España se suma a Francia y a la UE para pedir una tasa financiera mundial

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha sumado hoy a la propuesta de Francia y de la Unión Europea para instaurar una tasa internacional que grave las transacciones financieras con el objetivo de financiar el desarrollo de los países más pobres, medida que cuenta con el rechazo de Estados Unidos.

Por otra parte, el Gobierno español ha ratificado ante el G20 su compromiso de reducir el déficit y controlar el nivel de deuda para contar con unas cuentas públicas sostenibles y creíbles.

El compromiso de España ha quedado recogido en el «Plan de acción para el crecimiento y el empleo» aprobado en la cumbre celebrada en Cannes (Francia).



Según ese documento, España, junto a países como Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia o el Reino Unido, garantiza planes de consolidación fiscal «claros y creíbles» para que en 2013 su déficit se sitúe a la mitad del registrado en 2010 y se muestran determinados también a «estabilizar o reducir» su deuda pública para 2016.

Los gobiernos de la zona del euro se comprometen además, como hicieron en la última cumbre de Bruselas, a tomar las medidas necesarias para garantizar la estabilidad, lo que exigirá, dice el documento, un «esfuerzo particular de consolidación fiscal y reformas estructurales» por parte de los países cuyas deudas soberanas se ven más afectadas por las tensiones de los mercados, informa EFE.

El plan de acción incluye los compromisos que adopta cada país para eliminar riesgos a corto plazo, lograr la estabilidad financiera y reforzar a medio plazo las bases del crecimiento económico.

Con él se da respuesta a la petición del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien en los últimos días ha insistido en la necesidad de que los países saneados pongan en marcha estímulos fiscales para reactivar su demanda interna e impulsar el crecimiento económico global.

No hay más referencias en los documentos oficiales de la cumbre a España, que ha visto cómo primero Grecia y después Italia han centrado la atención de los líderes de todo el mundo.

Fuente: www.lavanguardia.com