Contrato de turismo en TIPNIS tiene una duración de 20 años

Hay autorización para practicar pesca deportiva con devolución.

Debate. Para el Gobierno, la declaratoria de intangibilidad del parque mediante la ley corta significa que estas actividades económicas deben ser frenadas.

imageUna muestra de la pesca deportiva con devolución. Archivo digital



Página Siete / La Paz – 05/11/2011

Un contrato firmado entre indígenas del TIPNIS y la empresa Untamed Angling SA establece que habrá actividades de turismo en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure por un plazo de 20 años, según documentos de la Ademaf.

El contrato fue firmado el 23 de agosto de 2007 entre la Subcentral de Comunidades Indígenas del Río Sécure, que entonces fue representada por su presidente Alejandro Yuco Semo y otros dirigentes, como Gonzalo Vare Yujo. En la firma de ese convenio participó el entonces director del Servicio Nacional de Áreas Protegidas de Bolivia Bladimir Orsolini y el representante de la empresa Untamed Angling SA, que según dice en el documento tiene su sede en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Mediante este contrato se establece que se desarrollará la “operación de turismo de pesca deportiva, conservación de la naturaleza e investigación biológica de la fauna íctica”.

Una de las características del proyecto es la “pesca con mosca” y devolución obligatoria de los peces al río Sécure o a sus afluentes.

En la cláusula octava del contrato se establece que el plazo de vigencia del presente contrato es de 20 años. Como el contrato fue firmado en 2007, recién fenecerá en 2027. Asimismo, este punto dice que el contrato será renovable automáticamente por periodos de dos años, “salvo notificación de las partes en contrario por escrito y con 30 días de anticipación”.

Con la declaratoria de intangibilidad en la ley corta de defensa del TIPNIS, el Gobierno del presidente Evo Morales entiende que estas actividades deben parar, pues no van acorde con el concepto de “intangible” o “intocable” del territorio; no obstante, los indígenas consideran que el parque debe ser vetado para megaproyectos, hidrocarburos y personas ajenas al parque en cuestión.

Los datos expuestos están en manos de la Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf), que la semana pasada presentó estos documentos alegando que el TIPNIS no es un territorio con amplia conservación.

La actividad pesquera que se desarrolla en la zona favorece a los indígenas, pues les permite tener ingresos económicos, al igual que otras actividades como el aprovechamiento de madera.

Los representantes de la empresa que tiene contrato con los indígenas indicaron la pasada semana que invirtieron más de un millón de dólares en la construcción de hoteles en La Asunta y Oromomo, en el TIPNIS.

La empresa construyó también dos pistas de aterrizaje para avionetas en el área natural, una en La Asunta y otra en Oromomo, además de sendas y caminos para paseos turísticos. Ésta argumenta que tiene autorización y acuerdos con dirigentes de La Asunta y Oromomo, el SERNAP, además de autoridades de las subcentrales del TIPNIS.