Bolivia y EEUU firman acuerdo y dan paso a reposición de embajadores después de 3 años

Washington. No se dieron detalles del documento ni sobre el retorno de la DEA y Atpdea. El documento establece una relación bilateral de “respeto mutuo”. ONUDD destaca efecto en lucha antidrogas.

ACUERDO CON EEUU DA PASO A REPOSICIÓN DE EMBAJADORES

Washington. En una declaración conjunta señalan las áreas de trabajo bilateral.



La Razón – Iván Paredes – La Paz

Los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos firmaron ayer en Washington un acuerdo marco que sienta las bases de la relación bilateral y da paso a la reposición de embajadores en ambos países, expulsados en 2008. No se dieron detalles del documento.

image Acto. Juan Carlos Alurralde y María Otero después de firmar el convenio en Washington, EEUU.

El vicecanciller Juan Carlos Alurralde y la subsecretaria de Estado para la Democracia y Asuntos Globales de Estados Unidos, María Otero, nacida en La Paz, firmaron el convenio que traza áreas de cooperación “crítica” en los ámbitos político, social, comercial, de justicia y de lucha antidrogas.

Entre los objetivos del acuerdo bilateral está el “fortalecer y profundizar las relaciones bilaterales, con respeto por los estados soberanos y su integridad territorial”, además de “promover el desarrollo humano, económico, social y cultural de una manera ambientalmente sostenible”.

Ninguna autoridad boliviana o estadounidense detalló los términos del documento negociado en los últimos tres años, tras el congelamiento de las relaciones bilaterales a causa de la expulsión del embajador del país del norte, Philip Goldberg, acusado de conspiración.

Washington tomó similar decisión, en 2008, con el embajador boliviano Gustavo Guzmán. El mismo año fue expulsada la agencia antidroga DEA.

La declaración conjunta divulgada ayer refiere en materia de lucha contra el narcotráfico: “apoyar acciones eficaces de cooperación contra la producción y el tráfico ilícito de estupefacientes, basadas en la responsabilidad compartida”.

Además, pone como objetivos del acuerdo mejorar la cooperación judicial y fortalecer las relaciones comerciales vía Consejo de Comercio e Inversiones.

La administración de Evo Morales en reiteradas oportunidades sostuvo que uno de los principios del nuevo relacionamiento con el país del norte era que la cooperación económica esté sujeta al Plan de Desarrollo Nacional, lo que implicaba desterrar la administración unilateral de los fondos de cooperación.

La declaración no revela éste u otros detalles del documento suscrito, que paralelamente da paso a la reposición de los embajadores en ambos países. Hasta el momento, la relación bilateral está a cargo de los Encargados de Negocios.

“Esperemos el pronto retorno de embajadores a Washington y La Paz, y una relación de colaboración más productiva para el beneficio de nuestros dos pueblos”, refieren.

El portavoz del Departamento de Estado, William Ostick, explicó a EFE que la firma del acuerdo permitirá restablecer las relaciones de cooperación. “Nunca hubo ruptura diplomática entre ambos países, porque allí hay un Encargado de Negocios estadounidense, pero esto servirá para reactivar la cooperación entre ambos países”.

El excanciller Armando Loaiza destacó la importancia de los acuerdos alcanzados. “Siempre es bueno tener relaciones comerciales y diplomáticas con Estados Unidos, por la potencia que es”, sostuvo. Ambos países constituirán una comisión mixta y establecerán mecanismos de trabajo para garantizar la aplicación efectiva de lo pactado.

El Gobierno boliviano también acusó a su similar estadounidense de proteger al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada, quien huyó al país del norte tras dimitir  a consecuencia de una revuelta social que acabó con más de 60 víctimas fatales. La justicia condenó a un grupo de acusados y pidió la extradición del exmandatario para que enfrente un juicio.

“Este acuerdo establece un marco por el cual los dos gobiernos promoverán las relaciones sobre la base del respeto mutuo y de la responsabilidad compartida”, prevé la declaración hecha pública en Washington.

