Jindal invierte en plantas pero ve trabas en Bolivia

Hierro. La firma india asegura que factura $us 2,3 billones cada año. El ejecutivo Naveen Jindal expresa temores por la falta de gas para Mutún. YPFB prevé gas en su plan hasta 2015.

image

La demanda de hierro y acero hacen sonreír a la firma india Jindal Steel & Power que comenzó a ampliar sus plantas siderúrgicas a escala mundial. Sin embargo, en Bolivia persiste la incertidumbre por la falta de garantías en la provisión de gas para desarrollar el proyecto Mutún que no termina de despegar.



La compañía ha diversificado sus estrategias de inversiones que superan más de $us 1.000 millones este año y de la cual se prevén $us 200 millones en Bolivia, siempre y cuando se den las condiciones en la provisión de 8 a 10 millones de metros cúbicos por día de gas natural (MMm3/d) para ejecutar el proyecto.

Desde una amplia gama de productos planos, largos y contemporáneos de vigas paralelas, JSPL ofrece su producción para dar respuesta a las necesidades en el mercado de hierro a escala mundial.

Produce rieles de 121 metros, y es pionero de las vigas paralelas con una variedad de tamaños, placas y bobinas de hasta 3,5 metros.

En la producción están una fábrica de placas de hasta 4,85 m de ancho en Angul, Odisha; una fábrica de alambre de operaciones en Patratu, Jharkhand y una fábrica de estructura media en Raigarh, además de otras inversiones en Australia (ver infografía).

Se visitó las millonarias inversiones de la firma en la India, durante una invitación cursada a medios de comunicación escritos y televisivos, de Bolivia, la pasada semana.

El presidente de la compañía Naveen Jindal nos recibió en su lujosa residencia de Nueva Delhi y mostró su emporio industrial.

Explicó que hay ‘trabas’ en el proyecto y exigió al Gobierno la provisión del energético para acelerar la construcción de su planta y hacer realidad la ciudad de acero en Puerto Suárez, similar a otras cinco que ya construyó en su país.

Es más, invitó al presidente del Estado plurinacional Evo Morales, a sus ministros y al ejecutivo de la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM) a visitar su país para constatar la expansión de sus plantas de acero y energía y corroborar que la firma está interesada en invertir $us 2.100 millones en Bolivia y de esta manera ‘cortar’ de raíz las especulaciones que se dan en Bolivia de que la firma no quiere invertir en Mutún.

Con una facturación anual de $us 2,3 billones, Jindal es parte del grupo O.P. Jindal de un valor de $us 12 billones como transnacional en acero y energía, minería, gas y petróleo, y sectores de infraestructura con una presencia por todo Asia (Indonesia, Nepal, Mongolia y Omán), África, Sud América (Bolivia) y Europa. 

Al respecto, YPFB prevé en su plan hasta 2015 que habrá los volúmenes disponibles de acuerdo a la producción y capacidad de transporte y se garantizará el requerimiento para Mutún, pero no explica de dónde saldrá el energético.

Por su parte, el titular de la ESM, Sergio Alandia, auguró una mejor coordinación con la firma y el despegue del proyecto en 2012, pero tampoco dio detalles sobre la provisión del gas para la siderúrgica.

   La visita  

Invitación. La siderúrgica india Jindal invitó a EL DEBER, al canal estatal, al periódico Cambio, La Razón y a Gigavisión.

Vuelos. Para llegar a Nueva Delhi se abordó dos aerolíneas. En la ruta a San Pablo (Aerosur) y en la ruta San Pablo-Dubai-Delhi (Emiratos). Posteriormente para visitar las plantas de la empresa se viajó cada día en diferentes aerolíneas privadas, entre ellas la más importante, Indigo. Cabe aclarar que la Jindal tiene reconocimiento en cada una de las terminales aéreas y es considerada una de las más importantes.

Itinerario. La visita a las plantas siderúrgicas se realizó durante cinco días. Cada jornada fue maratónica desde las 5:00 hasta las 20:00, hora local.

Un ‘gigante’ de acero que produce electricidad

Hierro. Instalan megageneradoras en sus plantas y dan electricidad para la India.

El más exitoso resultado económico de la última década que representa la República de la India, se refleja en sus industrias que experimentan un vertiginoso crecimiento y apuntan a ocupar los sitiales más importantes del mundo. Una de ellas es la siderúrgica Jindal Steel & Power, firma que donde instala sus plantas de acero construye generadoras de energía con verdaderas ciudades satélites para sus empleados.

