Senador masista alerta que el cato de coca no tiene respaldo legal

El masista Isaac Ávalos dijo que se trata de una decisión asumida por los cultivadores de coca para evitar su producción masiva. No está incluida en la Ley 1008. Campesinos analizarán el tema en el encuentro del Pacto de Unidad.

imageCultivadores cocaleros en el recojo de la hoja.Archivo Digital

Página Siete / La Paz – 17/11/2011



El jefe de la bancada de senadores del Movimiento Al Socialismo (MAS), Isaac Ávalos, observó ayer que el cato de coca no tiene sustento legal y que sólo se respalda en una decisión de los productores de la hoja sagrada.

Dijo que esa medida no está incluida en la Ley 1008 y que sólo está determinada por los cultivadores de coca. “No está en la Ley (1008) el cato. Hay que modificarla, porque no está en la ley”, dijo ayer el oficialista en un reporte de la red ERBOL.

El cato es una superficie de 40×40 m2 permitida para el cultivo de la hoja de coca por cada productor en la zona del Chapare, la cual fue aprobada el año 2004 por el gobierno de Carlos Mesa para frenar los enfrentamientos que se registraban entre productores y la Policía.

Al respecto, Ávalos manifestó que las organizaciones de cocaleros impusieron esa medida para evitar que la producción de coca se haga en grandes cantidades y sin control alguno. Además, con el control social se verifica que sólo pueda cosecharse un cato de coca por familia.

El secretario general de la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, Julián Jalas, señaló que en el encuentro de las organizaciones que conforman el Pacto de Unidad -que se realizará en Sucre mañana y el sábado 19 de noviembre- tratarán este punto.

Así es que los campesinos consideran que el cato es un acuerdo que lograron los cocaleros con los gobiernos de turno, pero plantean revisar dicho convenio este fin de semana.

“Vamos también a socializar eso entre el ejecutivo y de eso seriamente analizar en Sucre entre las cuatro organizaciones que se está convocando. Después vamos a ver qué puntos se aceptan, qué puntos se quedan, tal vez algún punto van a querer excluir”, dijo Jalas.

Jalas además explicó que ésa es una necesidad debido a que se trata de un tema delicado a tratar para el Gobierno del presidente Evo Morales.

Ávalos añadió que si bien no conoce la Ley 1008, tiene entendido de que el cato tiene el objetivo de frenar el cultivo masivo, que antes de fijar el acuerdo ascendía a entre cuatro y cinco hectáreas y que hoy no permite cultivar más de la superficie acordada.

“Lo que yo entiendo es que es una decisión de los hermanos cocaleros y ahora lo que sé es que lo demás -el resto de esa medida de cultivo- es para erradicar. Eso es saludable para el país”, evaluó el senador masista.

ONU sugiere al país autocontrol

Bolivia debe tener mecanismos eficientes de autocontrol para evitar la expansión de cultivos de coca en el trópico de Cochabamba (centro), sugirió ayer el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC), César Guedes.

“Los cultivos a través del cato son una instancia que el Gobierno ha visto para regular el cultivo en la zona del trópico de Cochabamba, y si ésta es una instancia realmente para monitorear y controlar, estamos de acuerdo”, dijo Guedes a la red de radios ERBOL.

Según versiones de prensa, en el trópico del Chapare se construyeron módulos equipados para el autocontrol en el cultivo de la hoja de coca a cada uno de los afiliados a la federación de productores.

Según Guedes, es necesario que el Gobierno de Evo Morales (a su vez líder de los productores de coca) establezca mecanismos alternativos de control de la producción ilegal de coca, que en su mayoría se destina a producir cocaína.

“No queda claro si se controla basados en la Ley 1008 o más los decretos de 2004 y 2008, que abordan los cultivos en Chapare”.