La marcha inicia su ascenso hacia la Cumbre; Mujeres de policías curan los pies de los indígenas

Un gran gesto en la marcha. Esposas de los policías que participaron en la represión del 25 de septiembre llegaron ayer hasta el campamento de los indígenas para aliviar con pomadas a algunos marchistas afectados por la caminata que sigue a La Paz. Guadalupe Cárdenas y Francisca Tintaya son dos de las mujeres que ofrecieron su solidaridad y pidieron perdón por el operativo. Evo dijo ayer que la consulta no será  vinculante.

La marcha inicia hoy su ascenso hacia la Cumbre

Los indígenas piden ropa de abrigo. La columna empezará la caminata a las 06.00 e intentará llegar hasta la localidad de Sacramento.

image MARCHA. Mujeres indígenas de tierras bajas, ayer en Yolosa.



Por Pavel Alarcón – La Prensa – 14/10/2011

Los indígenas de tierras bajas que marchan en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) comenzarán hoy su ascenso a la Cumbre desde la localidad de Yolosa, ubicada a unos 69 kilómetros de la sede del Gobierno.

Los originarios iniciaron su movilización el 15 de agosto en Trinidad, como una forma de protesta contra las obras del segundo tramo de la carretera Beni-Cochabamba que pretende atravesar el centro del TIPNIS. El 25 de septiembre fueron reprimidos por la Policía y reanudaron la caminata el 1 de octubre.

Solidaridad. Wilma Mendoza, dirigente de la Central de Pueblos Indígenas del Beni (CPIB), pidió a las organizaciones que apoyan la movilización brindar ropa de abrigo y oxígeno para  evitar  el “mal de altura”.

Agregó que una gran parte de los marchistas no están acostumbrados al frío ni a la altura a la que llegarán en los próximos días.

Espera. Esta tarde, la asamblea de la marcha definirá cómo será la última etapa de la caminata y cuándo se ingresará en la ciudad de La Paz.

Adolfo Chávez indicó que por el clima y el recorrido, el ritmo de la marcha variará y se tornará más lento.

El dirigente no quiso adelantar la fecha probable de llegada y dijo que el lunes, después de las elecciones judiciales, se conocerá el momento exacto y cómo se dividirán las restantes etapas de la caminata para no fatigar en demasía a los aproximadamente 2.500 marchistas.

59 días marchan los indígenas de tierras bajas en defensa del área protegida del TIPNIS.

La ley no es la acordada y sólo determina una pausa, no anula el camino, como pedimos en nuestro proyecto, afirmó el diputado indígena Bienvenido Sacu, después de que la Cámara de Senadores sancionara el proyecto para llevar adelante una consulta no vinculante sobre el segundo tramo de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, que pretende atravesar el TIPNIS.

Mujeres de policías curan los pies de los indígenas marchistas

Tipnis. Un grupo de damas llegó ayer al campamento. Inicialmente fueron rechazadas, pero después se ganaron la confianza. La movilización a La Paz se reiniciará hoy.

image Un gran gesto en la marcha. Tres esposas de los policías que participaron en la represión del 25 de septiembre llegaron ayer hasta el campamento de los indígenas para aliviar con pomadas a algunos marchistas afectados por la caminata que sigue a La Paz. Guadalupe Cárdenas y Francisca Tintaya son dos de las mujeres que ofrecieron su solidaridad y pidieron perdón por el operativo. Evo dijo ayer que la consulta no será  vinculante.

Roberto Navia. Coroico, El Deber

Fernando Vargas cojea. El presidente del Tipnis cojea no solo porque tiene los pies ampollados, sino también porque cinco policías le patearon el pecho y le dejaron tres costillas dañadas el 25 de septiembre. Guadalupe Cárdenas, esposa de un efectivo, ayer llegó hasta el campamento de Yolosa, desató los zapatos a Vargas, le sacó las medias, curó las heridas y pidió perdón a nombre de los uniformados del país.

Ella es la esposa de un policía de tropa y ayer bajó con otras dos mujeres desde la sede de Gobierno, avergonzada, con una bolsa de pomadas, y se puso a curar las heridas de los pies de los marchistas. “A nombre de la tropa les pido mil perdones y quiero que me den sus pies para curarlos”, les dijo esta mujer morena, que también les hizo saber su rechazo al asalto de la Policía cuando en el campamento de Chaparina, aquel 25 de septiembre, los uniformados intentaron desarmar la marcha que busca que una carretera no atraviese por las entrañas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Cárdenas no solo pidió a los casi 2.000 indígenas permiso para friccionarles los pies. “Si ustedes nos lo permiten, cientos de mujeres se sumarán a esta medida”, afirmó, y los originarios aceptaron solo una cosa. Que les curen los pies, pero que no marchen con ellos. “Cómo no impidieron que sus maridos nos ataquen. Era que reaccionen antes y no ahora”, dijeron algunos marchistas que escucharon el perdón de las mujeres. Cárdenas, por su parte, señaló a los originarios que tienen toda la razón en rechazarlas, que entienden muy bien lo que sienten.

