Presidente Morales busca mejorar relación con indígenas en diálogo económico

Diciembre. El Gobierno convocó a sus bases a diseñar una agenda económica. El gobierno de Evo Morales ve en la construcción de la agenda económica el escenario para superar diferencias y reconducir la relación con sectores sociales como los indígenas, que se distanciaron del oficialismo por el conflicto por el TIPNIS.

image Arribo. Una vista de la marcha indígena cuando ingresaba a la ciudad de La Paz. Por donde pasó, recibió muestras de solidaridad y apoyo.

El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro, sostuvo que es necesario mejorar la relación con los movimientos sociales, que representan la base social del proceso conducido por Morales.



La Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB), la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), y el Consejo de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), indígenas del oriente y occidente, participaron de una marcha que hizo retroceder al Presidente en el objetivo de construir una vía por el TIPNIS.

El senador del Movimiento Al Socialismo (MAS), Eugenio Rojas, afirmó que el oficialismo atraviesa una crisis, que debe permitir una reflexión y fortalecimiento de las relaciones con los sectores sociales.

Sectores como la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), los interculturales o colonizadores y las mujeres campesinas Bartolina Sisa respaldan al oficialismo. Estos sectores como los indígenas formaron el Pacto de Unidad, que hoy está dividido.

“Hay que mejorar nuestra relación con los movimientos sociales”, insistió Navarro, para quien la iniciativa presidencial de perfilar una agenda económica, tras cumplirse con la agenda de octubre del 2003, será el escenario para reencauzar y mejorar la relación con sus aliados.

Morales convocó el 12 de octubre a sus bases a participar en diciembre de un proceso de construcción de una agenda económica. El dirigente de la CIDOB, Adolfo Chávez, afirmó que el escenario propuesto para resolver diferencias no es el adecuado.

Además del conflicto por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), los indígenas arrastran otros temas que los enfrentaron con el oficialismo, entre ellos la pugna por mayores espacios de representación política indígena en el Legislativo.

El Viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales  consideró que otro factor que contribuirá a mejorar la relación con sus aliados es la elección de dirigentes comprometidos con el denominado proceso de cambio.

“En esta última movilización vimos dirigentes aún comprometidos con el viejo Estado. Este tipo de dirigentes no están comprometidos con el proceso”, sostuvo la autoridad.

Chávez, Rafael Quispe, Fernando Vargas, entre otros dirigentes de tierras bajas y altas, lideraron la marcha en defensa del TIPNIS. La compleja relación con Morales fue puesta en evidencia en el acto de promulgación de la ley corta de protección del parque, donde hubo acusaciones y reclamos. Los indígenas reclamaron la demora en la atención de sus demandas y la represión policial del 25 de septiembre en Yucumo, Beni.

El dirigente de la CIDOB informó de que participarán del diálogo orientado a pactar una agenda económica en la que se incorpore planes para el desarrollo de las empresas comunitarias.

Morales señaló el 12 de octubre —día de concentración de los sectores aliados del MAS en apoyo al Gobierno— que la agenda de octubre del 2003 fue cumplida con la nacionalización de los hidrocarburos.  Navarro afirmó que la agenda de diciembre será el “punto de partida” para reencauzar la relación sectores-Ejecutivo.

Marcha en defensa del TIPNIS

Indígenas de oriente y occidente participaron de una marcha en rechazo a la decisión del Gobierno de construir la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el TIPNIS. El presidente Evo Morales retrocedió y vetó mediante ley la construcción de la carretera por el parque, que además fue declarado intangible. La movilización se extendió por 65 días.

Priorizarán atención de demandas

El Gobierno consolidará una especie de mecanismo de alerta temprana para neutralizar conflictos y evitar con ellos que actores externos se apropien de las movilizaciones, informó el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro. “Con diálogo y con resultados en las primeras reuniones lograremos resolver las futuras demandas”, explicó.

La marcha indígena en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) fue uno de los últimos conflictos que enfrentó el Gobierno, que se vio obligado a retroceder y atender la exigencia de vetar la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el TIPNIS.

“Ahora todas las demandas tendrán explosiones y para evitar los conflictos sostendremos reuniones con los movimientos sociales para atender todas sus demandas”, anunció. El dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Pedro Montes, consideró que Navarro debía renunciar por la falta de gestión.

La Razón – Iván Paredes – La Paz