Nuevo incidente en planta nuclear de Fukushima

fuku_ml Las autoridades detectaron partículas radiactivas vinculadas a una fisión nuclear en la planta atómica japonesa dañada en Fukushima, informaron el miércoles, lo que sugiere que uno de sus reactores podría tener un problema nuevo.

Las preocupaciones nuevas en la planta nuclear Dai-ichi tienen lugar en momentos en que un reactor en el sur de Japón fue reactivado, primera operación de ese tipo que se efectúa en territorio japonés desde que el maremoto y ola gigantesca del 11 de marzo provocaron inquietud por la seguridad de los reactores nucleares nipones.

Las autoridades de la planta dijeron que el gas dentro del reactor número dos de Fukushima indicaba la presencia de xenón radiactivo, que podría ser producto derivado de una inesperada fisión nuclear. Como precaución se inyectó ácido bórico por medio de un conducto de enfriamiento para contrarrestar posibles reacciones nucleares.



Tokyo Electric Power Co., o TEPCO, dijo que no se habían registrado aumentos en la temperatura ni presión del reactor. La compañía agregó que los materiales radiactivos no habían alcanzado el punto en que las reacciones nucleares se activan solas y aseguró que la detección de xenón no tendrá mayor impacto en los esfuerzos de los trabajadores por mantener el reactor frío y estable.

Como la semivida de los isótopos detectados es breve, probablemente el xenón se creó recientemente. Y las autoridades agregaron que el nivel detectado era tan leve que se necesitan más pruebas para confirmar que la medición no fue un error.

"Hemos confirmado que el reactor es estable y no creemos que esto tenga impacto alguno en nuestra labor futura", dijo el vocero de TEPCO, Osamu Yokokura. Acotó que no se detectaron filtraciones de radiación fuera de la planta.

Hiroyuki Imari, un portavoz de la Agencia Nuclear de Seguridad Industrial, opinó que la detección del gas no indica un problema importante, pero afirmó que de todos modos se investigaba su causa.

La planta es escenario del peor desastre nuclear desde Chernobyl en 1986. Una zona de exclusión de 20 kilómetros (12 millas) está en efecto desde que el maremoto y la ola gigante averiaron la planta al nordeste de Tokio.

AP