Para tener una idea de la magnitud de las plantas siderúrgicas de esta compañía basta citar que una de ellas, la de Raigarth, Chhattisgarh produce 1.000 megavatios (MW), es decir, equivalente casi a todo el consumo de Bolivia (1.100 MW).

Jindal Power Ltd (JPL), una compañía promocionada por Jindal Steel & Power, prevé establecer un módulo de crecimiento sustentable para lograr la demanda de energía de su país.

Con un enfoque único hacia la diversa combinación y formas de generación de energía como la hydro, termal, y solar, Jindal Steel ha contribuido a las necesidades de crecimiento de energía de la India desde su comienzo, indicaron los ejecutivos del proyecto Atul Misra y C.D. Mathew.

En su afán por satisfacer las demandas aceleradas en el sector de desarrollo industrial y social, JPL ha puesto en marcha en la India el primer megaproyecto de energía en el sector privado en Tamnar.

Es un proyecto totalmente integrado con las minas de carbón de las cuales más de 5,2 toneladas métricas de carbón se han excavado en 2010. Unos 6,9 kilómetros de tuberías se han tendido para el transporte de las minas de carbón a la planta.

La compañía ha construido 258 kilómetros de largo y 400 kilovatios de doble circuito de línea de transmisión desde la planta hasta la subestación PGCIL en Raipur a través de la cual la energía se puede vender en cualquier parte de la India. Para cumplir con el requisito de consumo de agua de la planta, se ha construido una represa de 18 m de altura sobre el río Kurket que se encuentra a 25 km de la planta.

Una visión única de la innovación tecnológica y el avance en JPL ha llevado a un aumento en el potencial de la compañía para tomar iniciativas difíciles y explorar nuevas oportunidades en otras regiones en todo el país. La compañía está lista para iniciar nuevos proyectos en Jharkhand, Chhattisgarh y Arunachal Pradesh, agregaron los ejecutivos.

De igual forma, Jindal Power tiene previsto ampliar su capacidad en Tamnar mediante la creación de una planta adicional de 2.400 MW de energía térmica. La compañía ya ha realizado un pedido con Bharat Heavy Electricall Limitada para el suministro, montaje y puesta en marcha de 4×600 MW del paquete de caldera de turbinas de generación.

Jindal Steel & Power, también ha firmado un memorando de entendimiento con el Gobierno del estado de Jharkhand para establecer allí una planta de 2.640 MW de energía térmica.

En el sector Hydro, ha firmado un acuerdo en un proyecto de 6.100 MW en Arunachal Pradesh en asociación con Hydro Power Development Corporation of Arunachal Pradesh.

La firma también ha efectuado millonarias inversiones en la planta de pellet en el distrito Keonjhar y de Sarda Mines en Orissa, según indicaron el vicepresidente de la primera S.S.H. Naqvi y Ashok Gupta respectivamente.

Consultados sobre el caso boliviano, los analistas Álvaro Ríos y Hugo de la Fuente indican que el proyecto Mutún requiere de al menos 8 millones de metros cúbicos de gas por día (MMm3/d), que resulta ser casi todo el consumo de los bolivianos.

Afirman que la Jindal tiene una responsabilidad, la de efectuar inversiones y construir la infraestructura para el funcionamiento de una planta termoeléctrica, porque los hornos de fundición funcionan con electricidad, por lo que la parte sustancial que es unos 4 MMm3/d se destinará a la generación de electricidad.

El otro 50% del gas, también 4 MMm3/d, lo utilizará para la industrialización del hierro a través de un proceso que permite la producción de acero.

Ambos analistas señalan que el Gobierno debe dar una explicación sobre los planes de ampliación de Gasoducto Bolivia-Brasil para posibilitar el transporte de los 8 o 10 MMm3/d de gas.

En tanto, un informe del presidente de YPFB, Carlos Villegas, señala que espera definiciones de los ministerios de Hidrocarburos y de Minería para dar el energético a la Jindal.

En el Ministerio de Hidrocarburos se indicó que el titular José Luis Gutiérrez, se encuentra en Brasil. Mientras que en Minería no se pudo contactar a la autoridad, pese a los constantes requerimientos.

El viceministro de Desarrollo Productivo, Ramiro Beltrán fue el único que se refirió al asunto e indicó: “Existe la garantía del Estado boliviano para proveer de gas a la siderúrgica india”.

Empero, Beltrán deja al descubierto de que hay una negociación ‘a medias’ que debe ser definida próximamente.

Aclaró que el asunto es manejado por las carteras del área energética y de Minería.