Antecedentes

Diplomáticos. El presidente Evo Morales expulsó de Bolivia, en septiembre de 2008, al embajador estadounidense Philip Goldberg, tras acusarlo de conspiración. Poco después, Washington tomó similar decisión contra el diplomático Gustavo Guzmán.

DEA. El Gobierno, en noviembre de 2008, expulsó a la estadounidense Administración de Drogas y Narcóticos (DEA). Usaid fue expulsada del Chapare.

Situación. La relación bilateral, en los últimos tres años, estuvo marcada por acusaciones de injerencia y conspiración contra la embajada. Uno de los últimos hechos tuvo relación con la marcha indígena en defensa del TIPNIS. La Cancillería convocó al Encargado de Negocios de la Embajada para que explique las razones de las llamadas telefónicas entre dirigentes de la marcha y un funcionario de la legación.

Apoyo. Morales solicitó ayuda a la Unión Europea (UE) para “recuperar” las relaciones diplomáticas con Estados Unidos y así restituir a los embajadores.

Proceso. Una vez que el Ejecutivo designe a un embajador, el Legislativo deberá avalar o rechazar la designación. El país de destino también debe pronunciarse.

ONUDD destaca efecto en lucha antidrogas

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) destacó la importancia de la firma del acuerdo marco entre Bolivia y Estados Unidos, porque no sólo apunta a mejorar las relaciones bilaterales sino también a afianzar la cooperación en la lucha contra la ilícita actividad del narcotráfico.

“Nosotros como Naciones Unidas saludamos que estos dos países traten de mejorar sus formas de cooperación, especialmente en un tema como el del narcotráfico que, si bien puede involucrar a Bolivia y a EEUU, tiene una irradiación mayor a estos dos países”, afirmó el titular de esa entidad internacional en Bolivia, César Guedes.

Afirmó que los “tentáculos del narcotráfico” son misteriosos y “no sabemos realmente hasta dónde pueden llegar”, por lo que es muy importante —insistió— que ambos gobiernos ultimen detalles para tener una mayor y mejor cooperación sobre la base del respeto mutuo.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Juan Carlos Alurralde, y la subsecretaria de Estado para Democracia y Asuntos Globales de Estados Unidos, María Otero, firmaron ayer el acuerdo marco que guiará las relaciones bilaterales.

La administración de La Paz y Washington culminaron ayer un proceso de negociaciones que establece aspectos como fortalecer y profundizar las relaciones bilaterales, con respeto por los estados soberanos y su integridad territorial.

El gobierno de Evo Morales expulsó del país a la agencia estadounidense antinarcóticos DEA, poco después de que la acusara de participar de actividades conspirativas contra su administración. En reiteradas ocasiones afirmó que la agencia no retornará a Bolivia.

Estados Unidos y Bolivia normalizan sus relaciones después de tres años

El documento establece una relación bilateral de “respeto mutuo”.

Dato. Con el acuerdo marco se “reactivarán” las relaciones de cooperación entre ambos países; el documento debe ser analizado y ratificado por la Asamblea Legislativa.

L. Mealla y J.C. Véliz / La Paz – 08/11/2011, PÁGINA SIETE

Bolivia y Estados Unidos firmaron ayer un acuerdo marco mediante el cual se restablecieron las relaciones de cooperación entre ambos países, afectadas desde hace tres años cuando el presidente Evo Morales expulsó al entonces embajador estadounidense en La Paz, Philip Goldberg, tras acusarlo de conspirador.

El vicecanciller boliviano, Juan Carlos Alurralde, y la subsecretaria de Estado de EEUU para la Democracia y Asuntos Mundiales, María Otero, firmaron ayer el documento por el que los “dos gobiernos promoverán las relaciones sobre la base del respeto mutuo y de la responsabilidad compartida”, según una declaración conjunta divulgada por fuentes diplomáticas.

Los objetivos del acuerdo giran sobre cinco pilares: “fortalecer y profundizar las relaciones bilaterales, con respeto por los estados soberanos y su integridad territorial”; “promover el desarrollo humano, económico, social y cultural de una manera ambientalmente sostenible”; “apoyar acciones eficaces de cooperación contra la producción y el tráfico ilícito de estupefacientes, basadas en la responsabilidad compartida”; “mejorar la cooperación judicial” y “fortalecer las relaciones comerciales entre Bolivia y Estados Unidos a través del Consejo de Comercio e Inversiones”.

