El incremento salarial para el sector privado será definido mediante decreto

Posición. Los fabriles están de acuerdo con el anuncio del Ministro de Trabajo.

El Gobierno anunció ayer que emitirá un decreto supremo para que los trabajadores del sector privado reciban un incremento salarial en 2012, el cual será fijado en base a la tasa de inflación de esta gestión. A octubre, la inflación llegó a 6,04%.

image Protesta. Fabriles marchan demandando un incremento salarial.



Así lo informó el ministro de Trabajo, Daniel Santalla, quien recordó que el Gobierno no cambiará la manera cómo se fija el aumento salarial para los empleados del sector privado.

“Desde 2006 se ha dispuesto a través de un decreto y va a suceder lo mismo en cuanto se refiere al incremento salarial para el sector privado”, manifestó el ministro Santalla.

El 30 de marzo, el Ministerio de Trabajo emitió la Resolución 189/11 que reglamentó el Decreto Supremo 809, a través del cual se estableció que los empleadores y los representantes de los trabajadores deberán negociar el aumento salarial sobre la base del 10% y que éste no podrá ser menor a dicho porcentaje.

Al respecto, el dirigente de la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia, Vitaliano Mamani, expresó su acuerdo en que el aumento salarial sea vía decreto, pero que como base de referencia de la negociación del aumento entre empleados y empleadores sea del 20%.

“Para hablar de un incremento salarial en el sector productivo estaríamos planteando a partir del 20% por lo menos”, dijo. El ministro Santalla reiteró que el aumento salarial de 2012 será en base a la inflación de este año y recordó que se convocó a los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) para discutir sobre el tema.

Desde la gestión 2006 hasta este año, el Gobierno emitió decretos supremos para fijar el porcentaje del aumento salarial para los trabajadores de los sectores público y privado.

El 26 de octubre, el titular de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Daniel Sánchez, mencionó que el próximo año no correspondería otorgar a los trabajadores un incremento salarial debido a que en los últimos cinco años la elevación alcanzó el 50% y ahora se debería proteger los empleos.

Ante esta posición, el Ministro de Trabajo respondió que “siempre ha habido esa queja de que les va mal en sus empresas y que no cuentan con una producción permanente”.

Días atrás, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Óscar Calle, expresó su acuerdo en otorgar un aumento salarial que sea en base a la tasa de inflación de esta gestión.

A su vez, el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz, Gabriel Dabdoub Álvarez, planteó que el alza salarial sea el resultado de la negociación entre empleados y empleadores y no de una imposición del Gobierno.

La Razón – Willy Chipana – La Paz