Se perfila en Italia el sucesor de Berlusconi

Senador Vitalicio Mario Monti

Los mercados no reaccionaron bien al anuncio del presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, de que presentará su dimisión tras aprobar los presupuestos generales del Estado para 2012, que incluyen las reformas que pidió la Unión Europea (UE), debido a que esto creó incertidumbre sobre qué ocurrirá tras la marcha del mandatario.

Por ello se comenzó a idear un Gobierno técnico con una personalidad al frente que pudiera recibir el apoyo de la mayor parte de las fuerzas políticas para sacar a Italia del precipicio en el que se encuentra.

La decisión del jefe de Estado, Giorgio Napolitano, de nombrar ayer miércoles senador vitalicio a Mario Monti, de 68 años, fue la señal de que el ex comisario europeo de la Competencia se perfila como el próximo presidente de un Gobierno de transición, pues de esta manera además de ser un tecnócrata es ahora también un parlamentario.



Incluso Berlusconi, que coqueteó con la idea de que tras su adiós llegasen las elecciones, parece haber capitulado después de definir la decisión de elegir a Monti como «ineludible», según informan hoy jueves los medios de comunicación.

Además Berlusconi huye de la posibilidad de un Gobierno de transición liderado por su sucesor el secretario del Pueblo de la Libertad (PDL), Angelino Alfano, ya que prefiere «ahorrarlo» para presentarlo como candidato a presidente en las próximas elecciones.

Desde el PDL también se aprueba la elección de Monti como la «mejor solución», pues se le «podrán pedir sacrificios que al Gobierno de Berlusconi no se le podían pedir», explicó el parlamentario de esta formación Osvaldo Napoli.

«Mario Monti puede ser la personalidad justa, será él quien decidirá qué hacer», dijo a su vez el presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, que aseguró que su partido Futuro y Libertad (FLI) lo respaldará.

La idea de un Gobierno con Monti también parece haber convencido a las fuerzas en la oposición, como el Partido Demócrata y la Unión de Demócratas y Cristianos, sobre todo porque no parecen estar preparados para afrontar elecciones anticipadas.

Los únicos que ya anunciaron que no votarán la confianza a un Gobierno presidido por el ex comisario europeo y rector de la más importante Universidad económica del país, la Bocconi, son Italia de los Valores (IDV) que prefiere ir a elecciones porque si Monti llegara a encabezar un Gobierno técnico, «es de temer un Gobierno que responda al sistema bancario, al sistema financiero e, incluso, a la especulación», identificando a Mario Monti como un hombre entregado a ese conglomerado de poder.

Mientras se discute sobre el futuro, antes se tendrán que aprobar los presupuestos generales de Italia para 2012, que incluye las reformas urgentes exigidas por la UE al Gobierno de Silvio Berlusconi, y que hoy seguirán su paso por las comisiones en el Senado con el objetivo de llegar ya mañana viernes a la Cámara alta para su aprobación.

Fuente: www.infobae.com