Evo ataca desde la Cumbre

evocumbre Era sólo cuestión de tiempo antes de que el presidente Morales lanzara otra andanada descalificatoria contra la marcha en defensa del TIPNIS. Aunque el nuevo guión gubernamental indique que ahora la ofensiva debe salir de los cocaleros y sectores del MAS, pudo más el estilo incendiario del mandatario, que en la XXI Cumbre Iberoamericana volvió a la carga señalando que el conflicto del TIPNIS fue “una mentira de los medios de comunicación”, que “hicieron una cuestión mediática”.

Evo eligió ese escenario internacional para achacarle la culpa de su debacle a la prensa, que según él es “su peor opositora”, reiterando términos que ya había utilizado en múltiples ocasiones anteriores.

Según el presidente, la conjura incluiría también a “algunas ONG´s con intereses externos e internos”. ONG´s que, olvida el mandatario, lo ayudaron a él a llegar a la primera magistratura.



En resumen, Evo repitió for export un discurso que ya había ensayado varias semanas atrás en el país, cuando el conflicto se mostraba al rojo vivo, y que ha sido momentáneamente archivado porque le estaba produciendo al presidente un grave desgaste de imagen.

Si los medios mostraron la violenta represión contra los indígenas ordenada desde el gobierno, entonces la prensa es parte de un contubernio opositor. Si los indígenas marchan contra el poder central es porque son manipulados y si las ONG´s antes “amigas” ahora se vuelven críticas, es porque están sujetas a intereses oscuros.

Tal la lectura del mandatario, que por estas declaraciones ya se ha ganado el mote de “resentido”, puesto por el dirigente indígena Fernando Vargas.

Todo apunta a que el conflicto del TIPNIS no ha sido solucionado. Apenas estamos viviendo una tensa calma, una débil tregua antes de la próxima batalla, precisamente porque el evismo está imbuido de una cultura antidemocrática y de una lógica bélica, que no tolera las concesiones por considerarlas derrotas…

[email protected]