“La permanencia del maestro estará en función de su actualización”

El ministro de Educación de Bolivia habla del nuevo currículo educativo previsto para 2012. Aguilar dice que se quiere desterrar aquello de “mi derecho es no actualizarme”.

imageRoberto Aguilar (der), ministro de Educación con Página Siete.

Página Siete / La Paz



El Ministerio de Educación anunció la aplicación del nuevo currículo educativo a partir del próximo año, motivo por el cual Página Siete dialogó con el titular de esa cartera, Roberto Aguilar.

Página Siete.- Ministro, ¿cuáles son los aspectos centrales del nuevo currículo educativo?

Lo primero que se ha hecho es entregar el nuevo currículo a todos los actores educativos, padres, profesores, bloque educativo indígena, colegios privados, etc. La idea es darle un posicionamiento y un debate mucho más amplio de lo que fue la propia ley, porque donde se va a concretar el proceso de transformación es en el currículo.

Ahora, entre los componentes centrales de la nueva propuesta está buscar un equilibrio entre lo existente y lo propuesto.

El tiempo de estudio en las escuelas fiscales es cada vez más corto, mientras en lo privado, por diferentes factores, se viene ampliando. Y ésa debería ser la tendencia, pues una jornada educativa debería ser como una jornada laboral de ocho horas, eso sería lo óptimo. Ahora estamos con cuatro horas en los fiscales y en los particulares con jornadas de seis horas mínimo, y en algunos casos con asignaturas complementarias hasta ocho horas.

Sin embargo, si modificáramos la carga horaria hacia arriba o abajo, generaríamos una inviabilidad en la aplicación del nuevo currículo.

La transformación irá a través de tres componentes: a) formación del maestro, b) la incorporación de componentes técnicos, vinculando mucho más al tema práctico, productivo desde la creación hasta el desarrollo de procesos vinculados a la vida, y c) la incorporación de elementos tecnológicos.

La estructura misma de las materias está preservándose en lo general, aunque se están modificando aquellas que están vinculadas a áreas que son novedosas para la sociedad boliviana: lo productivo, lo técnico, la cosmovisión.

Otro componente es la transformación de ciertas aéreas que antes eran manejadas de una manera muy parcial, como la religión por ejemplo, que estaba vinculada a una sola expresión. Allí estamos incorporando un componente de valores sociales, éticos, combinado con el respeto hacia el tema de espiritualidad.

Página Siete.- En este proceso de socialización del nuevo currículo, algunos sectores han expresado su temor de que el documento sea sólo “transparentado” para luego ser aprobado sin debate. ¿Es esto cierto?

Al ser un espacio concreto en el cual se va a trabajar la transformación educativa, es imprescindible darle al currículo un sentido de construcción colectiva.

Entonces, no es socialización, no es dar el documento para después aprobarlo. Es más bien generar un trabajo de construcción colectiva en más de 90 eventos mixtos que ya están previstos.

Cuando el maestro vaya al aula tiene que sentir que es su trabajo, su esfuerzo y que ha sido construido por él, y el padre tiene que sentir que ha participado también. Por ahora son documentos de trabajo, no es un currículo con resolución.

Página Siete.- Hay algunos analistas que consideran que se está utilizando de alguna manera una visión rural en lo socioproductivo comunitario para incorporarlo a la ciudad, ¿será esto correcto?

Las carreras técnicas no son un trasplante de la visión del campo a la ciudad. Ya algunos colegios privados o de convenio imparten estas carreras técnicas y esta experiencia es fuerte en los colegios de convenio de la Iglesia Católica. En el área rural esto está limitado por el tema recursos y a lo mucho que se ha llegado es a los huertos escolares.

Lo que sí queremos hacer es recuperar iniciativas e innovaciones pedagógicas y combinarlas. Lo que está muy desarrollado en el campo es la vinculación entre escuela y ámbito productivo.

El enfoque curricular plantea el tema productivo en dos sentidos: el primero, la producción de conocimientos o desarrollo de un enfoque científico. Es decir, capacidad de generar respuestas a problemas concretos a través del conocimiento. Y el segundo pasa por preparar a los alumnos para enfrentar la vida. Cuando sale nuestro bachiller con formación amplia en lo humanístico, tiene que volver a aprender.

Página Siete.- ¿Todos los bachilleres van a salir con este nivel de técnico superior?

A mediano plazo sí, ése es el objetivo, que el grado terminal sea técnico medio.

Página Siete.- ¿Cuándo arranca la aplicación del nuevo currículo?

En el tema de la aplicación del currículo, lo que vamos a plantear es el arranque el próximo año, inicialmente con un currículo completo en los primeros cursos. La primera etapa será de orientación y capacitación del maestro en el nuevo currículo y a partir de ello su incorporación en aula de manera plena.

Además de ser capacitado, el maestro va a necesitar el material didáctico para su aplicación, básicamente bibliografía. Eso es lo que nos falta, aunque las editoriales ya están esperando el material. El objetivo es reemplazar el texto comercial por el texto oficial.

Página Siete.- ¿Qué cursos serán los que inicien el cambio?

El primero y segundo de primaria y de secundaria serán los primeros en arrancar con el nuevo currículo. En resumen, el cambio estructuralmente irá a los contenidos y al enfoque metodológico, para romper el esquema del maestro que se para frente a la pizarra y dicta.

Página Siete.- Pero todavía no están preparados los maestros, ¿verdad?

No.

Página Siete.- ¿Cuánto tiempo se requiere?

Es bien difícil decirlo, es un proceso. Al futuro maestro y al que está en ejercicio lo vamos a incorporar de manera obligatoria, para evitar aquello de “mi derecho es no actualizarme”. Su obligación es actualizarse, más bien es su derecho.

Si el resultado de la aplicación es muy lento -porque existen ciertos temas complejos de resolver-, vamos a hacer más holgado el proceso. Si la respuesta es positiva, en tres años tendremos aplicado todo el nuevo currículo educativo, eso es lo ideal.

Lo que sí está avanzado es la incorporación de la evaluación para el tema de ascenso de categoría, por la vía de una evaluación del desempeño de los maestros.

Página Siete.- Cómo sería una evaluación por desempeño?

Estamos planteando el tema de obligar al maestro, como parte de su evaluación, a incorporar un curso de posgrado, un diplomado al año. Lo segundo es ver qué ha producido, qué ha desarrollado en su actividad cotidiana en el aula.

Página Siete.- ¿Entonces los profesores que no tengan esas iniciativas no ascenderán de categoría?

No, no ascenderán de categoría. El planteamiento va más allá del examen.

Página Siete.- ¿Y están de acuerdo los maestros?

El planteamiento ha surgido de los propios maestros.

Las publicaciones que hablan de guías de estudio para el examen de ascenso de categoría son una especie de chanchullos formalizados en textos. Y eso es lo que queremos romper, porque lo que se ha creado en torno al examen de categoría es un circuito comercial que ha distorsionado el real sentido de la evaluación.

Con esto ya no habrá exámenes, sino un abanico de cursos de diplomado y otras posibilidades de especialización.

Un segundo punto es su desempeño, entendido como todo el aporte en términos de innovación pedagógica.

El tercer elemento es el componente de ética, valores, normas, etc.

Entonces ellos critican que al cambiarse los contenidos se va a generar un proceso de exigencia mayor en la actualización, y eso va a implicar esfuerzos voluntarios, pero fundamentalmente obligatorios. La permanencia del maestro estará en función de su actualización.

Lo que buscamos es mejorar la preparación tradicional del maestro de las normales y ofrecerle mejor capacitación.