Un ejecutivo de YPFB, imputado de corrupto

Rómulo Arturo Velásquez, jefe del Distrito Comercial Oriente, será sometido hoy a una audiencia de medidas cautelares. Está aprehendido en celdas policiales de Santa Cruz.

Cae ejecutivo de YPFB por presuntos ilícitos

Proceso. El jefe del Distrito Comercial Oriente, Rómulo Velásquez, es aprehendido por la Fiscalía por los delitos de uso indebido de influencia e incumplimiento de deberes.

imageCaso. El Ministerio Público investiga denuncias de irregularidades que se habrían cometido desde estas oficinas estatales



Fernando Rojas Moreno, El Deber

De nuevo el fantasma de la corrupción ronda las oficinas del Distrito Comercial Oriente de la estatal petrolera YPFB. En las últimas horas la Fiscalía aprehendió con fines investigativos al responsable, Rómulo Velásquez, denunciado por asesoría legal de YPFB Corporación de haber incurrido en presuntos ilícitos.

Según el representante del Ministerio Público asignado al caso, adscrito a la unidad anticorrupción, Javier Cornejo, el ejecutivo es denunciado por incurrir en presuntos actos irregulares en el desempeño de sus funciones. Es acusado de haber participado en la presunta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias y otros que guardan relación directa tales como encubrimiento, omisión a denunciar y uso indebido de bienes del Estado.

A decir del fiscal, Velásquez en su condición de encargado de la Distrital Comercial Oriente de YPFB asumía atribuciones que no eran inherentes a su competencia amparándose en un reglamento interno de YPFB que data de 20 años.

En ese contexto, según Cornejo, el acusado habría apañado, omitido y no diligenciado oportunamente hechos relacionados con supuestos actos irregulares cometidos en puestos que tiene Yacimientos en las localidades de Puerto Suárez, Comarapa y Camiri.

Además, sancionaba unilateralmente a trabajadores violentando normativas estrictas al reglamento de YPFB.

Consta en la denuncia cursada por el equipo jurídico de YPFB Corporación, Velásquez   que en Puerto Suárez habría incurrido en el delito de uso indebido de bienes del Estado.

La acusación detalla que convocaba a reuniones a ejecutivos y personal de la firma encargada de brindar el servicio de limpieza en el predio de YPFB para conciliar asuntos administrativos. Además, permitía el asilo de terceras personas en las oficinas de YPFB, pese a estar prohibido.

La querella da cuenta de que en Comarapa se reportó una merma considerable de combustible en los despachos que se hacía a la estación de servicio de esa zona. Sin embargo, Velásquez evitó hacer los peritajes correspondientes para descubrir el motivo. Unilateralmente asumió algunas controles y restó importancia a la situación irregular.

Mientras que en Camiri, según la Fiscalía, apañó a un trabajador denunciado por ilícitos por el sindicato y en vez de ponerlo a disposición de recursos humanos resolvió destinarlo a otra población.

Precisamente, por estos supuestos ilícitos Velásquez guarda detención en celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) y en la presente jornada irá a audiencia cautelar para que un juez defina su situación jurídica.

Desde La Paz, el gerente nacional de Comercialización de la estatal YPFB, Guillermo Achá, indicó que el tema de Velásquez tiene que ver directamente con la dirección legal de YPFB Corporación. Cuando se le consultó si la gerencia a su mando fue la que sentó la denuncia contra Velásquez, Achá indicó que dará información siempre y cuando se trate de volúmenes y comercialización de combustibles.

Se buscó conocer la versión de Velásquez en torno a los supuestos actos irregulares que pesan en su contra en la Fiscalía, pero efectivos policiales dependientes de la Felcc negaron el ingreso. Se intentó un contacto telefónico pero tenía desactivado su equipo móvil.

En el ingreso de la Distrital Comercial Oriente YPFB un uniformado y un guardia privado de seguridad indicaron que aún no se definió al sucesor de Vélasquez.

El caso Limón destapó un escándalo en la estatal

– Proceso. En marzo de 2010, Yacimientos presentó una querella contra Marcelo Limón apoderado de surtidores en tres provincias del norte cruceño y suspendió a cuatro funcionarios involucrados entre ellos el jefe Distrital Comercial Oriente, Marco A. Teodovich. El primero, aparece como el principal implicado en el caso de estafa a la estatal YPFB, por Bs 2,3 millones de, con el giro de cheques al descubierto por combustible que YPFB vendió para su distribución en Santa Cruz. 

– Detalles. El fraude se produjo por la venta de diésel (580.000 litros) y gasolina especial (94.000 litros) a Marcelo Limón Camacho, supuesto propietario de las estaciones de servicio Ángel Sandóval (San Matías), Bella Vista (Piso Firme) y San Pedro del Norte.

– Autoridad. En abril 2010, el caso de supuesta estafa tiene a su primer aprehendido.  Marco A. Teodovich -suspendido temporalmente de su cargo por la investigación-, pasó la noche en la celda de la Felcc. Luego, fue liberado con medidas sustitutivas.

