Su realidad, mi excelencia…

Carlos Meleán*

MELEAN Una joda, ahora resulta que lo que todos vieron por ahí fue montado, es decir manipulado por personas que nadie conoce, pero que definitivamente están en contra del desarrollo boliviano, es decir por infiltrados, traidores, vende patria, por lo que Su Excelencia llama y todos tenemos que ir a demostrar que lo que vimos fue cierto, que nuestras fotos no fueron “arregladas”, que lo que filmaron se dio realmente por “ahicitos pues” y no en Tailandia…. Y el can…cangrejo de canciller cuenta ahora su realidad… y claro que nadie le pide que demuestre que fue así su realidad y no fue montada, para decir que esos marchistas eran en realidad del ejército de liberación facho…

Y claro, ya los filósofos se rompían las neuronas pensando en cómo podemos darnos cuenta qué es real de lo que vivimos y no parte de un sueño, porque hasta en los sueños las pateaduras pueden ser reales, claro que al despertar y no despertar en otro sueño, sino en la cruda realidad uno ve los moretones, las fracturas, las heridas, los hematomas, y todo aquello que nadie puede negar… Pero ahora con el truco del ignorante, como ellos tienen las manos limpias, entonces debemos ser nosotros los que demos el paso al frente, y demostrar que estamos en contra…



¿Fácil verdad? Llamar “al enemigo” a que dé la cara y ¿para qué? ¿Para ir a buscar la verdad? ¿O para hacerlos patear nuevamente? Pero si lo que trata este gobierno es más bien ocultar la verdad, crear su verdad, crear su mundo, un mundo abstracto, donde reine la ignorancia, como si fuera lo más normal. Y hasta ahora les seguimos el juego, les seguimos dando cuerda, les seguimos tolerando todas las Kgadas que van haciendo. Normal… todo normal en una sociedad putrefacta, pero de igual forma normal. Normal significa que viene de una norma, de algo que se repite, de algo que no es diferente, de algo que es igual, ¿pero si este ser igual es inhumano, es ilógico, por qué diablos seguimos con el mismo disco rayado, ahí contándonos las mismas pendejadas todos los días?

¿Por qué nos cuesta abrir los ojos? ¿Será la comodidad? ¿Será el miedo? ¿O será que no tenemos nada que decir? ¿Será posible que hayamos perdido la lógica? ¿Será posible que lo que vemos, oímos, sentimos no es más que una fantasía? ¿Será que somos enfermos mentales y todo se da en las fantasías de unos cocos locos, desubicados que no entienden lo que es patria, ni desarrollo, ni nada de nada?

¡Para nada! Yo no soy loco, puedo contar hasta dos y simplemente con esa lógica rudimentaria, sé que lo que pasa en este país no está bien. Sé que los que me gobiernan no lo hacen bien. Sé que ellos han violado las leyes según su gusto y que nadie les puede demostrar nada, simplemente porque ellos no fueron y solamente su palabra vale de garantía de que así fue y no de otra forma, y sé que cuando se tiene el poder definido por una cierta mayoría, todo es posible.

Este gobierno nunca supo nada, ni la dimensión del problema de los autos chutos, ni la dimensión del problema de la coca, pero como todos somos idiotas, nos dejamos meter los dedos a la boca, con un simple, “es nuestra costumbre el pijchar” por eso tenemos miles de toneladas de coca, porque por día y por persona mascamos coca hasta en sueños, y si sumamos esa cantidad mascada, porque los bolivianos tenemos bocas de 20 metros cúbicos, entonces nos falta coca para cubrir nuestro consumo diario…

Y bueno esa explicación es plausible, es real, como esa de que los policías actuaron solitos porque les picaba el culo… y los que nos gobiernan, mientras se ocultaban, o estaban de paseo privado por este mundo, tuvieron tiempo de crear sus realidades y esas realidades son las verdaderas… ¿pero si ni se ponen de acuerdo, cuál será entonces la realidad real verdadera? ¿La de Morales? No creo, porque cada vez que abre la boca, al minuto sale un comunicado para rectificar lo dicho… Entonces si es así, ¿quién gobierna en realidad esta pseudo nación?

*Hamburgo, Alemania