La marcha indígena es parte de nuestra historia gloriosa

Jimmy Ortiz Saucedo

jimmy-ortiz1 "Sólo nos iremos de la paz con una ley que proteja el TIPNIS”. (El Mundo)

La historia boliviana está llena de acciones épicas, somos un pueblo indómito y luchador: Encendimos la mecha de la independencia americana en Sucre. Las mujeres de la Corronilla, en Cochabamba, lucharon contra las fuerzas invasoras. Los chiriguanaes fueron la única nación americana que no pudo ser conquistada por los españoles. Tuvimos en El Pari la batalla más sangrienta de la independencia americana.



Históricamente hemos luchado contra las tiranías de izquierda, de derecha y contra los populistas, contra el Plan Cóndor y contra el Plan Evo. La marcha indígena es parte de nuestra historia gloriosa. Y seguirá siendo así, nada ni nadie podrá jamás contra nuestras ansias de libertad. Dios nos hizo libre y libres moriremos.

La marcha de nuestros hermanos indígenas de tierras bajas, con el apoyo fraterno de CONAMAQ, tiene un sabor agridulce.

Es dulce porque nuestros ancestros indígenas nos mostraron la valentía que siempre los caracterizó, sin olvidar su amable Ñandereko del que tanto nos enorgullecemos. Ellos son los hombres del Kandire que admiraron los hombres precolombinos de nuestra América morena y que tanta falta le hace el hombre del siglo XXI.

Es dulce porque nuestros ancestros indígena nos dieron una lección de respeto al medio ambiente, que hoy tanto necesita esta humanidad desquiciada. Ellos, que son hijos de los milenarios bosques, saben lo que esto significa. Valoran el aire puro, el cielo limpio, las aguas cristalinas, el silencio diáfano de la noche, el rugir del jaguar y el canto de los pájaros al amanecer.

Es amarga por la forma déspota e irrespetuosa que tuvo el gobierno del Presidente Evo Morales en tratar sus reivindicaciones. Les aseguro que Goni Sánchez de Lozada no lo hubiera hecho mejor.

Pero el epítome de todo el despotismo de Su Excelencia se dio en la brutal represión de Yucumo. No se respetaron ancianos, niños ni mujeres embarazadas. Es aquí donde se vio toda la capacidad de odio que tiene los plurinacionales, como ayer se vio en la toma de la prefectura de Cochabamba, el golpe de estado a la gobernación de Pando, en los asesinatos de La Calancha y en el Cerco a Santa Cruz del 2008. La violencia como método de lucha democrática de los SS (sectores sociales) de Evo Morales.

Presidente Morales, nunca más llame hermano a nuestros indígenas de tierras bajas, déjese de hipocresías plurinacionales. Uno respeta a sus hermanos, no los apalea y difama vilmente.