Indígenas retomaron la marcha, el tramo se hace cada vez más difícil por la altura y las lluvias

El tramo exige un esfuerzo mayor a los caminantes de tierras bajas en su ascenso a La Paz. Hoy se cumplen dos meses de la marcha indígena en defensa del TIPNIS.

image

La marcha indígena en defensa del TIPNIS retomó su caminata al promediar las 08.30 de este viernes desde Yolosa (a unos 85 kilómetros de La Paz) rumbo al poblado de Sacramento, informa la enviada especial de La Razón. Pese  la lluvia que cayó ayer y esta madrugada, el clima está templado.



El tramo exigirá un esfuerzo mayor a los caminantes debido a que la subida empieza ser más marcada. Paralelamente, aumenta la altitud sobre el nivel del mar. Yolosa está a 1.180 metros y Beni, donde comenzó la marcha, a 236.

Problemas de salud como malestar estomacales, diarreas, dolores de cabeza y ampollas aquejan a los marchistas, sobre todo a los niños. En todo caso, la ayuda médica continúa llegando, fundamentalmente de internistas y odontólogos.

Comunarios de Yolosa también dieron más ropa de abrigo a los caminantes y la carrera de psicología de la Universidad Mayor de San Andrés sigue colaborando con un vehículo para transportar a niños y mujeres embarazadas.

Hoy se cumplen dos meses desde que los indígenas comenzaron en Trinidad su recorrido rumbo a la sede de gobierno en contra de que la construcción del segundo tramo de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos atraviese el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

Los marchistas decidieron no aceptar la consulta previa que propuso el gobierno y establece la ley corta sobre la construcción del tramo por el TIPNIS.

La Razón Digital – Rodolfo Aliaga