   El proyecto Mutún  

Antecedentes. El contrato de Riesgo Compartido entre Jindal y la ESM fue aprobado por la Asamblea Legislativa Plurinacional el 24 de septiembre de 2007 mediante Ley 3789. El contrato, surge de haber sido declarado adjudicatario del proceso de licitación internacional para la explotación del yacimiento Mutún y contempla la construcción, instalación y operación de un complejo siderúrgico integrado con las unidades de minería (hasta 25 millones de toneladas por año); concentración, peletización (hasta 10 millones de toneladas por año), reducción directa (hasta 6 millones de toneladas por año), acero (hasta 1,73 millones de toneladas por año, instalaciones auxiliares, sistema eléctrico (planta termoeléctrica) para cubrir la demanda del proyecto, sistema de agua cruda, viabilidad para conectar el complejo con la red nacional.

Energía. El contrato establece la provisión de gas por parte de YPFB para la planta de generación termoeléctrica de 450 MW. La generadora la construirá la Jindal. Este punto es el que preocupa a la firma india, pues requiere en 2012 de medio MMm3/d de gas, en 2013 de un millón, en 2014 de 3,5 millones, en 2015 de seis millones, en 2016 de seis millones y a partir de 2017 hacia adelante de 10 millones.

    Naveen Jindal | Presidente ejecutivo  

“Necesitamos el apoyo del Gobierno y reglas claras”

– A cuatro años de la firma del contrato ¿qué evaluación hace de Mutún?

– El sentimiento es claro. Estamos trabajando muy duro por el proyecto. Estoy entusiasmado, pero espero la ayuda del Gobierno sobre la provisión del gas. Tenemos que firmar un acuerdo para que se nos provea gas, y queremos claridad para construir una terminal portuaria en Puerto Busch y la línea ferroviaria hacia esa localidad. Si tenemos la ayuda podemos hacer el proyecto fácilmente, para nosotros esto es muy pequeño.

Ustedes ven en esta visita, que nuestro negocio es hacer plantas de acero. Estamos haciendo proyectos más grandes en India o sea que Mutún lo podemos hacer fácilmente. Sin embargo, necesitamos el apoyo del Gobierno y reglas claras.

– ¿Eso quiere decir que hay preocupación de que el Gobierno no cumpla con la provisión del energético?

– Por supuesto. Tenemos declaraciones conflictivas de un ministro diciendo que no nos van a dar gas para la energía, pero según el contrato se nos tiene que dar. Todo lo que hacemos en India lo podemos hacer en Bolivia. Hemos gastado casi tres años en el proyecto y ahora estamos listos para empezar, pero reitero necesitamos el 100% del apoyo gubernamental.

– El Gobierno tiene dudas de sus inversiones…

– Hemos hecho todas las inversiones de acuerdo al contrato. Ustedes tienen que ver como se manejan las cosas, esa es la razón por la que están acá, para que vean de lo que somos capaces. La gente debe darse cuenta de nuestra capacidad y si alguien tiene alguna duda debe decirnos la verdad.

   Análisis  

“Sin gas no se puede arrancar”

Álvaro Ríos/Consul

Siempre hemos manifestado que la Jindal es una empresa con activos en muchos países y que es una de las líderes en producción mundial de hierro y que su llegada a Bolivia tenía mucho sentido. Sin embargo, vemos que más allá de buenas intenciones, básicamente nada ha pasado en cuatro años y que solo se repite la misma historia, y que si no cumplen con sus inversiones se las echará del país.

Existe la necesidad de gas para electricidad y para el proceso y ambos necesitan ir de la mano. Por alguna razón, la contratación de gas natural no se da y la piedra pasa de un lado a otro y eso implica que hay dificultades en el suministro y esto debe aclararse. Sin gas, el proyecto no puede arrancar y esto es función de las curvas de producción de los campos descubiertos y de los contratos ya firmados.

Cuando veamos un contrato serio de compraventa de gas y transporte con penalidades y multas de ambos lados diremos que el proyecto siderúrgico puede ir adelante.

En otras palabras, si no hay más producción ni reservas, el proyecto no puede seguir adelante. Esto significa que se cumple lo expresado por mi persona hace mucho tiempo de que no hay la suficiente exploración en el país para encarar la industrialización.

¿Por qué no se firma un contrato serio de compraventa de gas de una vez entre YPFB o el Ministerio de Hidrocarburos con la Jindal? ¿cuál es el problema?

Si el Gobierno y YPFB dicen que hay gas, que lo demuestren.

