Acuerdo con EEUU prevé consenso en uso de ayuda; la DEA no vuelve a Bolivia

Acuerdo anula definición unilateral de apoyo de EEUU; DEA no volverá. MAS evita hablar de candidatos a embajada en EEUU. La oposición espera que sea un diplomático de carrera.

Acuerdo con EEUU prevé consenso en uso de ayuda

Consenso. Cooperación será de ‘Estado a Estado’ y buscan afianzar lazos comerciales.

La Razón – Iván Paredes – La Paz



El texto del acuerdo marco entre Bolivia y Estados Unidos anula la unilateralidad en la cooperación estadounidense, no implica el retorno de la agencia antidrogas DEA a Bolivia y abre facilidades comerciales, informó el Gobierno, para quien el pacto garantiza el respeto mutuo.

El presidente en ejercicio, Álvaro García, informó en una conferencia de prensa de que la cooperación entre ambos países será de Estado a Estado, con lo que el país del norte deja de definir unilateralmente la administración de su cooperación a Bolivia. Esta modalidad, afirmó, es inédita, por lo menos entre las naciones de la región.

En 2006, año en el que asumió la presidencia Evo Morales, la cooperación estadounidense alcanzó 136 millones de dólares; cifra que disminuiría a 35 millones en 2012. “Todo tipo de colaboración pasará a través del Estado. No hay sumisión ni gesto de genuflexión del Gobierno de Bolivia hacia el Gobierno norteamericano”, afirmó García, quien añadió que el acuerdo no implica el retorno de la DEA.

La agencia antidrogas fue expulsada en 2008 de Bolivia, acusada de injerencia política. Ayer, Morales negó  cualquier posibilidad de que la agencia vuelva a operar en Bolivia. “Fui víctima y vi cómo los uniformados estadounidenses ordenaban a los bolivianos”, sostuvo en una conferencia de prensa en el marco de la reunión extraordinaria de presidentes de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) en Bogotá, Colombia.

La Paz y Washington firmaron el lunes el acuerdo marco que sienta las bases de la nueva relación y da paso a la reposición de embajadores, expulsados en ambos países en 2008. El documento prevé una relación bilateral con respeto por la estados soberanos y su integridad territorial, y promover el desarrollo humano, económico, social y cultural de una manera ambientalmente sostenible.

Además acordaron apoyar acciones eficaces de cooperación contra la producción y el tráfico ilícito de estupefacientes, basadas en la responsabilidad compartida. Los diputados opositores Tomás Monasterios y Wilmer Cardozo coincidieron en que el acuerdo debiera dar paso al retorno de la agencia estadounidense DEA.

García rechazó la posición de los legisladores opositores y calificó a la agencia como un “mecanismo de chantaje político” en Bolivia.

El documento también prevé el fortalecimiento de las relaciones comerciales a través del Consejo de Comercio e Inversiones. El vicecanciller Juan Carlos Alurralde, quien firmó el acuerdo con la subsecretaria de Estado para la Democracia y Asuntos Globales de Estados Unidos, María Otero, explicó  ayer a la red Patria Nueva que habrá facilidades comerciales

García señaló que el comercio con el país del norte no sufrió alteraciones con la compleja relación bilateral a partir de 2008, mientras que Morales indicó que el acuerdo marca un punto de inflexión.

“Por primera vez desde la fundación de Bolivia, Estados Unidos respetará las normas bolivianas, por tanto la Constitución y toda la ley  del pueblo boliviano; por tanto se acabó la subordinación, el sometimiento”.

Aplauden el acuerdo

Empresarial

El presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Wilfredo Rojo, calificó como “buena señal” la firma del acuerdo marco entre Bolivia y Estados Unidos. “Tenemos mucha fe en este acuerdo”, aseguró.

Washington dice que se restaurará  la relación

Tras la rúbrica del acuerdo marco, el gobierno de Barack Obama espera recomponer de forma “total” la relación diplomática con Bolivia para trabajar en diferentes áreas de cooperación, incluida la de seguridad.

La posición la hizo conocer la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland, quien afirmó que el convenio bilateral “es un paso positivo en nuestra relación bilateral y esperamos que pueda llevar a la restauración total de nuestras relaciones diplomáticas, incluido el retorno de los embajadores”.

Bolivia y Estados Unidos firmaron el lunes un acuerdo marco en el que establecen los lineamientos del relacionamiento y abren el camino para la reposición de embajadores.  Según la agencia AFP, Nuland informó de que Estados Unidos quiere “implementar programas en las áreas prioritarias de la relación, incluida la seguridad”.

La Paz y Washington negociaron este acuerdo desde 2009, un año después de que el presidente Evo Morales expulsó al embajador estadounidense Philip Goldberg y a la agencia antidroga DEA. Morales afirmó ayer en Bogotá que con la firma del acuerdo con el país del norte “respetará por primera las normas boliviana. Habrá respeto mutuo”. 

