Documental francés exhibe relación entre los pactos de mineros y el diablo

Todo se inició a principios del nuevo milenio, cuando la antropóloga francesa Pascale Absi, en una de sus investigaciones, se encontró con un caso que le llamó la atención: un minero de nombre Manuel Morales, de quien se decía que había realizado un pacto con el Diablo, desapareció de la noche a la mañana dejando una fortuna que se le había dado de manera fortuita. Aquel pacto maligno inspiró a Pascale y al productor audovisual Philippe Crnogorac, también francés, quienes se tomaron algunos años para la investigación, pre y post producción, de la película. Más aún sin se toma en cuenta que siguieron las pistas tras ese minero que hizo fortuna y luego desapareció. “Si en Francia, alguien te cuenta que habló con Dios o con el Diablo, pues es algo sorprendente.

En cambio vimos que se trata de un hecho habitual entre las comunidades de mineros de Bolivia, y por ello nos decidimos realizar un documental partiendo de un hecho concreto”, señaló Crnogorac, productor audiovisual. La película, que se estrena en La Paz para todo público el 27 de octubre en salas de la Cinemateca Boliviana, Multicine y Megacenter, ofrece no sólo una aproximación a la leyenda del pacto con el Diablo, sino que "explora la relación entre el dinero, la ascensión social y los imaginarios que dominan a los mineros, comerciantes, campesinos, y a toda una sociedad”, explicó Absi.

Ellos se tomaron algunos años siguiendo los pasos de Morales. La cinta ya se estrenó en noviembre de 2010 en París, Francia, y generó una crítica muy interesante al tratar un tema siempre polémico. “Tan importante como esto fueron los intensos debates que se dieron tras cada función. Público francés y latinoamericano acudió a las funciones por espacio de un mes, tiempo prolongado para salas de mi país”, señaló Crnogorac. Y es que la historia narrada en la cinta es fascinante. Es reconocido el mito de que en las minas del Cerro Rico de Potosí, el Diablo, a quien se llama Tío, es dueño de cada grieta, de los minerales y de la suerte misma de los mineros. Ellos lo creen y nadie duda de lo que se dice: el Diablo se aparece a los “elegidos” para revelarles vetas excepcionales a cambio de su alma.



Este mito es revivido en el documental que gira en torno a la búsqueda de Morales. “La historia se va hilando a través de interlocutores entrevistados en su lugar de trabajo, en la mina, la venta de mineral, en los burdeles de Potosí, donde nos llevan las referencias que nos da la gente”, dijo Absi. En ese tránsito no hay diálogos previamente construidos, ni actores pagados. Es el relato de la gente real que dice haber visto al diablo, haber cerrado un pacto con él, el que guía cada escena.

La búsqueda arranca en Potosí, pero lleva a los documentalistas por Uyuni y a las ciudades de La Paz y Oruro, donde se dice que vive Manuel Morales. “La idea era organizar un encuentro con él”, piensa el productor del filme. Pero hasta ahora ello no se ha dado y su paradero es un verdadero misterio. El rodaje empezó en 2007, casi como un proyecto personal. Ahora será presentado por la productora Zorba y el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), con el apoyo de Embajada de Francia en Bolivia Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB), la Cinemateca Boliviana y la Productora Yaneramai.)

Fuente: Oxigeno.

[vid url=http://cd1.eju.tv/videos4/E1110260708.mp4]