Vincula EU a narco con plan terrorista

El gobierno estadounidense informó ayer que dos iraníes planeaban un ataque a las embajadas de Israel y de Arabia Saudita en Washington, así como el asesinato del representante saudí, con el apoyo de un presunto integrante de un cártel mexicano

image

WASHINGTON. El procurador de Justicia de EU, Eric Holder, habla en la conferencia de prensa sobre la conspiración terrorista. A su derecha, el director del FBI, Robert Mueller (Foto: HARAZ N. GHAMBARI/AP)



J. Jaime Hernández Corresponsal | El Universal.mx

WASHINGTON.- Estados Unidos frustró ayer, en colaboración con las autoridades de México, una conspiración para asesinar al embajador de Arabia Saudita, Adel Al-Jubeir, y realizar atentados contra la embajada saudita y la de Israel en esta capital, en un plan que habría sido alentado por agentes encubiertos al servicio de Irán, en colaboración con el informante de un cártel mexicano que algunas fuentes —citadas por la cadena NBC—, identifican como el de Los Zetas.

“Este caso demuestra que vivimos en un mundo donde las fronteras son cada vez más irrelevantes; en un mundo donde individuos de un país buscan conspirar con un cártel de la droga en otro país para asesinar a un embajador de Arabia Saudita en territorio estadounidense”, aseguró el director del FBI, John Mueller, al dar cuenta de un operativo, llamado “Coalición Roja” que se ha saldado con la detención de uno de los iraníes a quien fue negada la entrada a México el pasado 28 de septiembre y que fue devuelto a Estados Unidos, donde se produjo su detención.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, acusó al gobierno de Irán de violar las leyes del derecho internacional, tras conocerse los presuntos planes iraníes de atentar contra el embajador de Arabia Saudita en Washington, transmitió la Casa Blanca en un comunicado. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, llamó por su parte a la comunidad internacional a aislar aún más a Irán.

Irán refutó de inmediato las acusaciones de Estados Unidos. El vocero de la cancillería, Ramin Mehmanparast, dijo que las acusaciones eran un “guión prefabricado” y un “espectáculo ridículo”. “Estos comportamientos anticuados están basados en las viejas políticas hostiles sionistas y estadounidenses, y son un espectáculo ridículo para provocar divisiones” dijo Mehmanparast, citado por la agencia semioficial Fars.

El operativo iraní, bajo el nombre clave de “Chevrolet”, era un plan fraguado desde el pasado mes de mayo por un ciudadano estadounidense de origen iraní, Manssor Arbabsiar, y por Gholam Shakuri, un agente integrante de las Quds, la sección dentro de la Guardia Nacional Revolucionaria iraní encargada de las operaciones en el extranjero.

Ambos agentes encubiertos del régimen iraní habrían entrado en contacto con un presunto miembro de un cártel mexicano para contratarle como sicario y terrorista. El supuesto integrante del cártel —que la demanda interpuesta en una corte de Nueva York no identifica por nombre, pero que fuentes citadas por la cadena NBC identifican como el de Los Zetas—, era en realidad un informante que la agencia antinarcóticos DEA utilizó como señuelo.

Involucran a presunto zeta

De acuerdo con los papeles presentados en la corte, este informante ha formado parte de un cártel mexicano y ha colaborado con las autoridades de Estados Unidos en anteriores operativos, a cambio de que los cargos en su contra fueran desestimados.

Fuentes del Departamento de Justicia consultadas por EL UNIVERSAL se rehusaron a confirmar el nombre o la filiación del cártel al que habría pertenecido el informante, en lo que parece ser un intento por evitar la identificación plena de quien se ha convertido en un valioso colaborador y, además, les ha permitido frustrar un atentado terrorista de gran alcance contra uno de los principales aliados de Estados Unidos en Medio Oriente.

“Hemos tenido suerte de que el supuesto miembro del cártel mexicano fuera un informante de la DEA. Pero si los terroristas hubieran conseguido contratar al hombre correcto, es decir, a un miembro de los cárteles, Irán hubiera conseguido su objetivo de disfrazar su autoría detrás de la mano del crimen organizado internacional”, dijo el presidente del comité de inteligencia en la Cámara de Representantes, Mike Rogers.

En la demanda, presentada en un tribunal de Nueva York, se establece que el informante, que habría sido utilizado por la DEA y el FBI para descubrir a la red de agentes iraníes y desmantelar el operativo, permitió conocer el alcance de unos planes que contemplaban el asesinato del embajador de Arabia Saudita en uno de los restaurantes que suele frecuentar en esta ciudad.

“Arbabsiar arregló contratar al informante de la DEA y sus supuestos socios (el cártel mexicano) para asesinar al embajador. Con la aprobación de los coconspiradores en Irán, Arbabsiar preparó 100 mil dólares para ser transferidos a una cuenta bancaria en Estados Unidos como pago previo para el informante de la DEA por el asesinato del embajador, que se llevaría a cabo en Estados Unidos”, señaló el FBI. El precio solicitado por el supuesto miembro del cártel mexicano ascendía al millón y medio de dólares.

En los testimonios recopilados se establece que, cuando el supuesto miembro del cártel mexicano le pregunta a Arbabsiar si acaso no le importaba que personas ajenas al embajador fueran asesinadas a resultas de un atentado en el restaurante, el agente iraní le responde que lo único que interesa es que cumpla su objetivo.

Según las pesquisas, que se resumen de forma muy sucinta en la acusación, el sicario contratado por Irán haría uso de “un arma de destrucción masiva” para acabar con la vida del embajador saudí. Según los agentes a cargo de la investigación, en el atentado podrían haber muerto más de 100 civiles estadounidenses.

Intercambio de información

En una reacción a la noticia, el gobierno de México reiteró “su pleno compromiso con la cooperación internacional para prevenir y combatir el terrorismo” y condenó asimismo “cualquier intento de todo individuo, grupo o actor internacional que pretenda realizar acciones de esta naturaleza desde territorio nacional”. De igual forma, confirmó que “desde el primer momento, México y EU intercambiaron información y actuaron de manera coordinada”.

“El pasado 28 de septiembre, el Instituto Nacional de Migración (INM) identificó al Sr. Arbabsiar, a quien impidió su ingreso a territorio nacional en virtud de no cumplir con los requisitos de internación previstos en la Ley General de Migración vigente y su Reglamento”, aseguró el gobierno mexicano en un comunicado que fue distribuido ayer.

“Siguiendo la práctica interna y las reglas aplicables de la Organización de la Aviación Civil Internacional, así como las Convenciones y acuerdos internacionales vigentes, el extranjero fue regresado al punto de inicio de su viaje. Fue arrestado en una escala en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York”, concluyó el comunicado. (Con información de agencias)