Oficialismo evita hablar de candidatos

En el oficialismo evitan hablar sobre los posibles candidatos a embajadores bolivianos en Estados Unidos, aunque consideran que debe ser una persona capaz de hacer respetar el acuerdo marco. La oposición espera que sea un diplomático de carrera.

El presidente en ejercicio Álvaro García explicó que la designación del representante diplomático es una atribución del presidente Evo Morales, por lo que evitó hacer mayores comentarios. No obstante, señaló: “hay que ir pensando sobre el tema”.

Carmen Dueñas desempeña actualmente el cargo de Encargada de Negocios en la legación diplomática en Washington.

La diputada Marianela Paco (MAS) sugirió que el futuro embajador debe ser una persona que haga respetar la soberanía. “Debe ser alguien que tenga la capacidad de hacer respetar nuestros derechos y evite injerencias”.

Para su correligionario Franklin Garvizú la nueva autoridad tiene que “tener la capacidad de hacer respetar lo que establece el nuevo acuerdo marco, es decir, que no haya injerencia y que sobre todo se respete nuestra soberanía”.

El senador opositor Bernard Gutiérrez sostiene que el Presidente tiene que apostar por un diplomático de carrera. “El Gobierno ya no tiene que manejar un discurso antineoliberal, con ataques, por eso el nuevo embajador debe ser una persona capaz de evitar problemas”, sostuvo.

El Presidente debe designar a la nueva autoridad, que para asumir funciones requiere contar con el aval del Legislativo y, finalmente, del país de destino.

La Paz y Washington suscribieron el lunes un acuerdo marco que establece los lineamientos de la nueva relación que estuvo marcada por una compleja relación. Morales expulsó en 2008 al embajador estadounidense Philip Goldberg, a quien lo acusó de injerencia y conspiración. Similar decisión tomo el país del norte con Gustavo Guzmán.

Gobierno descarta retorno de la DEA a operaciones antidroga

Morales dijo que por “dignidad” este organismo no volverá al país.

Ayuda. Después de la normalización de las relaciones entre Bolivia y EEUU, asambleístas de la oposición consideran oportuno el regreso de la entidad internacional.

imagePersonal de la agencia antidroga de EEUU realiza patrullaje. Archivo Página siete

Página Siete/ La Paz – 09/11/2011

Después de la normalización de las relaciones diplomáticas entre Bolivia y EEUU, el Gobierno descartó ayer el retorno de la agencia estadounidense DEA para que realice operaciones antinarcóticos en el país.

“No volverá la DEA de Estados Unidos por una cuestión de dignidad y soberanía”, sentenció ayer el presidente, Evo Morales, en una conferencia de prensa en la Cumbre Extraordinaria de la Comunidad Andina de Naciones, que se realizó en Bogotá.

El Mandatario dijo que las relaciones con Estados Unidos se restablecieron después de tres años y reconoció el trabajo del canciller David Choquehuanca. Las gestiones terminaron el lunes con la suscripción del acuerdo marco entre ambos países.

El acuerdo establece la reposición de los embajadores en ambos países, el apoyo a acciones “eficaces” de cooperación contra la producción y el tráfico ilícito de estupefacientes, basadas en la responsabilidad compartida, entre otros aspectos.

No obstante, el Órgano Ejecutivo boliviano aclaró que esto no significa que el Departamento Antidroga de Estados Unidos (DEA, en inglés) volverá a operar en el país, porque aseguran que fue un instrumento de represión y conspiración política.

El organismo internacional fue expulsado por el Jefe de Estado el 1 de noviembre de 2008, bajo el argumento de que colaboró en el intento de “golpe cívico prefectural”.

La salida de la DEA representó un vacío significativo para la lucha antidroga; sin embargo, el Gobierno boliviano “nacionalizó” el combate a la droga y fue gestando alianzas con sus países vecinos, como Perú y Brasil.

Con este último, por ejemplo, existen planes conjuntos de lucha antidroga y de patrullaje de la frontera mediante navegación aérea y otros recursos.

Sobre este tema, el presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, afirmó que se profundizará la estrategia de lucha antidroga regional, como la Unasur.

El Jefe de Estado, por su parte, destacó que por primera vez desde la fundación de Bolivia, Estados Unidos “respetará” las normas y la Constitución. “Se terminó la subordinación, el sometimiento, es un nuevo acuerdo de respeto mutuo”, dijo.

García Linera también fue enfático al decir que el país no necesita de la DEA, como plantearon asambleístas opositores. “Reafirmamos, la DEA no va a regresar a Bolivia, no la necesitamos”.