Para los ex cancilleres bolivianos Javier Murillo y Armando Loaiza, con este acuerdo se normaliza el diálogo político entre ambos países que tradicionalmente tuvieron buenas relaciones y que la “ideologización” de las relaciones hizo daño por lo que ahora se debe evitar ingresar a este terreno.

En 2008, Morales echó al embajador de EEUU porque presuntamente habría conspirado en su contra en complicidad con ex prefectos y ex cívicos opositores de la llamada “media luna”.

EEUU, en reciprocidad, expulsó al entonces embajador boliviano, Gustavo Guzmán, y la relación entre ambos países se redujo a nivel de la sola presencia de encargados de negocios.

La recomposición de las relaciones entre ambos países fue un proceso largo en medio de ataques verbales del Gobierno del presidente Evo Morales a la administración de Barack Obama. Recientemente, en el conflicto por el TIPNIS, Morales acusó a la embajada de ese país en La Paz de estar en contacto con dirigentes de la marcha indígena.

En represalia por la expulsión de Goldberg, EEUU también retiró las preferencias arancelarias que otorga a los países andinos para premiar sus esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico, mediante la ley conocida como ATPDEA.

Con el triunfo electoral de Obama, tanto el Gobierno boliviano como la nueva administración estadounidense expresaron su deseo de encauzar las relaciones deterioradas. Según EFE, el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, William Ostick, subrayó ayer que la comunicación entre Bolivia y Estados Unidos nunca estuvo rota completamente ya que los estadounidenses mantuvieron a un encargado de negocios en La Paz. “Nunca hubo ruptura diplomática entre ambos países, porque allí hay un encargado de negocios estadounidense, pero esto servirá para reactivar la cooperación entre ambos países”.

En Bolivia, el acuerdo fue celebrado tanto por oficialistas y opositores, aunque estos últimos pidieron al Gobierno que sea consecuente con el acuerdo y que no complique otra vez las relaciones con ataques verbales.

Fuentes diplomáticas dicen que la reposición de embajadores ya está en trámite.

El acuerdo debe aprobarse en Bolivia

Dato. El senador Eugenio Rojas (MAS), dijo que sólo falta que el acuerdo marco entre ambos estados sea analizado y aprobado en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Postura. “Tenemos que llegar tarde o temprano (a restablecer relaciones diplomáticas), porque no podemos vivir sin relaciones diplomáticas, sin el respeto entre ambos países; es indispensable tener compresión con Estados Unidos”, dijo.

Beneficio. Pidió a Cancillería derivar el documento lo antes posible ya que beneficiará al país principalmente en la apertura de mercados para los productos bolivianos (ERBOL).

Bolivia y EEUU normalizan sus relaciones

QUEDARON RESTABLECIDAS LAS RELACIONES DE COOPERACIÓN ENTRE AMBOS PAÍSES.

Los Tiempos – 8/11/2011

Los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos firmaron ayer, en Washington, un nuevo acuerdo marco mediante el que ambos países promoverán relaciones de cooperación, interrumpidas hace tres años, desde el 2008, cuando el presidente Evo Morales expulsó del país al entonces embajador estadounidense Philip Goldberg.

En la declaración emitida por ambos países no se especifica la fecha concreta para el retorno de sus respectivos embajadores, pero esperan que sea "pronto" y que, a partir de este acercamiento, la relación de colaboración sea "más productiva para el beneficio de nuestros dos pueblos" sobre la base del “respeto mutuo”, dice el documento.

Este protocolo, firmado el año pasado con el expresidente Alan García, amplía, con algunas modificaciones, el acuerdo suscrito en 1992 por los ex mandatarios Alberto Fujimori y Jaime Paz Zamora en el que Perú brinda facilidades comerciales a Bolivia.

La subsecretaria de Estado de EEUU para la Democracia y Asuntos Mundiales, María Otero, y el vicecanciller boliviano, Juan Carlos Alurralde, suscribieron ayer el documento "que guiará las relaciones entre Estados Unidos y Bolivia" de ahora en adelante, informaron ambos gobiernos en una declaración conjunta en Washington.

