Bolivia y 3 países ofrecen instruir agentes antinarcóticos; Unasur crea observatorio antidroga

Unasur busca combatir el narcotráfico en los países productores y consumidores. Argentina, Colombia y Ecuador también quieren entrenar. Destacan el curso Garras del trópico.

La Razón, La Paz

Bolivia ofrece entrenar a agentes antidrogas

Bolivia, Argentina, Colombia y Ecuador ofrecieron capacitar fuerzas antidrogas de la región, durante la reunión del Consejo sobre el Problema Mundial de las Drogas (CSPMD) de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se celebró en la ciudad de La Paz entre el jueves y ayer. ­



image Conclusión. El viceministro Felipe Cáceres y el representante de la Unasur, al final de la reunión.

El ofrecimiento está oficializado en el acta final de la reunión, firmada ayer por las 11 representaciones de países que conforman esta organización.

“Las delegaciones de Argentina, Bolivia, Colombia y Ecuador ofrecieron sus centros especializados antidrogas para la capacitación, información de las fuerzas competentes de control antidrogas”, se lee en el documento final de 10 páginas que establece una metodología para la implementación del plan de acción de esta instancia sectorial.

El ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, destacó esta propuesta cuando señaló que Bolivia cuenta con el Centro de Entrenamiento Internacional Antinarcóticos "Garras del Valor" (Ceiagava), el mismo que fue fundado en mayo de 1987 en la población Senda Tres, situada en el trópico de Cochabamba, que es un destacamento policial especializado que puede brindar sus servicios a la región. Esta institución ya entrenó a agentes antidrogas de Sudamérica y Centroamérica en los últimos años.

“Se está proponiendo, como medida de control, la consolidación y el fortalecimiento  de centros nacionales de control del trafico ilícito de drogas, como las que tenemos en Bolivia: Garras del Valor”, manifestó la autoridad boliviana, durante la inauguración del encuentro regional.

Estos centros, según Chávez, deben tener la misión de capacitar recursos humanos especializados y promover el intercambio de esos actores entre los países miembros de la Unasur.

Características. El Ceiagava, que a principios de año formó a 6.051 policías bolivianos y extranjeros, según su director, Mario Centellas, entrena “elementos competentes”, altamente capacitados en diferentes destrezas y habilidades para ejecutar diversas operaciones en condiciones meteorológicas y de terreno adversas, “aspectos que caracterizan al verdadero agente antidroga”, aseveró.

La reunión del Consejo de la Unasur se enfocó en cinco temas estratégicos: la reducción de la demanda de cocaína, el desarrollo alternativo integral y colectivo en los países, la reducción de la oferta de drogas, las medidas de control y acciones contra el lavado de activos o de dinero.

En el tema de la demanda de cocaína, se acordó intercambiar conocimientos y buenas prácticas para reducir el requerimiento de drogas. En el caso del Desarrollo Alternativo, se quiere impulsar proyectos que contribuyan a la sostenibilidad de programas socioeconómicos desarrollados con poblaciones vulnerables.

Para la reducción de la oferta de cocaína, se planea intercambiar información sobre exportadores e importadores, respetando las legislaciones de los Estados miembros. Como medida de control, se quiere fortalecer las actividades de Inteligencia para enfrentar a grupos delictivos organizados de operación transnacional vinculados al tráfico ilícito de drogas.

Por último, para el lavado de activos, se fortalecerá a las Unidades de Inteligencia (Investigación) Financiera (UIF) y otras unidades especializadas, con el fin de mejorar la cooperación regional en la materia, así como contribuir a fortalecer los sistemas de asistencia judicial reciproca sobre decomiso de activos del lavado de dinero.

En la reunión, Bolivia también comunicó su denuncia ante la Convención Única de Estupefacientes de 1961 para posteriormente adherirse con una reserva respecto al artículo 49. Según el acta, “las delegaciones tomaron nota de la comunicación y acordaron “transmitirla a sus gobiernos”.

Propuestas vigentes en la Unasur

-La principal propuesta manifestada en el Consejo Sudamericano sobre el Problema Mundial de las Drogas (CSPMD) es la creación de observatorios antidrogas en los países de la Unasur. Además se prevé tener un observatorio a nivel regional para que recoja la información.

-La presidencia del CSPMD fue transferida a Paraguay, país que será sede de la próxima reunión que debe realizarse durante marzo de 2012.