Argumentó que no se requiere de un organismo de carácter “policiaco-político” que sirvió como una instancia de chantaje y porque ahora la Policía y los servicios de Inteligencia y las Fuerzas Armadas estarían promoviendo operativos grandes de lucha contra el narcotráfico.

Asambleístas de oposición consideran que una vez normalizadas las relaciones, es un momento oportuno para el regreso del organismo internacional y reforzar la lucha antidroga que, según dice, se le está escapando de las manos al Gobierno.

El diputado de Convergencia Nacional (CN) Tomás Monasterios afirmó que “sería importante que venga” porque -según dijo- el país se ha convertido en el “paraíso” del tráfico de drogas y el departamento de Santa Cruz en el “epicentro” de lo que denominó como “narcoturismo”.

El senador Bernard Gutiérrez dijo que ante la constatación del “fracaso de la lucha contra el narcotráfico”, se requiere de la cooperación internacional.

El diputado de AS Wilman Cardozo dijo que “en esta nueva conversación Bolivia debe ser sincera, retomar y pedirle a EEUU que la DEA vuelva”, mientras tanto el senador masista David Sánchez calificó el pedido de la oposición como una vieja tradición de “subordinación”.

Datos de la relación entre ambos países

Último El ex embajador de EEUU Philip Goldberg fue el último diplomático en Bolivia expulsado en 2008 por el presidente Evo Morales, quien lo acusó de conspiración.

Acusación El Gobierno boliviano acusó a Goldberg de conjurar un “golpe de Estado” junto a los ex prefectos y ex cívicos de la “media luna”.

Crisis La crisis política en Bolivia inició con fuerza a partir de 2007, cuando la oposición regional política comenzó a articularse bajo el argumento de autonomía, capitalidad, IDH y rechazo a la nueva CPE.

Acuerdo Las bases del nuevo acuerdo firmado el lunes apuntan al desarrollo de relaciones bilaterales con respeto, promover el desarrollo humano, económico, social y cultural; apoyar acciones eficaces de cooperación contra la producción y tráfico de estupefacientes con responsabilidad compartida.

García Linera ratifica que DEA no regresará a Bolivia porque ejerció "chantaje" político policial

image Presidente en Ejercicio, Alvaro García Linera, aseguró que, pese a los acuerdos marco con Estados Unidos, la DEA no vuelve a Bolivia (ABI)

    La Paz, ABI.- El presidente en ejercicio de Bolivia, Álvaro García Linera, ratificó el martes en La Paz que la agencia antidroga estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) no regresará a Bolivia porque ejecutó un mecanismo de "chantaje político policial" para inmiscuirse en asuntos internos de Estado.

    En conferencia de prensa dictada en Palacio de Gobierno, García Linera reafirmó que la DEA "nunca más" regresará a operar en ese país andino amazónico, después que el presidente boliviano Evo Morales determinó en 2008 expulsar a esa agencia antidroga y al entonces embajador estadounidense, Philip Goldberg, por supuesta intromisión en asuntos nacionales.

    "Volvemos a reafirmar que la DEA no regresará a Bolivia porque no necesitamos un organismo de carácter policiaco político extranjero en nuestro país", aseguró.

    A su juicio, la DEA ejerció un mecanismo de "chantaje político policial" para utilizar información del Estado boliviano en función de "cálculos políticos".

    El Mandatario sostuvo que desde la salida de la DEA. A fines de 2008, hasta la fecha, la Policía nacional, las Fuerzas Armadas y los servicios de inteligencia implementaron operativos sistemáticos "grandes" de lucha contra el narcotráfico.

    Entre 2009 y lo que va de 2011, las fuerzas antidroga de Bolivia se incautaron de casi 25.000 hectáreas de coca ilegal.

    García Linera severó que Bolivia avanza "con dificultades pero con mayor solidez" en la política antidroga nacional que dio como resultado un mayor número de operativos y de erradicación de coca excedentaria.

    Recordó que el Gobierno boliviano gestiona la colaboración países tales como: Brasil, Chile, Argentina y Perú para implantar nuevas políticas de lucha contra el narcotráfico, además de crear un mecanismo de inteligencia continental que permita un trabajo de coordinación e información eficiente a nivel regional.

    "No regresa nunca más la DEA. Iremos mejorando los mecanismos de información y de investigación a partir de recursos propios y de la colaboración de países latinoamericanos para luchar contra el narcotráfico, el lavado de dinero, el tráfico de precursores y de la violación de los espacios aéreos por parte de esa actividad delictiva", argumentó.

    El 1 de noviembre de 2008, Morales suspendió de forma indefinida las operaciones de DEA, por supuesto espionaje político y financiamiento al frustrado golpe de Estado cívico-prefectural que buscó derrocarlo, en septiembre de ese mismo año.