Gobierno acusa a políticos y agentes externos de “contaminar” a indígenas y tensionar el dialogo

Ministro Romero: movilización se ha contaminado con elementos políticos que tensionan el diálogo. Suxo: Agentes externos dificultan y desvalorizan dialogo Gobierno-indígenas.

imageimage

El presidente y ministros esperaron ayer el dialogo. En la foto de la derecha Adolfo Chávez, líder de los marchistas que llegaron a La Paz entrega una carta dirigida al Presidente. Fotos ABI



Romero: movilización se ha contaminado con elementos políticos que tensionan el diálogo

    La Paz, 21 oct (ABI).- El ministro de la Presidencia, Carlos Romero, denunció que la movilización de los marchistas del TIPNIS, que se oponen a la construcción de una carretera por ese parque nacional, se ha contaminado con elementos políticos que tensionan el diálogo, buscan el enfrentamiento y la desestabilización del Gobierno.

    En una entrevista con Bolivia TV, Romero recordó los innumerables intentos del Ejecutivo para instalar el diálogo y atender las demandas de los indígenas, desde que la marcha partió de Trinidad, el pasado 15 de agosto, hasta los intentos fallidos del jueves, cuando el presidente Evo Morales fue "plantado" en al menos tres oportunidades.

    A su juicio, esos grupos interesados en el enfrentamiento y en la desestabilización, actuaron la noche del jueves intentando rebasar a la policía que implementa un cordón de seguridad en la Plaza Murillo e hirieron a dos efectivos.

    "Los policías no han gasificado, no han intervenido, perseguido a niños, simplemente han contenido a los grupos de choque, después se escuchó Villarroel, Villarroel, quiere decir que están convocando al colgamiento del Presidente, colgarlo del cuello arrastrarlo, como sucedió con Villarroel por grupos de la derecha oligárquicos", denunció.

    El Ministro de la Presidencia criticó también las declaraciones del principal dirigentes de la CIDOB, Adolfo Chávez, uno de los líderes de la marcha indígena, que pidió públicamente que el Jefe de Estado, Evo Morales, dé un paso al costado, lo que significa tácitamente pedir la renuncia del mandatario.

   "Estamos frente a una movilización que adquiere movilización política, están buscando una confrontación como el colgamiento de Villarroel y ahora el señor Chávez está pidiendo la renuncia del presidente", denunció.

    "Cuando pidieron que vaya el Canciller, fue al lugar y fue maltratado, lo secuestraron lo pusieron de escudo en mano. ¿Hubiese ocurrido lo mismo con el presidente Evo?, probablemente que sí. La movilización se ha contaminado con elementos políticos, se quiere tensionar el escenario del diálogo", complementó.

    Respecto a la petición de no construir la carretera por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), Romero afirmó que el Ejecutivo "está bajo dos frentes de presión", al asegurar que el Gobierno tiene registrados al menos 87 pronunciamientos de apoyo al camino que unirá los departamentos de Cochabamba y Beni.

   "Tenemos hojas de sellos de pronunciamientos a favor de la carretera. Hay cartas manuscritas de habitantes de adentro del TIPNIS, con sus firmas, hay apellidos de caciques, adjuntan una lista de comunarios. Este tema debería resolverse con la consulta previa", consideró.

   Los marchistas, que llegaron a La Paz el pasado miércoles, instalaron una vigilia en la Plaza Murillo y pusieron varias condiciones para instalar el diálogo.

Agentes externos dificultan y desvalorizan dialogo Gobierno-indígenas: Suxo

La Paz, 21 oct (ABI).- La ministra de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción, Nardi Suxo, denunció el viernes que agentes externos están dificultando y desvalorizando el diálogo entre el presidente, Evo Morales y los machistas del TIPNIS y están intentando generar violencia y enfrentamiento, como sucedió la noche del jueves.

    "El Presidente ha manifestado que estará en la disposición de dialogar, debe ser con un diálogo constructivo no manipulado por otros intereses. Los marchistas no necesitan

de extraños, los ajenos duermen cómodamente en un hotel y los indígenas en la plaza. Quieren enfrentarnos, eso no lo lograrán", remarcó en una entrevista con Bolivia Tv.

    A su juicio, los marchistas quieren el diálogo y los que impiden el acercamiento son ajenos, "piden la renuncia del Presidente" y profieren insultos.

   "Si no tuvieran asesores el diálogo ya se hubiera instalado, debe primar que estamos hablando entre iguales", matizó.

    "Convoco a los hermanos indígenas para que sus representantes se sienten en la mesa de diálogo y hablen con franqueza. En una mesa de diálogo se tienen que resolver los problemas, convoco nuevamente a nuestros hermanos, hermanos sentarse en la mesa del diálogo, eso está esperando el pueblo paceño, un diálogo fraterno y franco", complementó.

    Recordó que el jueves, el presidente convocó en tres oportunidades a instalar el diálogo, primero en la Vicepresidencia, posteriormente en dos oportunidades en Palacio de Gobierno, como exigen los marchistas, pero los indígenas pusieron varias condiciones para aceptar la invitación.