El senador Eugenio Rojas (MAS) saludó la firma del acuerdo “sobre la base del respeto mutuo y de la soberanía”, y anticipó que aguardarán en el Legislativo la remisión del documento para  homologar su firma.

“Tiene que ser porque tenemos que llegar tarde o temprano a restablecer las relaciones, porque no podemos vivir sin relaciones, sin el respeto entre ambos países, es indispensable tener compresión con EEUU como con otros países del mundo”, sostuvo el legislador.

No se dio a conocer el contenido del "Convenio Marco de Relaciones Bilaterales". La declaración señala que el objetivo es "fortalecer y profundizar las relaciones bilaterales, con respeto por los Estados soberanos y su integridad territorial… y apoyar acciones eficaces de cooperación contra la producción y el tráfico ilícito de estupefacientes".

El acuerdo marco establece una Comisión Mixta y unos mecanismos de trabajo para garantizar la aplicación del texto.

Además, los dos gobiernos buscan que estos mecanismos apoyen "acciones eficaces de cooperación contra la producción y el tráfico ilícito de estupefacientes, basadas en la responsabilidad compartida", que mejoren la cooperación judicial y que fortalezcan las relaciones comerciales entre ambos.

Desde 2009, se han producido varios encuentros entre las comisiones diplomáticas de Bolivia y EEUU para fijar este nuevo marco para recomponer las relaciones bilaterales.

La relación entre ambos países se congeló después de que el presidente Evo Morales decidiera expulsar, en septiembre de 2008, al entonces embajador Philip Goldberg, a quien el Mandatario sudamericano acusó de conspiración.

El Gobierno estadounidense, aún bajo la presidencia del republicano George W. Bush, respondió expulsando al embajador boliviano en EEUU, Gustavo Guzmán, y retirando a Bolivia las preferencias arancelarias que otorga a los países andinos para premiar sus esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico.

En noviembre de 2008, Morales cerró la agencia antidroga estadounidense, DEA, por sospechas de espionaje. El Gobierno de Morales presentó a Washington un "convenio marco" para entablar relaciones de "mutuo respeto" y de "no injerencia en asuntos internos".

El portavoz del Departamento de Estado de EEUU, William Ostick, subrayó ayer que la comunicación entre Bolivia y su país nunca estuvo rota completamente ya que los estadounidenses mantuvieron a un encargado de negocios en La Paz.

"Nunca hubo ruptura diplomática entre ambos países, porque allí hay un encargado de negocios, pero esto servirá para reactivar la cooperación”, dijo.

En Washington

• El acuerdo fue firmado por la subsecretaria de Estado para la Democracia y Asuntos Mundiales, María Otero, de origen boliviano, y el vicecanciller Juan Carlos Alurralde.

Retorno de la DEA y Atpdea

Después de la firma del nuevo acuerdo marco entre Bolivia y EEUU, ninguna autoridad informó en La Paz si la DEA retornará al país, debido a que el presidente Evo Morales en reiteradas oportunidades aseveró que no permitirá el regreso de esa agencia antidroga mientras él esté de presidente.

Tampoco se informó de inmediato si EEUU repondrá las ventajas arancelarias (Atpdea) otorgadas a los países andinos para premiar sus esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico.

Diversos informes indican un aumento del narcotráfico en los últimos años y que la apertura del mercado de Venezuela a los textiles bolivianos no pudo sustituir las ventajas arancelarias que otorgaba EEUU. Según analistas, para el Gobierno de Morales que tiene previsto en diciembre próximo revisar su política económica será crucial esta acuerdo porque habla de mejorar las relaciones comerciales.

Al igual que con relación a la lucha contra el narcotráfico,  debido a que el convenio firmado fija "apoyar acciones eficaces de cooperación contra la producción y el tráfico ilícito de estupefacientes, basadas en la responsabilidad compartida". Asimismo establece el mejoramiento en la cooperación judicial.

Según el senador Eugenio Rojas, este acuerdo beneficiará al país en la apertura de mercados para los productos bolivianos.