Gobierno explotará hierro de Puerto Suárez si Jindal no cumple el contrato

MUT 1 El presidente anunció este domingo que el Estado explotará el hierro de El Mutún en Puerto Suárez si la empresa Jindal Steel & Power no cumple con el contrato suscrito con el gobierno hace cuatro años, para lo cual el gobierno determinó equipar a la Armada Boliviana para que se encargue de la exportación de este recursos naturales desde Puerto Busch por la hidrovía Paraguay – Paraná hasta llegar al Océano Atlántico.

El mandatario, quien participó de los 185 años de creación de esta fuerza militar, afirmó que la Armada Boliviana debe estar preparada, entrenada y organizada para gravitar en el Océano Pacífico cuando Bolivia recupere una salida soberana al mar, reivindicación que está contemplada en el artículo 267 de la Constitución Política del Estado (CPE).

“Cuando se habla de recursos naturales en Puerto Suárez, estamos hablando del hierro que empieza con un contrato… Esperamos que ese contrato pueda acelerase y si no el Estado va empezar a explotar y exportar el hierro en Puerto Suárez”, dijo el Jefe de Estado en Bajo Següencoma donde se encuentran las instalaciones del Comando General de la Armada Boliviana.



Jindal decidió suspender hasta 2012 la exportación de hierro a causa de problemas en el transporte en la hidrovía Paraguay-Paraná, pues el calado del río no permitiría realizar operaciones. La Empresa Siderúrgica Mutún (ESM) realizó un primer embarque el 3 de octubre, oportunidad en la que se enviaron 10.000 toneladas del mineral embarcado en la Central de Puerto Aguirre.

El 18 de julio del 2007, el Estado y Jindal suscribieron un contrato de riesgo compartido para la explotación de El Mutún. En el contrato, la empresa hindú se comprometió a invertir 600 millones de dólares en los dos primeros años de operaciones, 1.500 millones hasta el quinto y otros 600 millones de dólares hasta el séptimo año.

Decisión ministerial

Ante este panorama, el presidente informó que luego de una “reflexión” en el gabinete de ministros se decidió trasferir a favor de esta fuerza militar dos embarcaciones que cumplen una función de empujadoras y 16 barcazas, cada una con una capacidad de carga de 2.500 toneladas, para que se encarguen de la exportación de los recursos naturales, embarcaciones que debían ser administradas por la Empresa Naviera Boliviana (Enabol).

De acuerdo con información del gobierno, los contratos para la construcción de dos barcos remolcadores fueron suscritos hace dos años con la empresa coreana Yeunso Shipbuilding, por 11.5 millones de dólares. El anuncio se realizó en noviembre del 2009.

El segundo contrato se firmó con la empresa coreana SeAH B-K Duck Sung para la provisión de 16 barcazas de carga, el costo supera 14.4 millones de dólares, de acuerdo con los datos oficiales de la época. En noviembre del 2009, se anunció que la entrega sería en diez meses, es decir el año 2010, “lo que no ocurrió hasta el momento”.

Flotel

Asimismo, el presidente pidió al Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas y al Comando General de la Armada una “rápida cotización” para evaluar las posibilidades de adquirir dos flotas marinas destinadas a promover el turismo en la región del oriente boliviano. “Me comentó que con un Flotel fácilmente la Armada puede fomentar turismo… Una flota marina, me imagino, bien equipada para transportar turistas”, sostuvo.

ANF