    Opiniones  

A. Eid/Control Social

Nueva vigilia

“El presidente de la ESM debe renunciar para que este proyecto arranque. Alandia dijo que nosotros cerramos la institución en Puerto Suárez, lo que no es cierto. Vamos a hacer una nueva vigilia la próxima semana y exigimos al directorio dar una respuesta. Si la Jindal tiene suficiente plata entonces que invierta más recursos y exigiremos el gas”.

L.F Dorado/ Diputado

Firma de acuerdo

“Hemos visto que este grupo internacional tiene recursos y está interesado en invertir en Puerto Suárez. Creo que es hora de que el Gobierno firme un acuerdo energético con la empresa para que le suministre el gas suficiente que permita arrancar las operaciones y la construcción de la planta de energía y garantizar el inicio de la industrialización”.

J. L. Santander/Cívico

Se debe continuar

“El señor Alandia no tiene ingreso a Puerto Suárez, pese a que se abrió las oficinas de la ESM por orden de la Fiscalía. Este proyecto debe continuar, al menos así lo garantizó el ministro de Minería José Pimentel, que estuvo la pasada semana en nuestra región. Se indicó que se volvió a autorizar a la Jindal para que reinicie sus exportaciones”.

Olvis Hurtado/Cívico

Analizan el tema

“Nos llama la atención de que aún no haya un contrato gasífero, pese a que hemos visto que las obras avanzan en el yacimiento Mutún. Cómo es posible que YPFB o el Gobierno no puedan garantizar el suministro de gas para la termoeléctrica. Vamos a analizar el tema la próxima semana entre los cívicos de la provincia y las alcaldías para adoptar una posición”.

José Padilla/ExpertoEs difícil

“Lo cierto es que no hay la suficiente producción de gas en el país. No será tan fácil darle gas a la Jindal, además hay un compromiso del Gobierno en darle gas a la futura cementera de Yacuses a partir de 2013. Hay que recordar que un surtidor de la CRE de Puerto Quijarro también requirió gas y hasta ahora no hay”.

Un ‘ejército’ al servicio de la firma

Hierro. Dos bolivianos trabajan con el presidente de la siderúrgica. La empresa proyecta el desarrollo sustentable. Las mujeres son microempresarias. Las ciudadelas tienen de todo.

Bajo un modelo de responsabilidad social y desarrollo sustentable, los pobladores de las ciudadelas de acero de Nalwa, Patratu, Angul, Barbil, Raipur, Tamnar y Tensa viven de su trabajo pues generan sus principales alimentos, una variedad de productos higiénicos, cosméticos, aceites e incluso sus prendas de vestir.

Según datos de la empresa, Jindal genera 20.000 empleos directos y 80.000 indirectos. Mientras los hombres desarrollan actividades en la siderúrgica, las mujeres de los obreros son capacitadas en costura, preparación de cosméticos, elaboración de bolsas, toallas higiénicas, jabones, cremas para baño y producción de alimentos.

Toda la elaboración de productos va destinada al consumo interno de sus ciudades. No obstante, ya se piensa en exportar.

Lo mejor de todo, es que la empresa les construye sus viviviendas (edificios) y en forma organizada instala mercados, centros educativos, hospitales y parques.

Eso sí, no hay bares ni clubes nocturnos, pero los trabajadores suelen reunirse los fines de semana para compartir entre familias y divertirse.

A ello se agrega que miles de estudiantes egresados de las principales universidades en siderurgia hacen prácticas en las empresas de la Jindal y posteriormente pueden ser incorporados como profesionales yúnior.

Por otro lado, se pudo conocer que dos trabajadores cercanos al presidente Naveen Jindal se desempeñan como profesores, uno de idiomas y otro de actividad física.

Óscar Subirana Lima (52), un hombre de San Borja (Beni), firmó contrato con el ejecutivo el 20 de octubre para enseñarle español durante un año.

Subirana está feliz, pues gana lo suficiente como para estar bien cuando vuelva a su tierra.

“Me gusta la cultura, la comida y la amabilidad de la gente. Un empresario boliviano puede tener éxito en la India”, aseguró.

A su turno, Marc Gastin Sánchez, licenciado en Actividad Física titulado en la Universidad Gabriel René Moreno, y licenciado en sicopedagogía en la Universidad Católica Boliviana también expresa su satisfacción por ser el entrenador del joven empresario pues obtiene buenos ingresos y un promisorio futuro.

Hilton Heredia G./ N. Delhi, El Deber