Jefe de YPFB, contratado para “limpiar” la corrupción, va a la cárcel por actos ilícitos

El economista Rómulo Velásquez, que fue invitado por YPFB para ‘limpiar’ la corrupción en la Distrital de Santa Cruz fue enviado a Palmasola. Acusado se declara víctima de una persecución.

image Audiencia. Al final del fallo judicial, Rómulo Velásquez encontró consuelo en su esposa, que llegó para brindarle apoyo moral

A Palmasola un jefe de YPFB, por actos ilícitos

Proceso. El juez halló elementos que inculpan al jefe de la Distrital Comercial Oriente, Rómulo Velásquez, en actos irregulares. Acusado se declara víctima de una persecución.



Fernando Rojas Moreno, El Deber 

A Palmasola. El economista que fue invitado por YPFB Corporación para ‘limpiar’ la corrupción en la Distrital Comercial Oriente, Rómulo Velásquez, fue enviado al centro penitenciario cruceño por orden del juez séptimo de Instrucción en lo Penal de la capital, Arturo Vargas.

El ejecutivo fue aprehendido, el martes, por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) acusado por el Ministerio Público y asesoría legal de YPFB Corporación de haber incurrido en la presunta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias.

En la audiencia cautelar, la parte acusadora mostró pruebas en las que Velásquez, en su condición de jefe de la Distrital Comercial Oriente, asumía atribuciones que no eran de su competencia y que apañaba actos irregulares de funcionarios subalternos que tienen relación laboral con las distritales de Camiri y Puerto Suárez y estación de servicio Comarapa, que depende de su despacho.

En la denuncia cursada por el equipo jurídico de YPFB Corporación, Velásquez en Puerto Suárez incurrió en el delito de uso indebido de bienes del Estado. Según la acusación, convocó a reuniones a ejecutivos de Silver Clean, firma encargada del servicio de limpieza en el predio de YPFB, para conciliar controversias administrativas. Además, permitió alojarse a H.O. en los predios de la distrital de YPFB, pese a estar prohibido.

La querella da cuenta de que en Comarapa, en la estación de servicio del mismo nombre -depende de YPFB-, se reportó la merma de combustible en los despachos y que Velásquez omitió los peritajes para descubrir el motivo. Tampoco notificó la irregularidad a YPFB para establecer responsabilidades.

Mientras, en Camiri, según la Fiscalía, apañó a M.Y., denunciado por actos ilícitos por el sindicato de trabajadores de la distrital de esa población. Consta que en vez de ponerlo a disposición de las autoridades competentes, lo destinó a la unidad de San José de Chiquitos, violando el reglamento interno de YPFB. Además, le otorgó un beneficio de 15 días de licencia.

Justamente por estos presuntos actos ilícitos el juez Vargas ordenó su detención en la cárcel de Palmasola.

Argumentó que estando en libertad puede influir negativamente en el proceso de averiguación de la verdad.

En su descargo, Velásquez se declaró un chivo expiatorio en este caso, que se investiga justificando que hay subalternos que están pugnando el sillón que ocupaba.

No obstante, dijo que no tiene ningún grado de responsabilidad en los ilícitos que se le atribuyen y que se someterá a la investigación. “YPFB me invitó para limpiar la corrupción, en ese proceso estaba”, indicó.

Su abogado, Marcelo Lema, apeló el veredicto judicial. 

Entretanto, el fiscal adscrito a la unidad anticorrupción Javier Cordero dijo que citará a otros involucrados en las ilegalidades que se investigan. 

Se buscó la versión de YPFB Corporación en este caso, pero en comunicación indicaron que los ejecutivos estaban en reunión y luego apagaron sus teléfonos celulares. En la Distrital Comercial Oriente indicaron que no hay nada oficial respecto a la designación del sustituto de Velásquez.

Casos de corrupción en la estatal

– Escándalo. En febrero de 2009, el presidente Evo Morales destituye al máximo ejecutivo de la estatal YPFB y dirigente oficialista Santos Ramírez, involucrado en la presunta recepción de una coima de una firma privada boliviano-argentina. Fue involucrado en la admisión, por intermedio de familiares, de unos $us 450.000 de la empresa Catler-Uniservice, que se adjudicó la construcción de una planta separadora de gas natural por un valor de $us 86 millones.

– Proceso. En marzo de 2010, Yacimientos presentó una querella contra Marcelo Limón, apoderado de surtidores en tres provincias del norte cruceño, y suspendió a cuatro funcionarios involucrados entre, ellos el exjefe Distrital Comercial Oriente Marco A. Teodovich. El primero aparece como el principal implicado en el caso de estafa a la estatal YPFB, por Bs 2,3 millones, con el giro de cheques al descubierto por combustible que YPFB vendió para su distribución en Santa Cruz. 

– Autoridad. En abril de 2010 aprehenden a Marco A. Teodovich. Luego fue liberado con medidas sustitutivas. Poco después, por este mismo caso, Yacimientos suspendió a otros 10 funcionarios del Distrito Comercial Oriente para determinar responsabilidad en la supuesta estafa a YPFB.

– Último. El 27 de este mes, la justicia envía a la cárcel al jefe del Distrito Comercial Oriente, Romúlo Velásquez, por presuntos actos irregulares.

Es el efecto politización

Napoleón Pacheco / Analista Económico

En un país como el nuestro, donde se ha destrozado la institucionalidad y estos cargos jerárquicos responden estrictamente a decisiones políticas porque en ningún momento se ha sabido de convocatorias públicas, las irregularidades son consecuencia de estos nombramientos. 

En la medida que la gente que llega por esta vía a ocupar cargos importantes y tener respaldo gubernamental parece ser que tienen la autorización para cometer actos ilícitos y esto habla mal de las empresas estatales, particularmente de YPFB. 

Se debe acabar con los interinatos y llamar a convocatorias públicas para llenar los espacios con profesionales idóneos,  con  méritos y larga trayectoria profesional.

Ignoran los reglamentos

Fernando Pacheco / Ex gte. división SCZ YPFB 

Lo que se puede advertir es que algunas autoridades que ocupan cargos jerárquicos en la estatal petrolera, por desconocimiento e ignorancia de las leyes vigentes y reglamento interno, incurren en actos irregulares. Hacerse cargo de una empresa de buenas a primeras sin tener experiencia lleva precisamente a anormalidades. 

Otro aspecto negativo es que en este momento un gran porcentaje del personal que dispone la estatal no es técnico ni calificado. Muchos de los actuales ejecutivos de YPFB saltaron al cargo por presión política y no tienen un recorrido profesional. En puestos importantes se debe apelar a profesionales con años de experiencia, si no se corre el riesgo de caer en la informalidad”.