ABC estima inviable proyecto por ruta alterna al Tipnis

20111103_41126 El veto a la construcción de la carretera Villa Tunari (Cochabamba)-San Ignacio de Moxos (Beni) por el TIPNIS “ha generado una situación inviable” del proyecto, que podría triplicar su costo actual de 415 millones de dólares, informó el presidente de la ABC, Luis Sánchez.

Evitó referirse de forma puntual a los tramos alternativos y a los eventuales costos que representará la decisión del gobierno de Evo Morales de promulgar una ley corta de protección del parque, que además fue declarado intangible. Una marcha indígena logró el veto a la vía por sus territorios.

“Realmente se ha generado una situación inviable para el objetivo (carretera interdepartamental), que no sólo tenía este Gobierno”, afirmó la autoridad, quien recordó que el proyecto tiene antecedentes desde 1826. “Tantos gobiernos han hecho leyes priorizando esta carretera”, sostuvo.



La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) presentó en agosto los posibles trazos alternos al Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), que bordean o pasan por el parque (ver infografía). La obra tiene una longitud de 306 kilómetros.

La empresa OAS es la encargada de la construcción en tres tramos. El I y III están en construcción, mientras que el II —que pasaba por el TIPNIS— fue paralizado a la espera de un trazo alternativo. Brasil concedió un crédito de 332 millones de dólares para la obra, que demandará una inversión total de 415 millones de dólares.

Sánchez advirtió que un trazo alternativo representará mayores costos. “No podemos gastar una millonada para una carretera en un departamento, porque el país necesita más carreteras. Ya era bastante cara (la vía  Cochabamba-Beni), y se ha cuestionado tanto el precio para que ahora lo tripliquemos”, cuestionó poco después de participar de la inspección de la obra de la doble vía La Paz-Oruro.

El vicepresidente Álvaro García informó el 28 de octubre que no es una opción que el tramo II de la carretera interdepartamental bordee el parque, aunque no habló de alternativas ni el costo que representarán. “Por la mano derecha (oriental) no puede ir (la carretera). Por la mano izquierda (occidente) no puede ir, y tampoco habrá carretera por el centro según la ley corta”, sostuvo ese día.

Bordear el parque implica chocar con problemas naturales que harían compleja y costosa la obra. “Este proyecto ya era complicado y ha habido tantos cuestionamientos (centro del TIPNIS), pero el otro tramo, por los bañados o por las serranías es una locura. No me atrevo, por responsabilidad, jamás aceptaré que le demos llave en mano a una empresa este proyecto, es una locura, es muy complicado, es muy incierto”, advirtió el presidente de la ABC.

Morales, quien participó de la inspección de obras de la vía La Paz-Oruro, recordó que está paralizada la construcción del tramo II de la vía Cochabamba-Beni como consecuencia de la ley corta. “Salvé mi responsabilidad garantizando financiamiento para esa carretera, pero por ahora estará congelado el proyecto”.

Sánchez espera que el Gobierno tome una decisión sobre el tramo II.
Dirigentes de los indígenas esperan un pronto acuerdo

El dirigente de la marcha indígena, Fernando Vargas, informó que esperan conciliar con el Gobierno entre el lunes y martes, en una reunión por tiempo y materia, acuerdos  sobre la propuesta de decreto reglamentario que presentaron sobre la ley de protección del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

La propuesta indígena plantea que la intangibilidad del parque sólo alcance al núcleo del área y que garantice el aprovechamiento de los recursos naturales. El presidente Evo Morales informó el martes que respetará la ley corta de protección del TIPNIS y dejó en el debate los alcances del carácter de intangibilidad.

Los indígenas entregaron su propuesta de decreto reglamentario el lunes a una comisión de Gobierno encabezada por el ministro de la Presidencia, Carlos Romero. “Esperemos alcanzar un acuerdo entre el lunes y martes. Nosotros nos ratificamos en los principios de la propuesta”.

Una vez la comisión apruebe la propuesta de reglamento pasará al presidente Evo Morales para su promulgación, explicó. A diferencia de los dirigentes de la marcha, los cocaleros y dirigentes del Consejo Indígena del Sur del TIPNIS exigen que la carretera Cochabamba-Beni pase por el parque.
Decisión de muchos

“Es una decisión que se tiene que tomar entre muchos, yo no puedo decirlo ahora, no se cuál será la solución, tenemos que verla entre todos”, respondió Sánchez cuando se le consultó si se hace o no el proyecto carretero.
Pidieron la carretera en mayo

El presidente de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Luis Sánchez, afirmó ayer que los dirigentes indígenas Adolfo Chávez y Adolfo Moye le pidieron en mayo la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

“Todos los que ahora se han opuesto (solicitaron la obra)”, aseguró la autoridad. Este medio llamó al teléfono celular de Adolfo Chávez para conocer su versión, pero el móvil estaba apagado.

El dirigente del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), Fernando Vargas, informó que no conoce si Chávez sostuvo una reunión con el vicepresidente de la ABC.

Los dirigentes de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB) y la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) liberalizaron la marcha indígena en defensa del parque. Marcharon desde Trinidad a La Paz y lograron la aprobación de una ley que vetó la construcción de una carretera por su territorio, que además fue declarado intangible.

Sánchez consideró que el cambio de actitud y de posición de algunos dirigentes obedece a intereses políticos.
“La gente, los dirigentes han estado pidiéndome en mayo que hiciéramos la carretera”, afirmó  poco después de participar de la inspección de las obras de la doble vía La Paz-Oruro. “Una intencionalidad política de enfrentamiento con el Gobierno, pero no es un tema de carretera”.

Fuente: La Razón