Evo replantea eliminar subvención a carburantes y anuncia debate; sectores rechazan alza

Plan. Será parte del diálogo nacional que se realizará a fin de año. El subsidio subirá a $us 700 MM el 2012. Choferes piden al Gobierno pensar dos veces posible ajuste. Las Bartolinas respaldan y la Conamaq rechaza alza.

EVO ANUNCIA DEBATE SOBRE LA SUBVENCIÓN A LOS CARBURANTES

La Razón – Wálter Vásquez – La Paz



El presidente Evo Morales anunció ayer que el tema de la subvención a los carburantes y la necesidad de su nivelación a precios internacionales será parte del diálogo nacional que a fin de año construirá la nueva agenda económica del Gobierno.

Lo hizo tras recordar que a fines del 2010 decidió un ajuste de precios en el que posteriormente tuvo que retroceder. Afirmó que, no obstante las críticas, para el Gobierno “fue un acierto”, debido a que “esa subvención hace mucho daño a la economía nacional”. Recordó que entonces varios sectores respaldaron la decisión, aunque plantearon que el ajuste en los precios no sea de golpe.

“En las reuniones que tuve en los departamentos con las organizaciones sociales me decían: ‘Estamos de acuerdo, pero ¿por qué no nos han informado? Estamos de acuerdo, (pero) esto (la ‘nivelación’) debe ser gradual; no de golpe, (porque) esta subvención favorece más a la gente pudiente que a la gente pobre’ (…). Para algunos ha sido un error, para otros un acierto”, por lo que “este debate lo llevaremos al diálogo nacional, para que (las organizaciones sociales) puedan opinar sobre los distintos temas”, dijo ayer Morales.

El 26 de diciembre del 2010, el Gobierno emitió el Decreto 0748 que determinó un incremento del 73% en el precio de la gasolina (de Bs 3,74 a Bs 6,47) y del 83% en el diésel (de Bs 3,72 a Bs 6,80).

El “gasolinazo” tomó de sorpresa a la población, especialmente a los transportistas, quienes convocaron inmediatamente a una huelga general indefinida. Dos días después, se comenzaron a registrar movilizaciones en todas las ciudades del país y protestas de diferentes sectores sociales, por lo que el Gobierno se vio obligado a anular la medida el 31 de diciembre de ese año, sólo seis días después de su aprobación.

La “nivelación” se dio “fundamentalmente para cuidar la economía nacional”, aunque “no haber oportunamente informado en detalle (a la población) puede ser un error”, admitió ayer Morales.

El incremento de precios disparó los niveles de inflación y provocó el incremento de precios de la canasta familiar, mismos que se mantienen a la alza, aunque la medida ya no es efectiva.

“Tarde o temprano, seguramente van a decir que el Gobierno había tenido razón (en la ‘nivelación’ de precios de los combustibles) y quienes han defendido esta subvención sólo han defendido decretos del MNR y la ADN, porque la subvención viene de ellos”, expresó Morales.

El subsidio subirá a $us 700 MM el 2012

El presidente Evo Morales informó que el gasto que proyecta realizar el TGN para cubrir la subvención a los carburantes el 2012 subirá a $us 700 millones. El contrabando de combustibles continúa, dijo, “pese al control en frontera de las Fuerzas Armadas”.

“Este año la subvención será de más de $us 600 millones (…), el próximo año va a ser de $us 700 millones. La subvención hace mucho daño a la economía nacional, porque es plata del pueblo boliviano”, manifestó el Mandatario.

Según un cálculo del Ministerio de Economía, de los $us 666 millones que el Tesoro General de la Nación (TGN) erogó el 2010 para la subvención a los carburantes, $us 380 millones fueron destinados a la subvención de diésel y gasolina; sin embargo, el 64% del total desembolsado fue desviado al contrabando ($us 425 millones).

En los últimos seis años, el Estado gastó más de $us 2.200 millones por la importación de combustibles, subiendo de $us 180 millones el 2005 a $us 666 millones en la anterior gestión.

Datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que, hasta el tercer trimestre de este año, la importación de combustibles y lubricantes alcanzó un valor de $us 786,02 millones, tomando en cuenta que lo presupuestado para este año es de $us 1.002 millones.

Gobierno replantea eliminar subvención a los carburantes

Presidente anuncia que un diálogo nacional debatirá el subsidio.

image Costo. El Ejecutivo prevé que la subvención a la gasolina y al diésel alcanzará los 700 millones de dólares en 2012. Los choferes rechazan una nivelación de precios.

Página Siete / La Paz

El Gobierno vuelve a plantear la necesidad de eliminar la subvención y nivelar el precio de los carburantes al que rige en el mercado internacional por el elevado costo que representa para el Estado.

En 2010 el subsidio llegó a 380 millones de dólares, este año asciende a 600 millones de dólares y el próximo año crecerá a 700 millones de dólares.

“Esa subvención hace mucho daño a la economía nacional. Este año, la subvención es de 600 millones; con 600 millones de dólares qué no haríamos”, aseveró el presidente Evo Morales, quien respaldó su postura al destacar que una encuesta había demostrado que el 50% de la población apoyaba el levantamiento de esta medida.

Ayer, los choferes y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasusyu (Conamaq) rechazaron las declaraciones de Morales, mientras que la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia Bartolina Sisa respaldó una nivelación de precios.

Morales informó que en 2012 el subsidio será de más de 700 millones de dólares; y adelantó que “este debate lo llevaremos al diálogo nacional (que se realizará en diciembre) para que puedan opinar los distintos sectores”.

En julio, el Presidente adelantó que el costo subió en 100 millones de dólares a los 500 calculados en principio. Ese monto se determinó a base de los 71 dólares que costaba el barril de petróleo cuando se elaboró el Presupuesto 2011. El costo superó los 100 dólares a mediados de año; ayer cerró en 92,19 dólares.

El 25 de diciembre de 2010, el Gobierno decidió incrementar el precio de la gasolina en un 57% y el del diésel en 82%, con el decreto 748. Pero, por el malestar en la población y el anuncio de movilizaciones para el 1 de enero, retiró la medida el 31 de diciembre.

En 2005 el subsidio alcanzaba los 80 millones de dólares. En siete años la contribución del Estado creció en 620 millones.

Ayer, Morales argumentó que durante los días que se levantó la subvención “en Puerto Suárez, en las fronteras, no faltaba combustibles” y añadió que actualmente no se puede frenar “el contrabando hormiga, pese al esfuerzo de las Fuerzas Armadas en el control de las fronteras”.

Un estudio del CEDLA revela que el subsidio neto a la gasolina y al diésel es menor al que indica el Gobierno. Una parte se recupera a través de la venta en el mercado interno.

Estudio revela que costos no son altos

El costo real de la subvención a la gasolina y al diésel llega a la mitad de lo que el Gobierno señaló para justificar el gasolinazo de diciembre, señala un estudio de Plataforma Energética y el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).

El texto Gasolinazo: subvención popular al Estado y a las petroleras revela que el subsidio neto de los 4,4 millones de barriles de diésel que importó el país en 2010, equivale a 197,2 millones de dólares y no a 380 millones de dólares como informó el Ejecutivo; el valor de la compra de ese combustible fue de 567 millones de dólares, pero con la comercialización se recuperaron 370 millones.

En cuanto a la gasolina, en 2010 se importaron 580 mil barriles con 74,8 millones de dólares. Según el Gobierno, el Estado erogó 49,4 millones de dólares, pero según el CEDLA ese pago no supera los 24,8 millones, pues 50 millones de dólares se recuperan con la venta.

Por otro lado, este año, en repetidas ocasiones el presidente de YPFB, Carlos Villegas, aseguró que ya no existe subvención a la gasolina pues las refinerías producen todo lo que demanda el mercado interno.

