Monti prepara un programa «con grandes sacrificios» para Italia

El nuevo primer ministro italiano, Mario Monti, ha asegurado en su primera rueda de prensa como jefe del Gobierno italiano que su ejecutivo agotará la legislatura, hasta el año 2013, y que Italia tendrá que hacer «sacrificios» para superar la crisis económica y volver a la primera línea internacional.

«La política puede trabajar para transformar este momento difícil en una oportunidad», ha afirmado el excomisario europeo, tras la primera ronda de reuniones de fuerzas políticas para configurar su ejecutivo de unidad nacional, que se espera que esté principalmente integrado por técnicos.

Monti ha subrayado su apuesta por relanzar la economía italiana y ha incidido en que las reformas volverán a dar al país «un papel protagonista en el mundo». Además, ha anunciado que se reunirá con representantes de asociaciones de mujeres y jóvenes, en el marco de sus contactos para formar el nuevo gabinete.



A pesar de que su ejecutivo estará principalmente integrado por expertos en cada materia, Monti ha dejado claro que también quiere contar con representantes de las diferentes fuerzas políticas, toda vez que el respaldo de los partidos es fundamental para el éxito del nuevo Gobierno. «No es una condición indispensable que se conviertan en ministros los secretarios de los partidos. Sin embargo, es indispensable que compartan los objetivos del ejecutivo y su programa», ha explicado.

El nuevo primer ministro italiano ha subrayado que los nuevos ministros serán «eficaces y convincentes» y ha abogado por lograr un consenso amplio en la composición del gabinete. «No he usado nunca las palabras lágrimas ni sangre. La palabra sacrificios sí, pero las fuerzas políticas han comprendido la seriedad del momento que estamos pasando», ha indicado.

El sucesor de Silvio Berlusconi al frente del Gobierno italiano ha querido dejar claro que quiere que su gabinete de unidad agote la legislatura, que finaliza en la primavera de 2013, aunque siempre estará supeditado a la confianza del Parlamento.

En el primer día de conversaciones para cerrar el primer ejecutivo de la era Monti, el partido del ya exprimer ministro Silvio Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL), se ha mostrado más moderado en su valoración del liderazgo del economista y senador vitalicio.

En nombre del PDL, Fabrizio Cicchito ha sido el encargado de edulcorar el rechazo de su formación a Monti y ha asegurado este lunes que su formación no dará un «apoyo a ciegas» al nuevo jefe de Gobierno porque optará por adoptar una posición «constructiva» con la condición de participar en las decisiones sobre los miembros del nuevo gabinete y los departamentos que lo constituirán, según ha informado el diario ‘Il Corriere della Sera’.

A pesar del cambio de postura del PDL, la Liga Norte, su principal socio en el Gobierno de Berlusconi, ha mantenido su rechazo al nuevo primer ministro italiano. El líder de esta formación, Umberto Bossi, ha comunicado este lunes a Monti vía telefónica que no le apoyará en su investidura parlamentaria y que valorará «caso por caso» el respaldo a las decisiones del ejecutivo de transición.

Fuente: www.europapress.es