– Implicados. Poco después, por este mismo caso, Yacimientos anunció la decisión de suspender a otros 10 funcionarios del Distrito Comercial Oriente (Santa Cruz), que fueron investigados para determinar si tenían algún grado de responsabilidad en la supuesta estafa a la estatal.

– Caso. En junio de 2010, la estatal YPFB cierra la investigación interna del caso Limón.

“Todo hacía ver señales de mejoría”

Hugo de la Fuente / Analista energético

Este es otro escándalo mayúsculo que vuelve a tocar a YPFB. Es una pena porque la estatal de un tiempo a esta parte estaba mostrando señales de un mejor equilibrio en el tema operativo de distribución de líquidos (gasolina y diésel) y de Gas Licuado de Petróleo (GLP) para uso doméstico y de trabajo eficiente y racional.

Lo que vemos en la Distrital Comercial Oriente es que la entrega y venta de líquidos es compleja por los precios diferenciados que tenemos entre Bolivia y los países que están en la frontera. Lamentablemente, YPFB no cuenta con un sistema de reparto equilibrado. Hay estaciones de servicio que reciben una cantidad mayor y otras menor y comúnmente una mayoría de los casos no guarda relación porque no tienen la capacidad instalada para recibir despachos programados que incluyen grandes volúmenes. Este factor es foco de corrupción.

Hay estaciones que reciben más y otras que toman menos, lo más complejo de esto son las gasolineras que están en fronteras que lamentablemente a veces son chicas y las entregas de combustibles que reciben no condice con el tamaño del parque automotor. Esto también se presta a ilícitos.

Un ejecutivo de YPFB, imputado de corrupto

Rómulo Arturo Velásquez será sometido hoy a una audiencia de medidas cautelares. Está aprehendido en celdas policiales de Santa Cruz

La Prensa

El responsable de la Dirección Distrital Comercial Oriente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Rómulo Arturo Velásquez Romero, fue aprehendido por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), bajo la sospecha de haber cometido dos delitos.

La FELCC procedió a la aprehensión del ejecutivo ante una denuncia presentada por el Departamento Jurídico de YPFB-Corporación de La Paz, por la comisión de los delitos de uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes, según informe proporcionado por El Deber.

El matutino cruceño informó que, según el representante del Ministerio Público asignado al caso, adscrito a la Unidad Anticorrupción, Javier Cornejo, el ejecutivo es denunciado por incurrir en supuestos actos irregulares en el desempeño de sus funciones.

El ejecutivo es sospechoso de haber participado en la supuesta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias y otros que guardan relación directa, tales como encubrimiento, omisión de denuncia y uso indebido de bienes del Estado.

Cornejo dijo que Velásquez desarrollaba tareas con base en un reglamento interno derogado hace 20 años.

Según el fiscal, el imputado apañaba, omitía y no diligenciaba oportunamente hechos relacionados con supuestos actos irregulares que se cometieron en puestos de Yacimientos en las localidades de Puerto Suárez, Comarapa y Camiri. Además, sancionaba unilateralmente a trabajadores, violando normativas estrictas del reglamento de YPFB.

En Puerto Suárez, según el rotativo cruceño, cometió el delito de uso indebido de bienes del Estado.

La acusación detalla que convocaba a reuniones a ejecutivos y personal de la firma encargada de brindar el servicio de limpieza a la estatal para conciliar asuntos administrativos. Además, permitía el asilo de terceras personas en las oficinas de YPFB, pese a estar prohibido.

La demanda de Yacimientos señala que en Comarapa se reportó una merma considerable de combustible en los despachos que se hacía a la estación de servicio de esa zona; sin embargo, Velásquez evitó hacer los peritajes correspondientes para descubrir el motivo. Unilateralmente hizo algunos controles y restó importancia a la situación irregular.

En Camiri, según la Fiscalía, apañó a un trabajador denunciado por ilícitos por el sindicato y, en vez de ponerlo a disposición de recursos humanos, resolvió destinarlo a otra población.

El imputado será sometido hoy a una audiencia cautelar.

Fue imposible comunicarse ayer con el aprehendido, debido al resguardo policial.

5 delitos se atribuyen al responsable de Comercialización de YPFB en el oriente del país.

En julio de 2010, el Ministerio Público arrestó a Marcelo Limón, sindicado de ser el principal implicado en el caso de estafa a la petrolera estatal YPFB, por 2,3 millones de bolivianos, con el giro de cheques al descubierto por combustible que YPFB vendió para su distribución en Santa Cruz.

El fraude se produjo por la venta de diésel (580.000 litros) y gasolina especial (94.000 litros) a Marcelo Limón Camacho, supuesto propietario de las estaciones de servicio Ángel Sandóval (San Matías), Bella Vista (Piso Firme) y San Pedro del Norte.

Este caso dio lugar a la destitución de otros 14 funcionarios de la regional Oriente de la estatal hidrocarburífera, quienes siguen bajo investigación.

La frase

"En estos años hemos  dado pasos significativos en materia de transparencia y lucha contra la corrupción. Los diferentes procesos efectuados son evidencias indudables, innegables, de que todos los trabajadores, en todos los niveles, están comprometidos”.

Carlos Villegas / PRESIDENTE DE YPFB