Las Bartolinas respaldan y la Conamaq rechaza alza

Mientras la Confederación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa respalda la posible eliminación de la subvención a los carburantes, el Conamaq rechaza esa posibilidad porque afectará a la población.

La dirigente máxima de la organización campesina, Julia Ramos, explicó que, tal como lo anunció el presidente Evo Morales, esa decisión será asumida por ese sector, la CSUTCB y las Comunidades Interculturales en el encuentro que sostendrán el próximo 18 y 19 de noviembre en la ciudad de Sucre.

“Si es que tengo que pagar lo que cuesta el litro de gasolina, tengo que pagar porque me estoy dando el gusto y el lujo de pasear en mi propia movilidad y no puede ser que yo tenga cuatro o cinco movilidades y tenga combustible subvencionado”, afirmó la representante.

Ramos precisó que su sector aún no definió qué posición llevará a ese encuentro, es decir, si se planteará que se elimine del todo la subvención o se la haga de manera escalonada.

“Yo puedo tener mi punto de vista, pero en los ampliados de organizaciones se van a tomar decisiones y se definirá que sea gradual, a un 50%, 80% o 100% y así nadie se hará más rico de lo que ya tiene”, afirmó.

Entretanto, Rafael Quipe, dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyu (Conamaq), aseguró que como sector no permitirán el incremento de los carburantes o la nivelación, “o como quiera llamarlo el Gobierno” porque considera que existen varios mecanismos para seguir con esta política.

“En los seis años y medio, este Gobierno sólo ha hecho política y no así las plantas separadoras de gas, diésel y de gasolina, pero además está exportando gas a Brasil con todos sus elementos”, manifestó Quispe.

Choferes piden al Gobierno pensar dos veces posible ajuste

La Confederación Nacional de Choferes de Bolivia sugirió al presidente Evo Morales pensar “dos veces” antes de decretar un posible incremento en el precio de los carburantes porque una medida así tendría un impacto negativo en los precios de la canasta familiar.

“Le pedimos mucho cuidado al Presidente porque no sólo va a afectar al transporte si no a toda la población. Imagínense, retirar la subvención va a tener que subir todo, el efecto multiplicador va a afectar a la población en su conjunto, de esa manera es que el Gobierno debe pensar dos veces para retirar la subvención”, afirmó el dirigente de ese sector Sixto Sandy.

Precisó que de haber algún ajuste en el costo de los combustibles se avizora un alza inminente de las tarifas del transporte, y a su vez esto tendrá efecto en los precios de productos básicos de la canasta familiar.

Sandy consideró, además, que su sector será doblemente afectado porque habrá un incremento en los precios de los insumos, es decir, llantas, repuestos, entre otros productos.

“El Gobierno tiene que pensarlo muy bien para no tener problemas con el país”, advirtió.

Entretanto, el representante de la Cámara de Transporte Pesado de la ciudad de El Alto, Gustavo Rivadeneira, consideró que las autoridades nacionales deben hacer un análisis de la subvención porque actualmente los motorizados con placa extranjera también se benefician de la subvención, a pesar de existe una prohibición al respecto.

A raíz de esa situación y debido a que no todo el sector se beneficia de esta política, porque no puede cargar combustible extra, es que, en su momento, dijo que pidieron a las autoridades que nivelen el precio de los carburantes al que rige en el mercado internacional.

Sin embargo, explicó que como Cámara son conscientes de que una decisión en ese sentido puede generar un conflicto social, pero también la población debe estar consciente de que el precio que rige no es el real.

La medida

Alza Los choferes del transporte público consideran que el Gobierno debe pensar dos veces un posible incremento por el impacto social que puede tener esa medida y el alza de otros productos.

Internacional Los conductores que llevan carga fuera del país explicaron que la nivelación no les traería muchos problemas porque actualmente pagan en surtidores del exterior el precio que rige en el mercado internacional.