Los malos y los buenos

Yoyo Pando Laguna

yoyopando Desde la escuela nos enseñaron la diferencia de lo bueno y lo malo, siempre los que hicieron daño, los canallas, los soberbios, los cínicos, los facinerosos fueron los malos, al contrario los que hicieron el bien, buscaron la paz, la igualdad, la libertad, la democracia, fueron los buenos.

Es así que los malos fueron identificados como Nerón, Calígula, Judas, Atila, Hitler etc. Mientras que los buenos se llaman Jesús, María, Juan Pablo II, Teresa de Calcuta, Mandela, Bolívar, etc.



Sin embargo en la Bolivia, el famoso cambio, movió en el tablero las piezas y ahora los buenos son malos y los malos son los buenos.

Solo hay juicios y persecuciones para los opositores, es que ellos son los malos, ellos son los que no quieren en el gobierno al indígena de mentiras.

Es así que Humberto Roca Leigue es malo por pedir “reglas claras”, eso con el cambio es un delito que no tiene perdón, Branko Marinkovic Jovicevic es malo por pedir autonomía y eso es delito en tiempos de cambio.

Del mismo modo Luis Tapia Pachi es malo por pedir que el caso Rozsa se ventile e Santa Cruz y eso en tiempos de cambio es delito muy grave, Ana Malena Suzuki es mala por defender a su pueblo pandino y debería estar en la cárcel.

Son muchos los “malos” del cambio muchos se fueron del país, otros están presos, a ninguno se le probaron las acusaciones, el gobierno de los 500 años del odio y del rencor no tiene pruebas de nada.

Al otro lado están los “buenos”, los inmaculados, los santos, como Santos Ramírez, los angelitos celestiales, los querubines masistas y entre ellos hay arcángeles, ángeles y angelachos.

Ahí están los buenos que ordenaron la cobarde represión de mujeres, niños, ancianos y hombres indígenas de tierras bajas, los Llorenti, Farfán, Santisteban, Muñoz y posiblemente los Morales Ayma y García Linera.

No hay que olvidar a los que causaron muertos en Caranavi como Llorenti, los que vendieron avales políticos para trabajar en YPFB como Nemesia Achacollo y Chato Peredo, Jorge Alvarado acusado de firmar contrato fuera de ley en YPFB y premiado por ello como Embajador en Venezuela.

Alicia Muñoz ex Ministra de Gobierno que contrató a sus parientes como consultores con altos sueldos, Félix Patzi que compró computadoras a precio de oro o Celima Torrico que se tiró los dineros de ayuda internacional.

Recordemos a la cocalera Leonilda Zurita que robó vituallas para damnificados y se las dio a los cocaleros cuando tomó la Prefectura de Cochabamba, hoy es la que quiere carretera por el Tipnis o el ex Ministro Salvador Ric que compró gasolina subvencionada para una empresa que no existe.

Gracias al cambio ahora son buenos Manuel Morales Olivera que traficó con influencias en la auditoria de los campos petroleros Caranda y Colpa mediante el bufete de abogados Mostajo S.C del que forma parte su padre Manuel Morales Dávila y José Bailaba ex diputado que negoció con visas chinas, igual que el ex Ministro Hugo Salvatierra que se peló varios tractores.

Ni que decir de la sobrina de Alicia Muñoz, Marcela Muñoz acusada de nepotismo y corrupción en Migración Santa Cruz junto con Henry García y otros 14 masistas destituidos por vender pasaportes a 500 dólares cada uno y el ex viceministro de Vivienda, Marcelo Zurita que favoreció con proyectos de vivienda a la cooperativa Jerusalén dirigida por el masista Carlos Zabala.

Ahora son buenos los causantes de dos muertos en Caranavi como Sacha Llorenti, de tres muertos en La Calancha como Alfredo Rada, los pegadores de mujeres amordazadas y maniatadas en Chaparina como Llorenti, Farfán y Muñoz, los que dejaron vegetal a un maestro de Portachuelo como Fidel Surco e Isaac Ávalos.

Los que sobornaron a Ignacio Villa Vargas con 31.500 dólares, como Juan Carlos Núñez del Prado, Luis Ernesto Clavijo, los que asesinaron a Eduardo Rozsa y otros dos sin darles derecho a la defensa, como Walter Andrade, hoy premiado con el grado de Mayor, los que metieron preso a Leopoldo Fernández sin comprobarle supuestos delitos y rogando que conviva con los gusanos.

Los que tienen ciudadanos presos por el caso Rozsa sin probarles nada. Algunos por simples sospechas, los que acusan de terrorismo a generales en retiro como Luis Añez Rivero y Gary Prado Salmón (en silla de ruedas), el doctor Juan Carlos Santisteban y Chichi Castedo y los cuatro por sus condiciones de salud no matan ni una mosca.

Es “bueno” el Ministro de Gobierno Wilfredo Chávez al designar como Directora Nacional de Recaudaciones de su Ministerio a Lupe Nava Arce, cuñada del general René Sanabria preso en EE.UU. por narcotráfico y “bueno” es también Isaac Ávalos que recibió 5 millones de dólares del entonces Ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana para “gastos” de la CSUTCB.

Ahora es “bueno” Álvaro García Linera que quiere matar el alma a los kharas (blancos) cuando él es khara o Evo Morales declarado enemigo de las mujeres.

Gracias al cambio ahora los malos son buenos y los buenos malos, como dice el tango Cambalache, los inmorales nos han igualau, no es lo mismo el que trabaja, todo el día como un buey que el que vive del Estado y hace lo que quiere con la ley, el que para él es lo mismo un burro que un gran profesor y no le importa si naciste honrau.

Lo grave es que los “buenos” de ahora, tienen genuflexos que por intereses económicos se han convertido en cursientos porque se bajan a cada rato los pantalones y hasta aceptan un posible gasolinazo, son los que por dinero, pueden vender su alma, su consciencia y hasta a su madre, son los “buenos” de ahora, pero siguen llevando la camiseta de los “malos”, son cruceños porque aquí nacieron, pero nada más.

Si el que lucha por la libertad, la autonomía, la democracia, lucha por Santa Cruz, por su familia, por su gente es malo, entonces con mucho orgullo soy malo en estos tiempos de cambio.