“Evo encima de tantas mujeres”

evo mujeres El Evo del pollo y la coca-cola ha regresado. Cuando algunos pensaban que estaría tomando un baño de sentido común ante la crisis generada por su (des)gobierno, el mandatario mostró que su fibra bufonesca está tan intacta como su escasa intuición moral.

Sucede que, durante un acto oficial en el que trataba de convencer sobre las bondades del proceso electoral del domingo en materia de igualdad de género, al presidente se le “chispoteó” la siguiente frase, mientras explicaba la composición gráfica de un afiche: “Evo Morales encima de tantas mujeres…”. Palabras obviamente acompañadas de la sonrisa sardónica que lo caracteriza.

Gobierno-harén

El nuevo lapsus ocasionó que María Galindo, activista de la organización feminista Mujeres Creando, calificara a Morales de “extraviado mental”.



“Yo personalmente creo que el presidente está mentalmente extraviado ya hace muchísimo tiempo y por eso la gran muestra es que no baja a dialogar con la marcha en defensa del Tipnis y que estos desplantes machistas que tiene, con una gran cantidad de mujeres ‘llunkus’ (de su entorno) que son una especie de harén que gratifica al presidente en su machismo y que no representan a todas las mujeres; a mí me parece una falta de dignidad de la ministra de Cultura, de la ministra de Justicia que estaban ahí, de varias autoridades y que ninguna le exija un poco de dignidad y de respeto al presidente”, dijo Galindo.

Movimientos burocráticos II

Decíamos ayer que el desplazamiento de los movimientos sociales ha sido sustituido en los últimos tiempos por las marchas de los “movimientos burocráticos”, conformados por funcionarios públicos.

El asunto tiene nueva confirmación tras la confesión, por boca de uno de los pocos operadores sociales que le quedan al gobierno -el dirigente de los Ponchos Verdes de Oruro- de que la organización de la denominada “contramarcha” está a cargo del viceministro de coordinación con los movimientos sociales, César Navarro.

Por supuesto, en cierta medida la financiación y la orquestación logística de las movilizaciones sociales siempre tuvieron origen en oficinas del gobierno durante el régimen evista, habiendo sucedido así en el “enero negro” de Cochabamba, La Calancha, Porvenir y el “cerco campesino” a Santa Cruz.

Pero ahora, cualquier componente de espontaneidad parece haber desaparecido, dejando lugar únicamente al artificio prefabricado desde el poder…

[email protected]