Laboratorio de cocaína operaba al lado de una finca ganadera

Narcos. Cayeron siete, la mayoría colombianos, cerca de Cotoca.

image‘Refrigeración’. En esta piscina de plástico enfriaban el éter fabricado en el lugar con la mezcla de otros químicos.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico descubrió el jueves un laboratorio de cristalización de cocaína en una comarca casi urbana, pues se encontraba 12 kilómetros al norte de Cotoca. Asimismo, desbarató una organización internacional con la captura de siete narcos, la mayoría colombianos, según fuentes oficiales.



Las instalaciones clandestinas estaban en plena etapa de producción en una floresta que servía de rompeviento a una propiedad ganadera situada en la comunidad Los Tajibos, en la jurisdicción de Cotoca, a unos 25 kilómetros de la capital oriental y a 12 km del santuario.

La refinadora constaba de cinco ambientes: áreas de cristalización de la droga, de secado, sector de fabricación y enfriamiento de éter, cocina y dormitorios.

En el lugar se hallaron recipientes de plástico, dos hornos de microondas, una lavadora, dos motores y maquinarias, además de sustancias químicas, gasolina, diésel y alcohol propílico. De igual modo había un ingrediente blanco en una bolsa similar a cocaína, que iba a ser analizado.

“Era un laboratorio de cristalización y de reciclaje de éter oculto en una propiedad ganadera, en el que trabajaban entre 10 y 12 empleados. Con la captura de siete personas se logró desarticular una organización internacional de droga. Se aprehendió a cinco ciudadanos colombianos, a un cubanocanadiense y a un boliviano”, explicó el mayor Richard Cordero, jefe de operativos de la Felcn.

Por las evidencias, como envoltorios impregnados de sulfato de cocaína y las áreas de producción, se presume que refinaban unos 100 kilos de cocaína a la semana, a juzgar por Cordero.

Asimismo, se calculó que los narcos trabajaron en el sitio entre tres y seis meses con la complicidad de los dedicados a la ganadería, pues estos les facilitaron energía eléctrica por un cable de más de 300 metros. También les proveían agua a través de una manguera de cientos de metros de largo.

“Se indaga la complicidad del dueño o del administrador de la propiedad ganadera, pues facilitaron energía y agua a los narcotraficantes”, dijo Cordero.

Un joven de la ganadería manifestó que unos sujetos le hablaron a su padre para llevar corriente y agua al rompeviento, pero que su progenitor desconocía las actividades de los desconocidos.

El fiscal José Parra presentó ayer la imputación contra los narcos y espera llevarlos hoy ante un juez cautelar.

En lo que va de 2011, la Felcn se incautó en todo el país de 23,4 toneladas de pasta base de cocaína y 4,5 de cocaína refinada, según datos del Gobierno.

El Deber