YPFB amplía participación en campos de petroleras privadas; por decreto tendrá 100 áreas de exploración

El gobierno boliviano revela que los bloques tomados en cuenta en la norma no incluyen áreas en parques nacionales ni reservas forestales.

Con nuevo decreto, Yacimientos tendrá 100 áreas de exploración

Hasta ahora la estatal petrolera domina 56 posibles reservorios.

Anuncio. El Ministerio de Hidrocarburos y Energía revela que los bloques tomados en cuenta en la norma no incluyen áreas en parques nacionales ni reservas forestales.



Página Siete / La Paz – 26/10/2011

Al menos 44 áreas reservadas se sumarán a las 56 que actualmente están en manos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para que ésta impulse su exploración y explotación.

Así lo reveló la directora de Exploración y Explotación del Ministerio de Hidrocarburos, Isabel Chopitea, quien explicó: “Ahora hay 56 áreas que se han designado a YPFB; hay un decreto supremo (DS) que es tratado en el gabinete económico para aumentar a 100 áreas. Cada vez que se va investigando la geología del país (se determina) dónde hay potencialidades y esas áreas se las da a YPFB para que busque socios y empresas que puedan venir a invertir o impulsar con sus propios recursos”.

Agregó que “como sólo faltan dos años (de gestión al Gobierno), podríamos decir que en enero podrían salir, si no es antes”.

Sin embargo, manifestó que entre los nuevos bloques que serán cedidos a YPFB se descartarán aquellos que se ubiquen en parques nacionales

En la rendición pública de cuentas a septiembre del Ministerio de Hidrocarburos y Energía, la ejecutiva mencionó que se busca que YPFB tenga mayor participación y “compita con cualquier empresa internacional” para dinamizar al sector.

Con ese propósito se encaran contratos con empresas privadas para que Yacimientos se convierta en una corporación de la talla de Gazprom, en Rusia, o Petrobras, en Brasil.

“Ya tenemos suscritos tres convenios de estudio en esas 56 áreas cedidas con el anterior decreto, tanto con Petrobras (de Brasil) como con YPF de Argentina; estas empresas están ingresando a la parte de exploración, donde se empieza, pero las concesiones ya se hacen en la explotación”, añadió Chopitea.

Con el DS 676, promulgado el 20 de octubre de 2010, YPFB pasó de tener 33 áreas a 56.

Desde entonces posee los bloques Madre de Dios, Río Beni, Madidi, Cedro, Almendro, Azero, Carohuaicho, Iñau, Sauce Mayu, Itacaray, Huacareta, Tiacia, Aguaragüe Sur A, Aguaragüe Sur B, Aguaragüe Centro y Aguaragüe Norte, entre otros.

También está Lliquimuni, en el norte paceño, donde Petroandina SAM, compuesta por YPFB y PDVSA de Venezuela, realiza actividades de exploración y prevé la existencia de 1 TCF de gas natural.

Hasta junio, de las 56 áreas reservadas de Yacimientos, 20 ya estaban disponibles para actividades y ocupan una extensión de 3,3 millones de hectáreas, un 6% del área de interés hidrocarburífero, según el Plan de Exploración 2011-2020 de la petrolera.

No tradicionales

Áreas. Las no tradicionales tienen un plazo de 10 años para la exploración.

Extensión. Cinco áreas no tradicionales están listas para explorar; suman un total de 2,2 millones de hectáreas.

YPFB amplía participación en campos de petroleras privadas

Dinámica. El traspaso o cesión porcentual avivaría la exploración.

La Razón – Wálter Vásquez – La Paz

YPFB ampliará su participación en el sector hidrocarburífero con la adquisición de campos de petroleras privadas y la cesión de parte de otros contratos de operación a sus empresas subsidiarias Chaco y Andina. Para el próximo año, la estatal incrementará las áreas de prospección a 100.

image Exploración. Prueba de quema de gas en las instalaciones del pozo descubridor Aquio X-1001, operado por la francesa Total E&P Bolivie.

Así lo informó ayer la directora de Exploración y Explotación del Ministerio de Hidrocarburos y Energía (MHE), Isabel Chopitea, durante la Segunda Audiencia Pública de Rendición de Cuentas de las entidades que conforman esa cartera ministerial.

“Es una política (del Estado) que las subsidiarias de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos-YPFB (Chaco y Andina) empiecen a participar en todos los campos que están operados por las otras empresas (privadas)”, indicó.

Luego de haber recibido el bloque Ingre de manos de Petrobras, Chaco espera la autorización para la adquisición de los bloques Surubí, Surubí NO, Mamoré I y Cambeití, actualmente a cargo de Repsol. “Los campos (de Repsol) están en etapa de declinación, pero aún producen petróleo, por lo que es importante continuar con su producción”, explicó la funcionaria.

Participación. Según los datos del MHE, Chaco también obtuvo el 4% de los contratos de operación del megacampo gasífero Itaú, que actualmente es operado por Total (41%), Petrobras (30%) y BG Bolivia (25%).

Para obtener parte de los contratos “es necesario analizar si conviene o no la economía del campo (de gas), porque no es bueno poner a una empresa del Estado en un campo que ya entró a su fase de declinación”, dijo Chopitea.

La generación de estas actividades, sostuvo, es positiva para el sector, porque los recursos así obtenidos pueden reinvertirse en la exploración. Esta política “busca que las empresas subsidiarias de YPFB puedan competir con cualquier empresa (petrolera) internacional”, manifestó.

Actualmente, las áreas reservadas para la prospección hidrocarburífera en zonas tradicionales y no tradicionales del país llegan a 56 y fueron adjudicadas vía decreto para que la petrolera estatal incremente las reducidas reservas de gas del país. Cuatro de esas áreas (Almendro, Río Beni, Itacaray y Cupecito) ya fueron adjudicadas a Gas To Liquid International (GTLI).

“El decreto que trabaja el Ejecutivo para inicios del 2012 aumentará a 100 las áreas reservadas” para YPFB y éstas no estarían sobrepuestas a áreas protegidas, aseguró Chopitea.

Inversiones de YPFB y subsidiarias

YPFB invertirá este año $us 1.078,6 millones en el desarrollo de toda la cadena hidrocarburífera: el 23,22% de ese monto ($us 250,5 millones) será para explotación y el 22,28% para exploración ($us 240,4 millones), entre otros, informó la estatal.