Presidente Morales, sea un verdadero estadista

Jimmy Ortiz Saucedo

jimmy-ortiz1 “Agenda incumplida.- Analistas y opositores coinciden en señalar que la Constitución, fruto de la Asamblea Constituyente, es irrespetada por el propio gobierno y que su discurso de inclusión e indigenismo está debilitado. Tras la demanda del presidente Evo Morales para elaborar una nueva ´agenda` política hasta diciembre, al considerar cumplida la ´agenda de octubre` de 2003, opositores y analistas señalaron que el Gobierno no alcanzó sus propias metas, mientras el oficialismo habló de que todo es ´un proceso`. ´Ahora me doy cuenta, hermanas y hermanos, no estoy solo. Quiero convocar que juntos debemos hacer (una) nueva agenda; seguro que muchos comparten`, manifestó Morales, el pasado miércoles, en una concentración multitudinaria en el departamento de La Paz”. (El Día)

Bolivia necesita un presidente no un emperador. Ya estamos cansados de ser del Tercer Mundo. Ya estamos cansados de ser la cenicienta sin la zapatilla de cristal. Ya estamos cansados de ser visto con lastima por la comunidad internacional. Ya estamos cansados de ser tildados de narco-estado. Presidente Morales, sea un verdadero estadista.



A casi seis años de su gobierno, me queda claro que Morales no tiene talla de estadista. El pueblo boliviano voto esperanzado en él, con una abrumadora mayoría. Se veía con agrado que un indígena llegara al poder. Se veía con agrado que un hombre pobre llegara al poder. Se veía con agrado que un hombre de las clases históricamente olvidadas llegara a la más alta magistratura.

Se pensaba que estas condiciones harían de él un hombre sensible, justo, que buscaría para todos una Bolivia mejor. Así también lo pensó la comunidad internacional y las ONGs que le dieron un fuerte viento de cola.

Se le dio amplias libertades para ello, interna y externas. Incluso demasiada tolerancia en algunas cosas. Los altísimos precios de las materias primas que exporta Bolivia y el piloto automático que le dejaron sus odiados neoliberales, en materia económica, le dejo un país en inmejorables condiciones.

El gobierno de Morales recaudo en sus primero 5 años, los mismos recursos económicos que los gobiernos anteriores recaudaron en 20 años.

La mesa estaba servida para ser el mejor gobierno de la historia. Lo económico, lo político y lo social se conjuncionaban plenamente. Ningún Presidente en la historia de este país gozó una mejor coyuntura.

Hoy la decepción es mayúscula entre propios y extraños.

Morales se subordinó luego al chavismo internacional, del coronel golpista Hugo Chávez. Bolivia dejo el protectorado de los norteamericanos para pasar al protectorado de los venezolanos. ¡Flor de descolonización la de los plurinacionales! Salimos de Guatemala para entra en Guatepeor, con el perdón de mi muy querida Guatemala.

Evo divide a Bolivia. Esta es una de sus principales características. Desde el mismo día que llego al poder comenzaron sus discursos de odio, de resentimiento y de revanchismo. Tomo a Santa Cruz y a la Media Luna como sus enemigos imaginarios. Solo porque pensamos diferente. Solo porque somos una verdadera nación con pensamiento propio. Solo por que amamos la democracia y la libertad, como amamos nuestra propia vida. Solo porque somos de lejos los más exitoso de Bolivia, a pesar del abandono y la hostilidad histórica del centralismo antipatía.

Evo Morales no tiene una política económica que genere empleo digno y producción para salir de la marginalidad y de la pobreza. Desde que él llegó al poder, los bolivianos aceleraron su diáspora a todo el mundo. Nuestros compatriotas se vieron como verdaderos exiliados económicos, obligados a migrar al primer mundo. A buscar, en otros horizontes, la vida que en su propio país se les negaba. La gran mayoría de ellos a realizar los trabajos sucios del primer mundo.

Presidente Morales, conviértase en el espejismo que usted mostró en su campaña electoral y que embelesó a Bolivia y al mundo.

Presidente Morales, aléjese del chavismo trasnacional. Permita que los bolivianos tengamos un modelo económico acorde a nuestra realidad y nuestro a nuestras necesidades. No sea dogmatico, esa es la peor condición para tener una política exitosa.

Presidente Morales, no divida a los bolivianos. Si quiere hacer un verdadero país Plurinacional todos somos importantes en su construcción. Respete a los indígenas de tierras bajas, respete su forma de vida, respete su TIPNIS, no le meta palo con sus policías.

Presidente Morales, nunca es tarde para recomenzar y enmendar errores. Adopte la agenda de Bolivia, no solo la agenda de octubre. Este país es de todos, por lo menos eso es lo que se sostiene.