Paraguay debe implementar el observatorio contra drogas

El Consejo Sudamericano sobre la Problemática Mundial de las Drogas (CSPMD) de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) delegó a Paraguay la creación de un observatorio sudamericano de drogas, hasta marzo próximo.

“Ha sido una iniciativa boliviana tomada con mucha simpatía por los Estados de la Unasur y se ha recomendado el seguimiento y la implementación de esa sugerencia. Esperamos que en la próxima reunión, que se llevará a cabo en marzo de 2012, podamos dar vialidad al proyecto”, manifestó el viceministro del Interior del Perú, Alberto Otálora.

El proyecto está reflejado en la temática de Fortalecimiento Institucional, contemplada dentro del plan de acción del Consejo para la lucha frontal contra las drogas en la región, el mismo que fue debatido y analizado por los delegados de 11 países.

Perú y Bolivia tratan la lucha antidroga

Una delegación del Ministerio del Interior del Perú se reunió con altas autoridades del Ministerio de Gobierno boliviano para analizar temas relacionados a la lucha antidrogas y otros delitos que se registran en la frontera que comparten ambos países.

“Tuvimos una reunión importante con el Ministerio de Gobierno (de Bolivia), donde sentamos las bases para los próximos encuentros y, sobre todo, para explorar mecanismos comunes de colaboración. A nosotros nos interesa tratar temas concretos como el narcotráfico y sus consecuencias en ambos países, pero también la tala ilegal de madera, el tráfico de combustibles, el contrabando, la trata y el tráfico de personas, la minería ilegal y el robo de los autos, entre otros”, dijo el viceministro del Interior de Perú, Alberto Otálora.

La delegación peruana llegó a Bolivia para la reunión del Consejo Sudamericano sobre la Problemática Mundial de las Drogas (CSPMD), realizado entre el jueves y ayer en La Paz. Aprovechó la visita para reunirse con los mandos bolivianos, preocupados por la delincuencia entre ambas naciones.

En materia de lucha contra tráfico ilícito de drogas, Otálora informó de que en la reunión bilateral se destacó que hay una urgente necesidad de crear un mecanismo de colaboración eficaz, de manera que permita a las policías de ambos países y a los órganos de control intercambiar información referida a la producción, circulación y destino final de la cocaína.

“Creemos que nuestras policías deben tener un acercamiento para acrecentar los mecanismos de confianza y de intercambio de información, que permita el combate en conjunto del delito que se ha internacionalizado. Los niveles de Inteligencia son muy importantes para afrontar los problemas comunes que tenemos”, dijo.

Otálora expresó su preocupación por los autos robados y anunció que la próxima semana llegarán a Bolivia policías peruanos especializados en estos casos para ayudar a sus pares bolivianos.

Unasur crea observatorio antidroga

Busca combatir el narcotráfico en los países productores y consumidores.

image EVENTO. Miembros de Unasur.

La Prensa, 19/11/2011

La Paz. La creación de un observatorio antidrogas y cinco líneas de acción fueron aprobadas en la reunión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que por dos días analizó, en La Paz, esta problemática mundial.

Los puntos analizados fueron la reducción de la demanda, el desarrollo alternativo, la reducción de la oferta y el lavado de dinero.

En el encuentro, los asistentes identificaron al narcotráfico como un problema que atinge a los países productores y consumidores, que en los últimos cinco años se han duplicado.

Durante el evento internacional se evidenció que Brasil, junto a Chile y Argentina, se convirtieron en el mercado de consumo más grande de Sudamérica y que sus principales proveedores son Perú y Bolivia.

Explicaron que los nuevos convenios adquiridos por la Presidencia Pro témpore del Consejo Sudamericano contra las Drogas, Bolivia, deben ser apoyados por el resto de los miembros para erradicar el narcotráfico en su jurisdicción.

Los representantes recordaron que la lucha antidroga involucra a toda la región, Sudamérica,  y también a los países de consumo que están fuera de la región.

Marcel Biato, embajador de Brasil en Bolivia, explicó que el compromiso con los países de la región es la lucha integral y coordinada contra el tráfico ilícito de estupefacientes.

Los delegados admitieron que el observatorio no cuenta con recursos para su inauguración, por lo que se sugirió acelerar el tratamiento y promulgación de una Ley de Extinción de Dominio de bienes pertenecientes a narcotraficantes para financiar la lucha antidrogas.