Después de Fernando Vargas, otros les dieron sus pies a las mujeres de los policías. Algunos tenían vergüenza y hasta bromeaban con los malos olores. Pero ellas les hacían entrar en confianza, les decían que son sus amigas y que se entreguen pies y todo. Y claro, que disculpen por lo ocurrido en Chaparina y que les da vergüenza cada vez que la televisión muestra las imágenes violentas del abuso policial. Francisca Tintaya, otra esposa de un policía de tropa, les aseguró que en caso de que el Gobierno ordene otra represión, sus seres queridos se amotinarán.

Durante las curaciones, los marchistas se acostaban sobre colchas y bajo toldos que los cubrían de un sol picante. Ellos cerraban los ojos y hubo alguno que hasta llegó a dormirse. Juan Soto estuvo despierto durante los 15 minutos de la sesión y aseguró que nunca antes le habían dado un masaje en esa parte del cuerpo. “Qué ironía. Sus esposos nos agarraron a palos y sus mujeres vienen a curarnos los pies”, manifestó después a otro compañero suyo.

En esa carpa de curaciones se produjo una especie de momento ritual. Incluso alguien dijo que fue como la escena en que Cristo lava los pies de los apóstoles. El ambiente se prestaba para esa comparación. Ellas primero estaban calladas, desataban con delicadeza los zapatos viejos y sucios, después les arrancaban las medias negras por el barro y el polvo, y después les sobaban dedo por dedo, luego el talón, el empeine y finalmente les colocaban una crema contra el dolor en esa carne viva.

Las curaciones de ayer serán útiles porque hoy volverán a marchar a partir de las 8:00 rumbo a Sacramento, que está a 22 km de Yolosa, donde descansaron durante dos días. Les espera un camino estrecho que a cada paso asciende. Cuando el jueves aún no muere, a las 19:00, el marchista Ernesto Tamo recuerda con agrado la experiencia de haber entregado sus pies a las mujeres de los policías de tropa.

Evo niega consulta vinculante

El presidente Evo Morales descartó ayer el carácter vinculante de la consulta a las comunidades indígenas que habitan el Parque Nacional Isiboro Sécure para definir la construcción o no de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos por el Tipnis.

La posición presidencial y la aprobación de la Ley Corta en el Senado molestaron a los indígenas, que anuncian que recurrirán al Tribunal Constitucional y a cortes internacionales para denunciar al Estado boliviano.

Un artículo de la Constitución Política del Estado y tres artículos de la Ley de Régimen Electoral normarán la consulta previa establecida en la denominada Ley Corta, que fue sancionada ayer por el oficialismo.

Aunque los opositores hablan de la necesidad de un reglamento especial de esta ley para definir detalles de la consulta a los pueblos indígenas, los oficialistas aseguran que los tres artículos de la Ley de Régimen Electoral y el artículo 30 de la Carta Magna definen todo el procedimiento.

El politólogo Carlos Cordero afirmó que el Gobierno enfrentará muchos problemas de ingobernabilidad en el futuro porque existen riesgos en la aplicación de esta nueva norma, debido a que los propios pueblos indígenas exigirán el respeto de sus derechos en función de su autonomía y autogestión territorial. El analista recordó que la Constitución obliga a hacer una consulta de buena fe. /M.Ch.-Agencias

   Para saber   

– Acusación. El presidente Evo Morales dijo ayer que existen excomandantes de la Policía que son miembros de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA). El mandatario atribuyó la agresión a los indígenas a un pequeño grupo policial.

– Petición. El secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, Miguel Pérez, pidió ayer al presidente Evo Morales que se traslade al lugar donde se encuentra la marcha indígena para atender sus demandas y que solucione el conflicto que cumplió 59 días de movilizaciones, para exigir la paralización de la construcción de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos que atraviesa el Tipnis.

– Utilización. El expresidente de la Subcentral Tipnis, Adolfo Moye, denunció ayer que el Gobierno usa indígenas que dejaron de vivir en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) para la campaña mediática que busca ‘imponer’ la construcción de la carretera a través de la reserva forestal. 

– Denuncia. El presidente de la Confederación Indígena del Oriente Boliviano (Cidob), Adolfo Chávez, lamentó que organismos de Inteligencia del Gobierno continúen ‘hostigando’ a los marchistas. “Le solicito al Gobierno que deje de movilizar a sus policías en vagonetas sin placa. No provoque señor presidente y dígale a su Inteligencia que sea más inteligente”, dijo el dirigente. /ANF.