Presidente Morales, ¿cuántos muertos más tendrán que haber?

Jimmy Ortiz Saucedo

jimmy-ortiz1 “Fuerzas Armadas saldrán a las calles a combatir la inseguridad ciudadana.- Ante la ola delincuencial que se registra en el territorio nacional, principalmente en el departamento de Santa Cruz, el Gobierno determinó que las Fuerzas Armadas (FFAA), salgan a las calles para patrullar y reducir los índices de criminalidad”. (El Mundo)

Luego que nuestro gobernador Rubén Costas fue baleado por delincuentes, el presidente Morales llamó a una Cumbre de Seguridad Ciudadana. Lo hizo obligado por la presión de la opinión pública, igual que hoy promete sacar las Fuerzas Armadas a las calles.



La famosa cumbre no sirvió para nada, todo siguió igual o peor que antes. Solo sirvió para emborrachar la perdiz por algún tiempo. Fue solo una cumbre mediática, simbólica, como les gusta a los masistas.

Este gobierno sólo se mueve por presiones, no tiene ninguna política de seguridad ciudadana, igual que no tiene una verdadera política antidroga.

La inseguridad ciudadana y el narcotráfico son caras de la misma moneda. Desde la llegada de los carteles internacionales de las drogas a Bolivia la seguridad ciudadana colapso, comenzaros los asesinatos típicos de sus sicarios, los Secuestros Express, los ajustes de cuenta, la corrupción de jueces, fiscales y policiales. La ciudadanía desde entonces vive en vilo, uno no sabe si volverá a su casa.

Mientras no se combata el narcotráfico la inseguridad ciudadana seguirá creciendo.

Santa Cruz es una ciudad insegura. La delincuencia nos está ganando la guerra. Es una triste verdad que tenemos que asumir. El reconocimiento de esta realidad será el punto de partida para el cambio. Sólo la aceptación de un error hace posible su enmienda.

Esto no puede seguir así, necesitamos un punto de inflexión. Tenemos que ponerle un alto a la delincuencia. Todos tenemos que poner nuestra cuota parte de sacrificio en esta lucha, pero en especial las autoridades llamadas por ley. Son ellos, en primera instancia, los que tienen que trabajar duro. Fiscales, policías, jueces, el sistema penitenciario y eventualmente el ejército nacional, deben ponerse las pilas.

Santa Cruz debe elaborar su propio plan de seguridad ciudadana. Si no lo hacemos nosotros mismos, nadie lo hará por nosotros. Esa es la historia cruceña. Fue ayer, lo será hoy y también mañana. Al centralismo le importamos un pito, ya lo sabemos. Con que no nos estorbe ya es mucho logro.

¡Sugiero comenzar obedeciendo la ley! Sí, muy sencillo, obedeciendo la ley. Una cosa que los bolivianos no tenemos muy arraigado en nuestra cultura.

¡Tenemos una ley, apliquémosla! Apliquemos la ley N° 2494, Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, hasta que ténganos una mejor.

Esta ley ordena la creación de los Consejos Departamentales de Seguridad Ciudadana. En el artículo 9° expresa:

I. Los Consejos Departamentales de Seguridad Ciudadana son los organismos encargados de coordinar a nivel departamental las políticas de seguridad ciudadana en coordinación con el Consejo Nacional a través de la Secretaría Técnica.

Los Consejos Departamentales serán presididos por el Prefecto del Departamento y estarán integrados por:

1. El Prefecto del Departamento;

2. Presidente de la Brigada Parlamentaria;

3. Presidente de la Corte Superior;

4. Fiscal de Distrito;

5. Los Alcaldes de Capitales del Departamento;

6. Comandante Departamental de la Policía.

II. El Consejo Departamental podrá invitar y recibir a, representantes de la sociedad civil departamental.

Este Consejo es la solución coyuntural y el punto de partida. El será la instancia que elabore el Plan Departamental de Lucha Contra la Delincuencia.

Tenemos que aplicar nuestra autonomía. Autonomía que ganamos en sendos referéndums, primero en Santa Cruz, luego en la Media Luna y finalmente Bolivia.