Indígenas piden que reglamento de ley del TIPNIS dé plazo de 30 días a colonos para salir del parque

Los indígenas entregarán hoy al Gobierno el proyecto que reglamentará la ley de protección del parque. Romero espera explicación del carácter de intangibilidad.

La Razón – Williams Farfán V. – La Paz

La dirigencia indígena plantea en el proyecto de reglamento de la ley de protección del TIPNIS, un plazo de 30 días para que los colonos abandonen el parque. Defienden la vigencia de proyectos indígenas y piden al Gobierno garantizar la intangibilidad del parque.



image Solidaridad. Los indígenas piden apoyo a la población para trasladar hasta el parque todo lo que recibieron.

La información la proporcionó el diputado indígena Pedro Nuni la noche de ayer en una conferencia de prensa en instalaciones de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). Nuni estuvo acompañado por dirigentes que trabajaron en el proyecto de reglamento que hoy presentarán al Gobierno.

El ministro de la Presidencia, Carlos Romero, informó la mañana de ayer que esperan que los indígenas fijen hora para escuchar y trabajar sobre la propuesta que reglamentará la ley que veta obras en el TIPNIS, zona que también fue declarada como intangible.

Para los indígenas, el carácter de intangibilidad deberá estar orientado a “elementos externos que vayan a perjudicar la biodiversidad”, mientras que Romero sostiene que los proyectistas son los que deben explicar la interpretación del término para abrir el debate en el marco de la normativa nacional e internacional.

Bajo el marco normativo vigente, el Gobierno tiene la obligación de sanear el parque expulsando toda actividad ilegal de la zona, afirmó Nuni, quien fue el único que respondió las preguntas de la prensa con el argumento de evitar posibles contradicciones entre la dirigencia de los marchistas.

Las personas de los asentamientos ilegales en el TIPNIS tendrán un plazo de 30 días, a partir de la vigencia del decreto reglamentario, para abandonar el territorio. Nuni no precisó cuántos asentamientos ilegales existen. “Eso va, no solamente para familias que están adentro del parque, sino también para los que están afuera del territorio”, afirmó.

El vicepresidente Álvaro García informó el 24 de octubre que el Gobierno sabe de acuerdos para explotar al menos 157 mil hectáreas de madera, de la existencia de hoteles de cinco estrellas y pistas de aterrizaje en el parque. “El TIPNIS había estado marcado o loteado, y no había sido tan virgen”. Nuni informó de que el Gobierno debe realizar una investigación en la zona para establecer la existencia o no de actividades empresariales ilegales, sin embargo dejó establecido que no  deben ser tocados los proyectos indígenas. 

Debate. La dirigente indígena Miriam Yuvanobé sostuvo el miércoles que existe un debate innecesario sobre el término intangible en la ley corta, porque esta condición es sólo aplicable a  actividades y personas foráneas.

Legisladores del oficialismo, entre ellos el senador Isaac Ávalos, afirmaron que el carácter especial del territorio indígena implica que incluso no puedan cazar o pescar.

Para Nuni, la característica de intangible fue satanizada. “Para nosotros es una gran oportunidad, ya que el término de intangibilidad, si bien no está en la Constitución Política del Estado, lo hemos rescatado para blindar la protección del territorio, blindar ante aspectos y elementos externos que vayan a perjudicar la biodiversidad y la cultural de nuestro territorio”, precisó.

Los indígenas que marcharon desde Trinidad a La Paz lograron que el presidente Evo Morales promulgue una ley que veta la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, además de cualquier otra obra, por el TIPNIS, zona declara intangible (que no se puede tocar).

Los indígenas movilizados fueron reprimidos por la Policía el 25 de septiembre en Yucumo, Beni. Llegaron el 19 de octubre a La Paz

A diferencia de la marcha, dirigentes del Consejo Indígena del Sur (Conisur), también parte del parque, rechazan la ley corta y exigen reactivar la carretera por sus territorios. Este sector está en vigilia a la espera de una explicación sobre los alcances de la ley corta de protección del TIPNIS.

Los cocaleros del Chapare también plantean al Gobierno mantener el proyecto carretero, porque conectará su territorio y a Cochabamba con Beni. Los cocaleros y colonos tomarán medidas para hacer escuchar su posición.

Piden apoyo para el traslado

Un grupo de indígenas pidió anoche la solidaridad de la población para contratar vehículos que les permitan trasladar a sus lugares de origen   todo lo que recibieron de los paceños. Necesitan 60 mil bolivianos para contratar los vehículos que los trasladen. El diputado indígena Pedro Nuni dijo que el Gobierno sólo se  comprometió a llevar a los indígenas, no sus bultos.

No habrá proyectos extractivos en TIPNIS

La propuesta indígena de reglamento de la ley de protección del TIPNIS establece que el carácter de intangibilidad apunta a proteger el territorio de cualquier intento de encaminar proyectos, públicos o privados, extractivos.

“El tema de intangibilidad busca blindar el territorio ante posibles intereses de desarrollar megaproyectos, llámese de hidrocarburos, forestales o hidroeléctricos que vayan a perjudicar social y ecológicamente a los pueblos. Esto tiene que quedar bien  claro para el Gobierno”, explicó el diputado indígena Pedro Nuni.

La marcha indígena partió el 15 de agosto de Trinidad con el objetivo de pedir consulta previa para la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. Posteriormente cambiaron su posición y demandaron que la obra no pase por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Llegaron a La Paz el 19 de octubre, cuatro semanas después de haber sido reprimidos por la Policía.

Lograron la aprobación y promulgación de una ley corta que prohíbe cualquier obra caminera por el parque, que además fue declarada intangible (que no se puede tocar). El proyecto de reglamento de la ley refiere que el término intangibilidad impedirá la ejecución de megaproyectos.

“Creo que por ahora el mensaje que dieron los pueblos indígenas es de protección del territorio de megaproyectos que, lamentablemente, puedan perjudicar a los pueblos. Si hay  deben suspenderse”, respondió Nuni cuando se le consultó sobre posibilidades de actividades hidrocarburíferas en la zona del TIPNIS. Aclaró que la intangibilidad no toca a los habitantes de la zona. “El Gobierno no tiene que prohibir las iniciativas de los indígenas”.