Histórico: Así pasó la marcha indígena por la Plaza Murillo

Los indígenas que marchan en defensa del TIPNIS se concentran en la Plaza Mayor de San Francisco luego de atravesar la plaza Murillo y caminar durante la mañana por Villa El Carmen, Villa Fátima, Miraflores y la avenida Camacho. En todo el trayecto los originarios recibieron el apoyo de la gente que los vitoreo, aplaudió y felicitó. La cabeza de la marcha llegó a San Francisco al promediar las 15.15. La gente reunida en el lugar no dejó de aplaudir y gritar "vivas" para dar la bienvenida a los originarios que comenzaron el 15 de agosto su caminata desde Trinidad en defensa del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) y en contra de que el segundo tramo de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos atraviese esa zona.

El sector además tiene 15 pedidos. Los indígenas arribaron a la plaza Murillo a eso de las 14.20 y luego bajaron por la calle Socabaya hasta la avenida Mariscal Santa Cruz y subieron hacia San Francisco donde participarán en un mitin y en una misa. En la plaza principal de la sede de Gobierno los marchistas lanzaron consignas en favor del TIPNIS. En el lugar, cientos de personas se aglutinaron para sumarse al clamor. No se divisaron policías con uniforme. En la avenida Camacho, personal de entidades financieras salió a la calle para aplaudir a los marchistas. Desde uno de los edificios de la céntrica vía la gente lanzó papel picado. Personas ayudaron a llevar víveres de los indígenas. Los indígenas partieron esta mañana, unos minutos después de las 08.00, de la tranca de Urujara hacia el centro de la ciudad de La Paz. No hubo cuadra en la que no recibieron el apoyo y la solidaridad de la gente, que les dio refrescos, agua y otros obsequios.

En el estadio Hernando Siles, varios transeúntes se instalaron en la pasarela para aplaudir a los originarios. Una pequeña marchista de unos 11 años, que se trasladaba en la parte trasera de una camioneta, no dejó de agitar su mano saludando a la gente mientras agradecía feliz. Detrás de los motorizados venía el grueso de la marcha. En la avenida Busch, los marchistas pasaron por un cordón humano formado por la multitud que se apostó a los dos lados de la acera. Algunos vecinos llevaron pancartas y muchos, emblemas tricolores y banderas blancas con la flor del patujú. En la plaza Villarroel se juntaron cientos de personas esperando a los caminantes.



Había gente que repartió banderas paceñas de papel que tenían impresos el mensaje "Bienvenidos a La Paz" en un lado y en el otro, la flor de patujú. La multitud también hizo flamear banderas bolivianas tricolores, aunque no se apreciaron whipalas. Había todo tipo de personas, desde gente con corbata, pollera, chicos metaleros y otros vestidos con prendas artesanales. Todos felicitaban a los indígenas. Unas mujeres instalaron mesas con gelatinas de colores rojo, amarillo y verde, para regalar a los marchistas.

En la Villarroel una señora de la tercera edad no aguantó la emoción y se acercó a los vehículos en los que iban algunas mujeres, ancianos y niños para abrazarlos y besarlos. Antes de ingresar a la plaza, los indígenas pasaron por Villa El Carmen y Villa Fátima, donde personas emocionadas dieron la bienvenida a los caminantes y las bandas de guerra de colegios del sector tocaron sus instrumentos en honor a los originarios. Parecía una fiesta popular.

Fuente: Red Uno.

[vid url=http://cd1.eju.tv/videos4/E1110191405.mp4]