La revolución del patujú

PATUJÚ La expresión fue acuñada por el ex presidente cívico Carlos Dabdoub, referida al movimiento autonómico desarrollado en Santa Cruz en años recientes.

Pero podría aplicarse con singular precisión para denominar al fenómeno político generado por la movilización de los indígenas del Oriente boliviano.

La “revolución del patujú” está en marcha e implica una doble lección: 1) para las mentalidades centralistas que sólo conciben la visión de Estado generada desde la sede de gobierno y 2) para quienes desconfiaban del indígena y restringían las posibilidades de liderazgo político del Oriente a los estratos económicos superiores de la región.



Como ha señalado algún analista, estamos ante una verdadera “Marcha hacia el Occidente”, nacida desde la periferia del sistema y que -por lo mismo- rompe los esquemas ideológicos tradicionales.

Ya no se trata de la “colonización” de los “espacios despoblados” (así se concebía al Oriente) impulsada desde el poder central la que dictará la agenda nacional, aunque este sea aún el programa del régimen cocalero-militar (ver las declaraciones del viceministro de defensa, general Prudencio).

Desde esa doble periferia, regional y social, que componen los indígenas del Oriente, se construyó años atrás la agenda de la Asamblea Constituyente, deformada e instrumentalizada por el evismo como herramienta para la concentración del poder.

Tal vez ahora le toque a estas fuerzas el impulso hacia una nueva democracia boliviana, más allá de las sombras pasajeras del despotismo…

[email protected]