varios medios de comunicación en agosto del 2008, mostré mi preocupación.

Pero lo que vimos en la marcha por el TIPNIS ya no deja margen de duda, aquí no existe la plurinacionalidad, lo que existe es el Neocolonialismo Quechua-Aimara. O más propiamente dicho, la instrumentalización política de las demandas histórica de estas dos etnias, para beneficio del chavismo trasnacional.

– Lo del indigenismo de Evo Morales es puro cuento chino. Su hipertrofiado aparato mediático lo presentó como el primer Presidente Indígena del Continente, "olvidándose" de Benito Juárez en México. Este ropaje le dio un conveniente rostro social que le sirvió para captar adeptos, entre ellos las ONGs y sus ingentes recursos, que serán sus próximas víctimas.

Hoy quedó claro que su indigenismo era un disfraz del neocolonialismo. En el TIPNIS se vio, como se ve en varios otros lugares de Bolivia, que los colonos cocaleros, son los verdaderos mitimaes invasores del siglo XXI. Los dizque descolonizadores, son los auténticos colonizadores.

– Que Evo Morales era el paladín del medioambiente, se le cayó a pedazos. Su Pachamama le interesa un pito. Quiso tumbar 500.000 bellos árboles milenarios y sustituirlos por el asfalto de la OAS, sería un crimen de "lesa humanidad". La cumbre de Tiquipaya y el fracaso de Cancún, fueron puro superchería.

– Pero que nos achaquen como ladrones internacionales de autos ya fue la cereza de la torta. Este es un extremo inaceptable que nos estigmatiza como país y como ciudadanos. Al ya conocido estigma de narco-estado se suma este nuevo estigma.

Presidente Morales, no nos siga avergonzado ante la comunidad internacional. Este es un país sufrido y valeroso, digno de mejor suerte.

Presidente Morales, haga un gobierno serio, respete la Democracia, respete el estado de derecho, respete la libertad de prensa, tenga una política de lucha real contra las drogas, denos seguridad ciudadana, tenga una política de desarrollo económico, respete el medioambiente, haga un gobierno del siglo XXI y no del SS XXI (socialismo siglo XXI), no destruya Bolivia.

Ya basta de odio y de confrontación, el TIPNIS demostró que una Bolivia unida SÍ es posible. No judicialice la política. Ya basta de inventar casos de terrorismo y victorias militares. Su tiempo se está acabando y acabará mal.