Arrastrando materias

Carlos Meleán*

Melean2 Nuestro sistema educativo es malo, pero ahora hay que ponerlo al nivel de nuestro gobierno, por eso dicen que hay que eliminar la posibilidad de repetir el curso y mejor es que arrastren materias, es decir, llegar al bachillerato debiendo 100 materias a 100 adobes por materia y cinco vueltas en el Miraflores sale buen negocio pues y a todos les dan no solamente un certificado y una libreta sino de paso la orden Mariscal de la Sabiduría. Y al que ni eso pueda se lo hace pasar por decreto… Así como cuando los golpes de los militares iban y venían sin tocar la puerta o cuando a los autos y jueces chutos los volvieron legales.

El país de la fantasía es esta nueva Bolivia Republica Pluri Mamada Cuento de Hada, donde los nuevos dueños lanzan los anzuelos para que los del pueblo los traguen y se den cuenta luego, tarde muy tarde, que ya no los pueden digerir ni… y bueno así sabrán lo que sufren los peces… y a ver si despiertan y dejan de ser la carne de cañón de un gobierno que ya perdió la conciencia de lo que es real o posible… Claro que si ya partimos del axioma de que leer libros es malo y de que hay que desayunar un platito de coca, entonces ¿qué se puede esperar de las generaciones futuras?



¿Y basándonos en tales pilares podremos alguna vez dejar el sub desarrollo? ¿Pero será una meta dejar el subdesarrollo? Porque pensándolo bien en sociedades más estructuradas, hay menos espacio para los mediocres, para los chupa medias, para los lame… botas, para los compadres que se reparten los trabajitos más lucrativos o los negociados más grandes y nadie dice nada… Y obviamente que no es bueno el crear algo nuevo que sea diferente, por eso hay que sembrar lo que iremos a cosechar, entonces que arrastren materias, y a quién le importa la física por ejemplo a nadie, por eso si el cañonero dispara al enemigo y la bomba no le cae al coco, será por obra y gracia de SE, la terrenal porque SE celestial morirá de la risa, al ver a sus hijos pendejeando, creando nuevas formas para camuflar la ignorancia.

Bachillerato al crédito y el que no pueda pagar le suben los interese y puede pagar en cómodas cuotas anuales hasta que llegue al cementerio general y ahí le cobran un buen alquiler hasta el fin de los tiempos. La ignorancia es eterna ahí donde se hace todo lo posible por no perderla y nuestro gobierno sigue por ese camino y se entiende que hagan algo así porque muchos de ellos no llegaron a ser bachilleres… o doctores, o licenciados.

¿Pero necesitará una sociedad moderna un sistema “educativo” que funcione? ¿Para qué? Hasta ahora hemos aprendido que con bloqueos, marchas, pateaduras, motines, revoluciones se puede lograr todo, hasta llegar al poder, entonces para qué amargarse la vida con colegios, universidades, si para hacer carrera basta la violencia, bastan, cuando más, saber 2 dogmas o dichos políticos prestados… ¿por eso para qué saber o poder pensar solos? Siempre habrá alguien que nos diga por dónde va el camino y sea el barranco el final del mismo, así seguiremos como generaciones viejas, caminando, caminando en círculo creyendo que se trata de una recta infinita, por eso que mierdas con la geometría, que pendejos los griegos con tanta sabiduría y ahora deben a todo el mundo “un huevo” de plata.

Ok, el saber no sirve de nada, el no saber tampoco, ¿pero será esta una lógica sana? ¿Será esta una lógica básica o elemental? ¿Con qué derecho dejaré que mis hijos vayan arrastrando materias? ¿Con qué sentido los enviaré a ser parte de un sistema inhumano? ¿Será que solamente necesitamos mediocres? ¿Será que solamente necesitamos “cuida cocas”, que solamente necesitan saber el precio y vender la mercadería al mejor postor?

Los colegios son los pilares de sus respectivas sociedades, por eso vemos como la nuestra se desmorona, en cámara lenta, para que todos aprendan que arrastrar materias no tiene sentido, porque lo que se necesita es gente con conocimientos fundados y con la mente abierta para no dejarse mamar por esos ignorantes disfrazados de “padres y madres de la patria”.

*Hamburgo, Alemania