Colombia: Policía sobreviviente relata cómo escapó de las FARC

El sargento de la Policía Luis Alberto Erazo, que el sábado logró huir luego de 12 años en poder de las FARC, reveló hoy que salvó su vida porque corrió en sentido contrario al de sus cuatro compañeros de cautiverio que fueron ejecutados por los guerrilleros. Erazo, de 48 años, fue encontrado con vida el sábado por la tarde por el Ejército en zona rural del municipio de Solano, en el departamento de Caquetá, a unos 418 kilómetros al suroeste de Bogotá.

El Ejército había chocado más temprano en la misma región con unidades de las FARC y luego fueron hallados los cadáveres de otros tres policías y un militar retenidos por la guerrilla desde fines de la década de 1990. Erazo cayó en manos del grupo guerrillero en 1999, en Curillo, una población de Caquetá. Como a las nueve de la mañana del sábado (hora local), “yo estoy doblando una toalla y se viene la granizada de disparos y al momentito siento los impactos, uno en la cara y otro en el cuello, y dije: ‘La cosa ya es conmigo’. Porque ya los disparos eran ahí cerquita de mí”, contó Erazo durante una entrevista a la emisora Caracol Radio. En ese momento, “lo único que se me ocurrió fue correr hacia el monte… Y se me pegan dos guerrilleros. Me logré esconder hasta que pasó todo», agregó el suboficial de la Policía desde de Bogotá en la que permanece internado.

Erazo recordó que el comandante del frente 63 de las FARC, alias “Arturo Rojas”, les había dicho a los cinco secuestrados que en caso de que hubiese un cruce de disparos con la fuerza pública “nosotros debíamos correr hacia el lado de ellos porque ellos nos iban a sacar y nos iban a entregar sanos y salvos a nuestras familias». Pero, según Erazo, a la hora del cruce de disparos del sábado “a mí se me olvida la consigna que me había dado este ‘Arturo’ y yo corro hacia el monte y mis compañeros corren hacia donde ellos. Y allí fue que ellos (los rebeldes) los mataron a mansalva”. El policía sobreviviente dijo que, tras permanecer varias horas escondido, escuchó el ruido de una motosierra y que, con miedo de que fueran guerrilleros, se acercó con prudencia. A los pocos minutos, vio que pasó un hombre con un casco. “Estos son militares”, dijo, y de inmediato se les entregó a los integrantes de fuerzas del orden, quienes lo abrazaron en el acto.



Fuente: CNN.

[vid url=http://cd1.eju.tv/videos4/E1111300709.mp4]