Bolivia cae 27 puestos en ranking de facilidad para hacer negocios

Informe. El Banco Mundial señala que el país presenta cifras negativas desde 2006.

Desde 2006, Bolivia cayó del puesto 126 al 153 en la clasificación internacional de países con mejor entorno para hacer negocios por la falta de un marco legal que posibilite el ágil establecimiento de nuevas iniciativas privadas, principalmente nacionales, en el país.

image



Los datos están insertos en el estudio Doing Bussiness 2012: “Haciendo negocios en un mundo más transparente”, publicado por el Banco Mundial (BM) y la Corporación Financiera Internacional (IFC). El estudio realiza una comparación entre las condiciones y regulaciones que favorecen o no el desarrollo de las empresas locales de 183 economías.

Mientras Bolivia está en el puesto 153 (en 2006 se encontraba en el puesto 126), Chile está en el puesto 39, Perú en el 41, Uruguay en el 90, Argentina en el 113, Brasil en el 126, Ecuador en el 130 y Venezuela en el 177. Según datos actualizados a junio de 2011 que se reflejan en la última clasificación, el promedio regional para América Latina y El Caribe es de 95.

Tomando en cuenta que el entorno regulatorio de una economía puede ser más desfavorecedor en algunas áreas que en otras, el estudio tomó en cuenta 10 indicadores que se calificaron de 1 a 183. Cuanto más elevada es la nota, más desfavorable es el contexto que enfrentan las empresas (especialmente las pequeñas y medias empresas nacionales).

En el caso de Bolivia, nueve de diez indicadores sobrepasan los 100 puntos (ver infografía) y documentan la complejidad de la regulación, el número de procedimientos para iniciar un negocio o para registrar o transferir la propiedad comercial, el comercio transfronterizo, el grado de protección legal de la propiedad, la carga impositiva sobre las empresas y aspectos de regulación de empleo.

INDICADORES. En el ranking de indicadores, Bolivia está en el puesto  169 en Facilidad para Iniciar un Negocio, porque la operación formal de una empresa comercial o industrial  requiere de 15 procedimientos burocráticos que toman 50 días; eso asumiendo que el solicitante y el capital de arranque de la empresa sean nacionales y que no se tropezará con ningún requerimiento ilegal.

La obtención de permisos de construcción —por ejemplo, de un simple almacén— requiere de 14 procedimientos (249 días); la obtención de electricidad demanda de ocho procedimientos (42 días); y el registro de propiedades precisa de  siete procedimientos (92 días). El tiempo desperdiciado en estos trámites no toma en cuenta los costos de los mismos.

En relación a las contribuciones al fisco, en promedio, las empresas hacen 42 pagos de impuestos al año; y gastan 1.080 horas en llenar formularios, preparar y pagar el total de los tributos, lo cual no les proporciona beneficios como compensaciones o deducciones impositivas.

Enviar un contenedor estándar de mercadería al exterior  exige ocho permisos, toma 19 días y cuesta $us 1.425. La importación del mismo contenedor requiere de siete permisos, tarda 23 días y cuesta $us 1.747. En Chile, la importación o exportación del mismo contenedor cuesta $us 795.   

El Órgano Ejecutivo aún elabora el nuevo marco legal económico que demanda el sector privado nacional e internacional para ampliar o no sus inversiones en territorio nacional.

Inversión llega con normas

“Posibilitar el crecimiento del sector privado, y asegurarse de que los desfavorecidos puedan participar de los beneficios, requiere un entorno regulatorio donde empresarios noveles con iniciativa y buenas ideas sean capaces de comenzar sus negocios con independencia de su género o procedencia étnica, y donde las empresas puedan invertir y crecer, creando más empleo”, señala el estudio Doing Bussiness: “Haciendo negocios en un mundo más transparente”, del Banco Mundial (BM) y la organización IFC.

La Razón – Wálter Vásquez – La Paz