Fuerza anticrimen confirma relación entre narcos y tráfico de armas en Bolivia

La Paz, Cochabamba y Santa Cruz registran más atracos, “ajustes de cuenta” y hechos violentos, situación que según la FELCC se debe a una relación directa entre las actividades del narcotráfico y la venta e ingreso ilegal de armas al país.

imageEl 21 de octubre de 2011, La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), exhibe armas y droga incautada, en Santa Rosa del Sara, tras desbaratar un gran laboratorio de cocaína en territorio indígena del Parque Isiboro Sécure (Foto ABI).

ERBOL.- La Paz, Cochabamba y Santa Cruz son los departamentos donde se registran más atracos, “ajustes de cuenta” y hechos violentos con armas de fuego, situación que según la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) se debe a la existencia de una relación directa entre las actividades desarrolladas por el narcotráfico en el país y la venta e ingreso ilegal de armas; se cree incluso que podría existir un intercambio de drogas por pistolas en algunas poblaciones fronterizas, según GAIA Noticias.



Según declaraciones del Director Nacional de la Fuerza Anticrimen, Cnel. Jorge Toro, es necesario visibilizar la magnitud del problema y no solo enfocarse en el último operativo realizado en Santa Cruz donde se incauto 105 armas de fuego de diverso calibre; el problema no sería reciente y tendría magnitudes graves de acuerdo a los informes preliminares.

“Tiene que haber alguna vinculación (con el narcotráfico). Los hechos que se están presentando en Santa Cruz justamente son con armas de fuego, nosotros lo que tenemos que ver es la situación de hacer una investigación de donde salen estas armas; puede tratarse de un microtráfico de armas de fuego, puede ser que tenga una relación directa con los delincuentes de estupefacientes (…) Esta en una fase de investigación, pero nos preocupa la cantidad de armas”, señaló el jefe policial.

Informes oficiales de la FELCC detallan que el país carece de un registro real y actualizado de la cantidad de portadores de armas de fuego, tampoco se podría definir a ciencia cierta cuantos negocios de venta de armas (armerías) existen en el territorio nacional; lo peor es que se desconoce cuánto armamento existe al interior de las Fuerzas Armadas y la Policía Boliviana.

Asimismo, Toro afirmó que ante esta incierta realidad es necesario agilizar la aprobación de una Ley de tenencia de armas, norma que permitiría diagnosticar y regular esta problemática en el país, además de combatir el tráfico y venta ilegal de armamento.

Entre algunos informes oficiales de la policía se establecen como puntos conflictivos de ingreso de armas a Pelechuco y Desaguadero en la frontera con Perú, Puerto Suarez y Guayaramerin en el territorio compartido con Brasil. También se identificó que escopetas calibre 16, fusiles M16 o calibre 12 y revólveres 9 milímetros son utilizados en los delitos que se cometen.

Datos

• Información regional sostiene que el mercado negro de armas en Brasil tiene como principales proveedores a los ejércitos de los países limítrofes como Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

• En Brasil, la Policía Federal durante varios operativos procedió a la incautación de armas a grupos de narcotraficantes armados. En los últimos dos años en el vecino país se incautaron más de 20 mil pistolas y fusiles; la gran mayoría del armamento encontrado era de guerra, en algunos casos de Bolivia.

• Otros informes sostienen que cada vez es más fácil para los narcos conseguir armas como fusiles FAL, granadas, lanzagranadas, ametralladoras o lanzamisiles personales.

• El mercado negro de venta de armas genera ganancias comparadas con el del tráfico de drogas.

Falencias

Bolivia es el único país en la región que no cuenta con una ley específica para el control de armas.

En la región, Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Argentina, Paraguay y Brasil desarrollaron legislación que regula la venta y tenencia de armas, toda la normativa vigente está enmarcada en los tratados y convenios suscritos y ratificados por varios países, entre ellos Bolivia, ante la Organización de Estados Americanos (OEA).