Bono Juancito Pinto «recargado»

Teófilo Caballero Viera

teophilus El 3 de noviembre de 2011 en los ambientes académicos de la UAGRM se realizó la presentación denominada Perspectivas Económicas: Las Américas a cargo de Gilbert Terrier, alto funcionario del FMI, el cual fue transmitido por el Canal Universitario en vivo y en directo. El comentarista de dicho acto académico fue el Ministro de Economía y Finanzas Públicas Luís Arce, quién adicionalmente respondió a algunos requerimientos de los asistentes. En una parte de su explicación se refirió en forma concreta al Bono Juancito Pinto dejando entrever la posibilidad de estudiar en la próxima gestión de pagar una parte en dinero y la otra en especie haciendo alusión a útiles escolares.

Como es de conocimiento público el Bono Juancito Pinto fue creado por D.S. 28899 el 26 de octubre de 2006 y consiste en una transferencia directa de Bs. 200 a cada niño que curse la primaria con la finalidad de reducir la deserción escolar.



Este año 2011 con información proporcionada por el Ministerio de Economía los beneficiados han sido 1.9 millones niños de escuelas fiscales y cuya erogación asciende a Bs. 385 millones incluido los costos operativos. Sin embargo, este bono tiene una debilidad, que en muchos casos no está beneficiando al niño, ya que por tratarse de dinero en efectivo los padres o tutores lo utilizan para pagar la deuda en el kiosko de la esquina, compran artículos para el hogar, o por último, utilizan mal ese dinero sin dejar un beneficio al menor.

Es por esa razón que aprovechando los 6 años de experiencia adquirida en esta transferencia es hora que dicho bono se lo transfiera al niño pero en especie para que de verdad el niño sienta que ese bono es solo de él. Y para ello proponemos que el bono se convierta en una mochila escolar. Una mochila con útiles escolares de buena calidad como 2 cuadernos empastados de 100 hojas de Bs. 24, Caja de colores de 24 lápices de Bs. 24, una docena de lápices de Bs. 15, una docena de lapiceros Bs. 15, una caja de borradores Bs. 23, una docena de tajadores Bs. 12, una docena de archivadores tamaño oficio Bs. 24, 300 hojas cuadriculada Bs. 45, un estuche geométrico de Bs. 12, una resma de 500 hojas de papel tamaño carta Bs. 30 y lo más interesante, una mochila made in Bolivia de Bs. 60, un par de zapatos deportivos de Bs. 70 y dos mandiles de Bs. 50. El beneficio en especie para cada niño sería de Bs. 404; es decir, duplicamos el beneficio y se lo debería entregar en febrero de cada año

Con esto podemos reactivar la actividad económica creando empleos en sectores como los microempresarios textileros, fábricas de calzados nacionales, empresas papeleras e importadores legalmente constituidos.

Claro que esto implicaría incrementar el monto total del Bono de Bs. 385 millones a 793.1 millones incluidos costos operativos, para ello se necesitarían Bs. 408.1 millones. ¿De dónde saldrían los recursos? Simplemente distribuyendo mejor el dinero que se asigna a los ministerios. Por ejemplo en el PGE 2011 reformulado, El Ministerio de Defensa recibió Bs. 2.428 millones y el del Interior Bs. 2.113 millones; esto es nada menos que el 47% de recursos que el Estado asigna a los 21 ministerios. Recortando el Presupuesto a ambos, creemos que no se va a poner en peligro la estabilidad macroeconómica del país.

Haciendo este cambio del bono de dinero en efectivo por la mochila llena de útiles, tendría mucho más impacto en el niño, y seguro el presidente Evo Morales se ganaría mucho más el afecto de los niños. No es difícil la elección.